Serie de cuadros de la Islas Canarias

Recientemente he inaugurado en mi página una nueva serie de cuadros de las Islas Canarias.

Hacía tiempo que llevaba pensando en realizar esta serie y a raíz de un encargo de algunos cuadros de paisajes y marinas de Canarias he iniciado esta serie.

La serie no está completa y a decir verdad ninguna lo suele estar ya que están en continuo proceso de creación. Aquí muestro algunas de los cuadros que he realizado con motivos muy conocidos de las diferentes islas.

Desde el punto de vista técnico se puede decir que son de técnica Impresionista como la mayor parte de los cuadros que pinto realizados con una pincelada fina y yuxtapuesta y con varias capas de pintura.

Dos cuadros de Jávea a diferente hora del día

Hace unos años pintaba un cuadro de Jávea del Cabo de San Antonio al atardecer.

Se trataba de una vista de este magnífico lugar con sol de tarde iluminando parcialmente la cumbre del lugar.

Hoy he vuelto a pintar Jávea pero esta vez una vista del Cabo de San Martín, justo al otro lado de Jávea. Esta vez el cuadro lo he pintado por encargo y con luz de mañana.

Se puede apreciar como cambia toda la luz y como las rocas por ejemplo en ambos cuadros tienen un color muy diferente.

De los tonos más suaves y menos contrastados del cuadro de la izquierda en el que los últimos rayos de sol iluminan la parte alta de la zona montañosa a los colores claros y llamativos del cuadro de la derecha en el que también las sombras aparecen mucho más pronunciadas tanto en la franja de tierra del horizonte del Cabo de San Martín como en las rocas que se aprecian en primer termino.

El color del mar más suave y de tonos azules y con algún verde del cuadro de atardecer frente a los azules ultramar, turquesa y verdes esmeralda del cuadro con luz de mañana.

Y es que el paisaje y lo que nos proporciona y evoca en cada momento del día cambia mucho según lo veamos con un tipo de luz u otro.

Porque si hablamos del aspecto de composición de ambos cuadros, en los dos la línea del horizonte está alta dejando gran parte del cuadro dedicado al mar y a las rocas y centrando nuestra mirada hacia abajo.

Por último el cielo es otro de los elementos que se diferencia en ambas pinturas siendo de tonos rosáceos y violetas mezclados con algún azul claro en el cuadro del atardecer y con colores azules claros en el cuadro con luz de mañana.

 

Cuadro al oleo de un paisaje del Canal de Castilla

Tras un periodo dedicado a realizar pintura impresionista he vuelto al camino para realizar una pintura que se acerca al pre-Impresionismo o la pintura de la Escuela de Barbizón.

 

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Siempre he creído que pintar en realidad lo sabe hacer todo el mundo y con el tiempo y trabajo la técnica se aprende y se acaba pintando o representando la realidad. Ahora bien, pintar no es sólo eso y la parte más difícil de la pintura en mi opinión es crear una obra consistente y mantener el rumbo firme creando un tipo de pintura por el que nos reconozcan y sepan que ese cuadro que se está viendo en ese momento tiene el inequívoco estilo nuestro.

Esto es lo realmente difícil. Con el cuadro que presento a continuación se puede decir que me ha devuelto al camino de nuevo del que había salido.

Tenía un amigo que solía comentarme que no hay que hacer excursiones innecesarias por senderos que no conducen a ninguna parte y hay que mantenerse firme en lo que deseamos hacer y olvidarse de influencias u otros motivos que nos hacen abandonar nuestro camino. Eso está bien pero a veces forma parte del proceso de aprendizaje del propio artista.

Como comentaba antes tras unos años tendiendo en mi pintura a una técnica impresionista he vuelto a ese medio camino entre la pintura del Impresionismo y el Romanticismo tardío, lo que hicieron los artistas de la Escuela de Barbizón.

Mis hijos bajo el gran árbol

Mis hijos bajo el gran árbol

Hace muchos años en mis primeras exposiciones y cuadros ya se podía vislumbrar lo que hoy he terminado haciendo. Hay comentarios de personas que sin saber porqué se te quedan grabados y recuerdo un día que una persona en una exposición de pintura me dijo que mi pintura el recordaba a algunos cuadros de artistas de la escuela de Barbizón, algo curioso que sin saber con el paso del tiempo volvería al mismo lugar del que salí.

A veces la meta o lo que buscamos está junto a nosotros, tan cerca que no podemos verlo y nos perdemos por desiertos buscando algo que con el tiempo hallaremos en nuestro hogar.

Dos cuadros al oleo de la Costa Brava.

Dos cuadros al oleo de dos marinas de la Costa Brava.

Al terminar los dos cuadros pensé que sería bueno observar las dos pinturas a la vez lo que me llevó a realizar un comentario sobre estas dos obras.

No hace mucho he realizado un par de cuadros que tienen como motivo principal dos calas de la Costa Brava.

Aunque en ambos cuadros la composición es similar hay diferencias de color y de tamaño en cada cuadro aunque mirándolos a la vez pensé que tenía mucho sentido el mirarlos a la vez debido a la estructura de cada cuadro con un punto de vista y una perspectiva similar observando la escena de arriba a abajo.

El mar y su color, la tranquilidad que ofrece en la escena a pesar de verse algo de oleaje en el cuadro más pequeño se hace patente en estas escenas en las que el color esmeralda y turquesa predominan. Las rocas en ambos cuadros con sus tonos ocres ofrecen también mucha luminosidad a las pinturas y en el caso del cuadro de Calella de Palafrugell la vegetación también aporta mucho colorido. En el cuadro de la cala de Aigua Xelida en Tamariú son los colores ocre y tierra que predominan junto a azul intenso del mar.

Cuando pinto cualquier tipo de paisaje siempre quiero recoger la luz y la atmósfera de cada lugar, recogerlo y plasmarlo sobre el lienzo y esta era la misión de estos dos cuadros, recoger un trocito de esos lugares en el Mediterráneo aportando mi visión sobre el lugar en cada pintura.

 

Cuadros al oleo de chopos

Serie de cuadros al oleo en el que el tema principal son unos chopos.

Se trata de una serie de cuadros de este tipo de paisajes que he pintado en los últimos meses y que tiene como protagonista a los chopos, un árbol realmente atractivo que he querido pintar en estos cuadros de estilo impresionista.

Siempre me han parecido los chopos árboles muy interesantes a nivel estético y sobre todo también a nivel de lo que aportan emocionalmente con sus figuras lánguidas moviéndose lentamente al compás del aire y son su tintineo de hojas que cambian del color según la época del año. Este tipo de árboles suelen crecer a lo largo de las riberas de los ríos o arroyos, en zonas húmedas y adornan el paisaje con su figura alta y alargada.

Quiero mostrar aquí algunos de los cuadros realizados en los últimos tiempos sobre este tipo de árboles. Creo que este tipo de árboles en muchas partes de nuestro paisaje deberíamos protegerlos como patrimonio estético y algo a heredar por las siguientes generaciones ya que el normalmente no se protege algo estético que nos produce bienestar pero si algo relacionado con el medio ambiente algo que me parece igual de importante que este último.

Como se puede ver son cuadros de formato vertical menos uno en los que la figura de este tipo de árbol alargado controla la composición general. Cambia el color según la estación, del otoño al verano pasando por la primavera. pintar árboles siempre es un reto pero una figura tan alargada como estos árboles mucho más al controlar la vertical del cuadro. Aunque para mí es un auténtico placer el poder realizar este tipo de cuadros, ya que disfruto mucho pintando cada una de las ramas y hojas que tienen.

El fondo del cuadro y el lugar en el que se enclava también es crucial ya que por lo general se mantiene alejado del protagonista que es el árbol pero sobre todo existe un elemento fundamental en esta serie de cuadros que es el cielo que acompaña al árbol y lo dota de movimiento y aporta luz a la escena.

Dos cuadros al oleo de temas de Andalucía

Hace un tiempo pinte estos dos cuadros que ahora he vuelto a realizar sobre los mismo temas y en los que algo ha cambiado.

Cuadro al oleo de la Sierra de Grazalema

Cuadro al oleo de la Sierra de Grazalema

 

Hoy presento dos cuadros al oleo recién terminados de dos motivos de Andalucía. Ambos cuadros los he realizado anteriormente es decir ambos motivos. Debido a un encargo que he recibido para volver a pintar estos temas pero en tamaños diferentes he revisado estos temas y lo he adaptado a la técnica impresionista que uso ahora. El primero cuadro, una obra de un paisaje de la Sierra de Grazalema en su día lo pinté de un modo muy suelto con un formato pequeño y este sin embargo tiene una pincelada muy detallada y yuxtapuesta entre sí lo que hace que haya cambiado todo bastante aunque la composición en esencia sea la misma. Una pradera de flores con unas encinas que cubre la mitad del cuadro de lado a lado y la montaña al fondo con un cielo que cae mezclándose entre si en colores de diferentes tonos azules. Los colores oscuros de los árboles y las sombras que proyectan sobre la hierba contrastan con el color de la montaña y las flores de un morado muy claro. Si observamos con atención el cuadro se pueden ver tonos de diferentes tipos de verde y ocre rojizo puestos en diferentes puntos del cuadro sobre todo en la zona de las flores. En el siguiente enlace se puede leer más información y ver con detalle algunas imágenes de zonas del cuadro

Cuadro al oleo de los jardines del Generalife en Granada

Cuadro al oleo de los jardines del Generalife en Granada

El siguiente cuadro es una escena de uno de los patios de los palacios que forman los jardines del Generalife en la Alhambra de Granada. También es un cuadro que pinté hace un tiempo y que he vuelto a realizar también por encargo. En este el tamaño no difiere mucho del anterior pero si la composición ya que en el original los edificios no abarcaban tanto espacio, es decir el punto de vista era más bajo y en este algo más alto con una fina línea de cielo arriba de color azul que ofrece aire al cuadro abriendo un poco el campo visual por la parte superior. También se puede leer un comentario específico sobre este cuadro desde aquí.

La pintura de Theodore Robinson

Una mirada al impresionismo americano

Las pinceladas en los cuadros de este gran artista

Se trata de un análisis personal, es decir con esto no pretendo describir la verdad sobre su obra sino lo que me a mi me aporta y me inspira cuando veo sus cuadros.

Hoy me gustaría comentar el trabajo de un artista que es una gran figura del impresionismo americano. Se trata de Theodore Robinson. No voy a comentar aquí su biografía sino más bien el comentario está enfocado a realizar un análisis de la pintura de este pintor que se sale de lo común dentro del movimiento impresionista americano.

A primera vista lo que más me cautiva de este gran artista americano es sin duda la soltura en sus pinceladas aunque si vemos sus primeros cuadros podemos ver que no era tan suelta y se trataba de una pintura mucho mas contenida, sin embargo a medida que el Impresionismo empieza a cautivar al artista su pintura comienza a ser más suelta.

El movimiento es otra de las características que me atrapan de este artista. Parece como si de una mirada fugaz se tratara como si pasáramos por el lugar que ha pintado y de repente giramos la cabeza para ver lo que nos muestra pero seguimos andando. Esa sensación de movimiento me atrapa, la fugacidad del instante que retrata en sus cuadros. No parece ser un pintor calmado en la ejecución de sus cuadros, al menos parece como si creara una base sólida, lenta, construyendo bien cada zona del cuadro, utilizando espátula creo en la mayoría de sus obras pero con pinceladas laterales que ofrecen un acabado difuminado ofreciendo esa sensación de movimiento y captura del instante.

En la era que vivimos de la tecnología donde todos llevamos un móvil y estamos haciendo fotos continuamente, muchas de ellas desenfocadas, en movimiento, sin prestar mucha atención a la hora de hacerlas, parece que muchos de sus cuadros pudiesen haberse realizado a partir de una imagen borrosa de móvil. El accidente en la pintura, en los cuadros, quizás una pincelada equivocada en un momento dado fue lo que a Theodore Robinson le cambió el modo de pintar.

Sin embargo la construcción de figuras, de elementos arquitectónicos en sus cuadros es muy bueno, dibuja muy bien las figuras y traza una composición armoniosa y lógica.

A continuación se puede ver un catálogo amplio de sus cuadros entre los que se encuentran paisajes realizados en Francia y Estados Unidos, también escenas con figuras como he dicho antes y algún estudio rápido.