Compartiendo experiencias sobre pintura con los más pequeños

Los más pequeños pintando sobre el lienzo que tenía empezado

Los más pequeños pintando sobre el lienzo que tenía empezado

Hace unos días me ofrecieron la posibilidad de ir a un colegio a mostrar un cuadro en el que estaba trabajando para mostrarlo a los más pequeños y que pudieran ver el proceso creativo y contestar a todas las preguntas que tuvieran ya que sienten gran curiosidad por este medio, de modo que sin dudarlo acepté y fui a pasar un buen rato en compañía de los más pequeños del cole.

Los niños siempre muestran mucha naturalidad ante cualquier cosa y el arte no iba a ser menos de modo que ellos no titubean a la hora de preguntar sobre cualquier cosa que les llame la atención, por ejemplo si sé pintar tal o cual cosa o aludiendo a la perspectiva preguntando o afirmando que los árboles del fondo son pequeños porque están lejos y las flores son grandes porque están cerca.

01

Estuve mostrando los materiales que suelo utilizar cada vez que pinto un cuadro, los tubos de pintura, los pinceles, la paleta de colores la trementina y demás cosas que suelo utilizar a la hora de pintar un cuadro y fue muy enriquecedor ya que los niños muestran  mucho interés por todo lo que les explicas y sobre todo muestran mucho cariño enseguida y se muestran muy receptivos enseguida.

Dos paisajes al óleo de chopos en otoño y primavera

Hace no mucho tiempo compartía en esta página un cuadro de un paisaje de otoño en el que unos chopos de colores amarillos, ocres y un fondo con árboles verdes y un cielo gris creaban una composición de técnica impresionista que es la pintura que realizo y el estilo que he ido adquiriendo con el paso de los años.

Pasado un tiempo he realizado otro cuadro al óleo pero esta vez de un paisaje también de chopos pero con un aspecto de primavera en el que aparecen los árboles de tonos verdes.

Las composiciones de unos y otros son muy similares ocupando los árboles todo el lienzo de abajo a arriba en sentido vertical. En el cuadro de otoño un camino recorre el cuadro desde la parte inferior mientras que en el cuadro de tema de primavera aparece sobre una pradera de hierba con unas pequeñas flores de tonos morados, y rosas.

Tiene sentido el poder exponerlos juntos y verlos a la vez y por eso he decidido presentarlos de este modo uno junto al otro.

Un cuadro de una acuarela de la Gran Vía de Madrid en cuatro pasos

Desde hace un tiempo muchos sois los que me enviáis mensajes pidiéndome que realice un vídeo en el que muestre la realización de una acuarela ya que es una técnica con la que mucho no os sentís cómodos.

Con acuarela se trabaja de un modo diferente al óleo, de claro a oscuro, al contrario que sucede con la pintura al óleo.

Dentro de la técnica de la acuarela cabe destacar que existen muchas posibilidades y hay total libertad para realizar este tipo de cuadros con otra técnica. Cada artista debe ajustarse y encontrar la técnica que le permita elaborar el trabajo que desea. Por mi parte muestro la que suelo utilizar que se ajusta a la técnica utilizada por acuarelistas desde hace siglos como John Sell Cotman o William Turner. No tiene porque ser esta pero dado el interés que suscita la técnica que empleo he pensado que os gustaría ver un vídeo en el que de modo sencillo se puedan apreciar en cuatro pasos cómo realizo una de estas acuarelas, en concreto una escena de la Gran Vía de Madrid.

  1. Primero como se puede apreciar en el vídeo realizo un dibujo a lápiz que se puede decir que es la base sobre la que pintaremos. No se trata de hacerlo muy perfecto, no coloreamos un dibujo a lápiz, esto sería una equivocación, se trata de realizar un pequeño bosquejo que nos sirva de guía para realizar una buena composición y añadir el color más adelante.
  2. Comienzo a añadir color pero de un modo muy sutil con mucha agua y poco color determinando las zonas con cada color para más adelante utilizar más pigmento
  3. En este paso se comienzan a añadir algunos detalles más, aún no demasiados pero se determina mucho más el color en cada zona y podemos ver mejor cómo será el resultado final, añadimos valores más altos de color con más carga de pintura en cada zona y voy creando las sombras y partes más oscuras del cuadro, algo determinante en el cuadro. Se puede decir que en este paso puede cambiar todo en el cuadro y en su resultado final.
  4. En el último paso se añaden todos los detalles con pincel mucho más fino y de detalle, añadimos todas las pequeñas cosas que determinan lo que pinto.. Por ejemplo en este caso los detalles de los edificios, los balcones, las nubes, los coches y así hasta crear un conjunto más homogéneo que adquiera consistencia.

Espero que este pequeño comentario junto con el vídeo haya sido de ayuda y os haya servido para ver de un modo más claro y concreto cómo pinto una de mis acuarelas.

La composición en un cuadro

 

Cuadro al oleo de un paisaje de almendros

Cuadro al oleo de un paisaje de almendros

Hoy voy a hablar acerca de algo en lo que normalmente pienso cuando voy a comenzar un cuadro. Se trata de la composición. Cuando tengo el lienzo en blanco ante mi y comienzo a realizar las líneas en las que encajar el dibujo inicial el esqueleto y la base de lo que será el cuadro final y sobre el que se sujetará este.

Y es que esta parte del proceso de un cuadro es muy importante, siempre hablando desde el punto de vista del proceso de pintar uno de mis cuadros ya que cada artista tiene su propio modo de trabajar.

A menudo pienso en lo que decía Pierre Bonnard. El aseguraba que si tenemos una buena composición, tenemos la mitad del cuadro terminado y cuando te dedicas a la pintura de un modo profesional ves con claridad esto.

Paisaje de almendros en la fase intermedia del proceso

Paisaje de almendros en la fase intermedia del proceso

En el cuadro que he utilizado para explicar la composición primera de un cuadro se puede apreciar como a partir de unos volúmenes de color el cuadro se va formando poco a poco. De un esqueleto de líneas y color básico va creciendo todo alrededor y se compone el total de la estructura del cuadro. A partir de los troncos de los árboles y sus ramas así como del contorno de la montaña que en la parte posterior se construye todo el entramado de flores que básicamente componen el cuadro ya que es la parte de color que más atraerá la atención de nuestra mirada.

No obstante a pesar de todas estas consideraciones a partir de la base fundamental por la cual se construye un cuadro hay que tener en cuenta que el artista debe ser un catalizador y observador de la naturaleza, la observación de la misma es fundamental para logra averiguar cómo es la base por la que empezar y plasmar así lo que la naturaleza nos dice, no lo que nosotros queremos, sería demasiado pretencioso por nuestra parte querer situarnos junto a la naturaleza ya que hay que observarla con detenimiento, cómo se mueve, los colores, la luz y las formas que tiene y transcribir toda esta información sobre el lienzo. Es un trabajo complicado que a veces lleva mucho tiempo pero es como debe ser no debemos suplantar a la naturaleza que todo lo puede y todo lo sabe.

Dos cuadros al óleo de Andalucía.

Cuadro al oleo de pequeño formato de Sevilla desde el barrio de Triana.

Cuadro al oleo de pequeño formato de Sevilla desde el barrio de Triana.

Hoy voy a comentar un par de cuadros que he pintado recientemente de temas andaluces. Normalmente pinto temas de paisajes de toda España y esta vez le toca el turno a Andalucía ya que es una Comunidad Autónoma que tiene mucha riqueza a nivel de paisaje tanto de monumentos por su rica historia como de naturaleza. Es por ello que me gustaría hoy compartir estos dos cuadros de Sevilla y Granada respectivamente que he pintado recientemente.

Son cuadros de pequeño formato en los que he retratado dos lugares de cada ciudad muy representativos.

En el primero he pintado una vista de Sevilla desde el barrio de Triana al otro lado del río Guadalquivir ya que desde este punto se puede observar una bonita panorámica de la ciudad con la Giralda al fondo y la plaza de toros de la Maestranza. Un cuadro realizado con una pincelada muy pequeña y corta de técnica impresionista como casi toda la pintura que caracteriza mi obra. Se trata de un cuadro en el que los tonos azules claros predominan y las pinceladas de sentido yuxtapuesto se van uniendo unas a otras haciendo que el cuadro obtenga consistencia.

Cuadro al oleo del patio de los Arrayanes en Granada

Cuadro al oleo del patio de los Arrayanes en Granada

El siguiente cuadro es un detalle del patio de los Arrayanes en la Alhambra de Granada. He centrado la atención en el reflejo del agua y este cuadro recordará a pintores como Mezquita o Sorolla que pintaron este lugar y es que el sitio en concreto no ha cambiado nada y está tal y como se construyó hace siglos.

Aquí cabe destacar el complejo trabajo de luz sobre el seto de los lados parcialmente iluminado así como el suelo y la propia fachada de modo que es un cuadro que debe contemplarse despacio y sin prisa para poder disfrutar bien de ese efecto de luz.

Pintando dos cuadros en serie del mismo motivo

Hoy voy a comentar un par de cuadros que he realizado recientemente por encargo. Ambos son del mismo tema pero existen variaciones de colores y tonos y algo de composición aunque no son demasiado grandes. Sin embargo quería compartirlo y comentarlos y sobre todo verlos a la vez de modo que los he situado de este modo en esta página para que se puedan apreciar las diferencias.

No obstante también es bueno verlos por separado de modo que pulsando sobre cada uno de ellos se amplía la imagen para que no nos distraiga de la otra y así poder concentrarnos en cada uno de los cuadros.

El paisaje que he pintado es una escena del bonito pueblo de la provincia de Gerona que se llama Tamariú. Un lugar frecuentado por muchos veraneantes y que captura mucho la esencia del Mediterráneo.

He querido realizar como viene siendo frecuente en mi pintura un cuadro de técnica impresionista en donde el color tiene una importancia vital y el modo de colocar el color capturando una impresión primera del paisaje. Obteniendo la luminosidad propia de la zona que es lo que nos hace viajar a través de la pintura hasta ese lugar.

El color situado pensando mucho para que tenga esas transparencias en el mar y esos matices de color de los diferentes tonos de verde y azul que hay en el lugar. La pincelada se combina vertical en el cielo y horizontal en las zonas de mar y tierra mezclándose entre si.

En el cuadro de la izquierda se aprecia unos tonos más oscuros y todo el color del cuadro está más contrastado a diferencia del cuadro de la derecha con colores más claros. Se puede utilizar como referencia el pino de la parte izquierda o el cielo. Es interesante ver el resultado a la vez, dos miradas del mismo lugar con matices en ambos cuadros.

 

De qué está compuesto un cuadro

A menudo cuando estoy frente al lienzo o frente al papel realizando un nuevo cuadro me suelo hacer una pregunta: ¿de qué está lleno un cuadro? ¿de qué cosas está compuesto un cuadro aparte de cosas materiales como pintura y trazos?
El oficio de artista es muy diferente a cualquier otro trabajo y aunque se pueda pensar que es algo sencillo, divertido o evasivo (que a veces lo es) en realidad es un trabajo muy duro y esto nunca se sabe hasta que uno dedica parte de su vida a el arte. Es decir es muy distinto si nos dedicamos a pintar por afición los fines de semana o los ratos de ocio que dedicarle dedicación plena de modo profesional. La cosa cambia mucho.

 

Paisaje de flores en Gallecs, Barcelona

Paisaje de flores en Gallecs, Barcelona, Rubén de Luis 2015

Pero volviendo al comienzo de este comentario, decía que cuando estoy frente al lienzo, pasa el tiempo y con el multitud de pensamientos, reflexiones, recuerdos, posibles vivencias futuras y la vida que hemos vivido pasa por nuestra cabeza hacia adelante y hacia atrás.

Camille Pissarro , El huerto en Éragny

Camille Pissarro , El huerto en Éragny, 1896

Es curioso porque luego cuando termino el cuadro en el que he trabajado y pasa el tiempo y lo vuelvo a mirar me lleva de modo instantáneo a lo que pensaba mientras lo que pintaba y a lo que vivía mientras trabajaba en el de modo que de alguna manera el lienzo se llena de este tipo de cosas también lo cual no deja de ser curioso y cuando visito una exposición o un museo me lleva a pensar lo que pasaba por la mente del artista en ese momento ya que la mayoría de las veces poco tiene que ver con la pintura en la que se trabaja sino pensamientos y reflexiones ajenas al arte.