Dos cuadros al oleo de flores.

Recientemente he estado trabajando en dos cuadros al oleo de un motivo similar y de igual formato y tamaño que hoy presento una vez terminados.

Pintar flores siempre es atractivo y a la vez siempre es un reto. La razón principal es que las flores siempre tienen una posición determinada y una caída concreta. Ocurre lo mismo con la luz y el color dependiendo como incida la luz y las sombras que se creen alrededor.

De este modo es vital observar bien el motivo antes de pintarlo. La observación en pintura es algo fundamental en cualquier pintura aunque cuando se pintan flores quizás lo sea más ya que cada flor y cada rama crecen de un modo determinado ya también se iluminan por el Sol de u modo muy particular generando sombras a la vez en diferentes partes.

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

En la primera imagen se puede apreciar la pareja de cuadros en mi estudio. Los he querido fotografiar juntos.

Uno junto a otro para que se pudieran ver a la vez ya que tiene sentido al ser concebidos como una pareja de cuadros.

Aunque la luz artificial al alejarme para hacer la imagen conjunto ha tocado algo los colores más abajo se pueden ver los cuadros con su luz y color real fotografiados individualmente.

 

Ambos cuadros tienen una pincelada de estilo muy impresionista al igual que la composición general de las obras. No he querido pintar el cielo sino centrar la atención en las flores por lo que toda la vegetación ocupa toda la superficie de los cuadros.

Por otro lado la vegetación y otras plantas que rodean a las flores hacen que destaquen más y contrasten con diferentes valores de color y contraste.

Dos acuarelas de dos marinas al atardecer.

Dos cuadros en acuarela de dos marinas de atardeceres en dos playas.

Presento dos cuadros con una composición similar y colores algo distintos pero de igual tamaño en los que la luz es protagonista absoluto.

Cuadro en acuarela de un contraluz al atardecer.

Cuadro en acuarela de un contraluz al atardecer.

En los últimos días he pintado dos escenas en las que la luz es el denominador común.

Se trata de dos cuadros en acuarela de dos marinas en los que las siluetas de las personas se recortan por el efecto de al luz incidiendo al atardecer.

Se trata de dos escenas vividas hace tiempo y que he pintado en alguna ocasión. Técnicamente ahora son diferentes a las primeras que realicé hace años.

El tema que muestro en la parte superior recuerdo que lo pinté al oleo en gran formato.

Quiero decir con esto que ahora pinto de otro modo y técnicamente utilizo otro estilo por lo que quería probar con estos dos motivos que siempre me han gustado.

En el primer cuadro los colores azules cobran más protagonismo utilizando su gama en su sentido más amplio. Se trata de una escena quizás con contrastes más fuertes que el siguiente con los colores más suaves. Las siluetas de las personas son algo común que se acercan a buscar al mar. Algo muy bonito de ver al natural y difícil de plasmar.

Cuadro en acuarela de una marina en la playa de Somo frente a la ciudad de Santander.

Cuadro en acuarela de una marina en la playa de Somo frente a la ciudad de Santander.

En el siguiente cuadro sucede lo mismo. Algunas personas se acercan al mar pero esta vez en el horizonte se aprecia la ciudad de Santander con el perfil de sus edificios y la silueta inconfundible del Hotel Real.

Algunas personas llevan tablas de surf con la intención de capturar alguna ola que se aproxima a la playa.

Una franja parcialmente visible cruza de modo oblicuo la composición de este cuadro aportando un color ocre que aporta calidez a la escena.

Algunas acuarelas de Andalucía.

Una pareja de cuadros en acuarela realizados recientemente por encargo de dos lugares muy distintos de España en un mismo tamaño que forma una bonita pareja.

 

Recientemente he pintado estas dos acuarelas de dos lugares muy distintos de España. Se trata por un lado de una acuarela de una vista de la Plaza de España en Sevilla y por otro de un paisaje de la ciudad de Salamanca al otro lado de las orillas del río Tormes.

Ambos cuadros ofrecen una vista o paisaje arquitectónico de dos lugares muy diferente pero que tiene sentido a nivel compositivo presentarlos juntos por eso he decidido añadir las dos imágenes en paralelo para poder verlas de este modo.

El cielo una vez más en mi pintura adopta gran protagonismo como en muchos de mis cuadros realizados hasta la fecha ya que ocupa gran parte del espacio del cuadro realizado en distintos tonos azules y utilizando una pincelada que detalla muy bien cada parte del cuadro y mezclando los tonos y colores entre si.

Dos cuadros de Jávea a diferente hora del día

Hace unos años pintaba un cuadro de Jávea del Cabo de San Antonio al atardecer.

Se trataba de una vista de este magnífico lugar con sol de tarde iluminando parcialmente la cumbre del lugar.

Hoy he vuelto a pintar Jávea pero esta vez una vista del Cabo de San Martín, justo al otro lado de Jávea. Esta vez el cuadro lo he pintado por encargo y con luz de mañana.

Se puede apreciar como cambia toda la luz y como las rocas por ejemplo en ambos cuadros tienen un color muy diferente.

De los tonos más suaves y menos contrastados del cuadro de la izquierda en el que los últimos rayos de sol iluminan la parte alta de la zona montañosa a los colores claros y llamativos del cuadro de la derecha en el que también las sombras aparecen mucho más pronunciadas tanto en la franja de tierra del horizonte del Cabo de San Martín como en las rocas que se aprecian en primer termino.

El color del mar más suave y de tonos azules y con algún verde del cuadro de atardecer frente a los azules ultramar, turquesa y verdes esmeralda del cuadro con luz de mañana.

Y es que el paisaje y lo que nos proporciona y evoca en cada momento del día cambia mucho según lo veamos con un tipo de luz u otro.

Porque si hablamos del aspecto de composición de ambos cuadros, en los dos la línea del horizonte está alta dejando gran parte del cuadro dedicado al mar y a las rocas y centrando nuestra mirada hacia abajo.

Por último el cielo es otro de los elementos que se diferencia en ambas pinturas siendo de tonos rosáceos y violetas mezclados con algún azul claro en el cuadro del atardecer y con colores azules claros en el cuadro con luz de mañana.

 

Dos marinas en acuarela de Galicia

Una pareja de acuarelas que he pintado recientemente de dos cuadros en acuarela de Galicia.

 

Se trata de dos cuadros de igual formato realizados en acuarela que he pintado recientemente. Son marinas de la costa gallega en la que se retratan dos lugares diferentes.

Por un lado en el cuadro de la derecha un cuadro de una marina de la Costa da Morte en la que un temporal azota la costa. En el cuadro el cielo con muchas nubes cae sobre el mar y en el centro pro un claro entra la luz del sol de tono amarillo que ilumina el fondo y el mar también.

El otro cuadro es una marina de La Coruña en la que también con un mar embravecido de colores verdes y azules se sitúa ante nosotros bajo un cielo que tiene cierto movimiento de color gris que cae verticalmente y horizontalmente sobre el mar.

Es muy interesante estudiar el comportamiento del mar y el cielo con una atmósfera como la que muestro en estos dos cuadros tal y como lo hicieran John Constable o Eugene Boudin.

 

Cuadros de marinas de amaneceres y atardeceres.

Presento hoy dos cuadros que he realizado en dos periodos muy diferentes de mi vida. Los dos cuadros son dos marinas del Mar Mediterráneo pero la diferencia es la luz ya que son dos momentos del día muy distintos y extremos y aunque tengan alguna similitud entre sí son opuestos en el tiempo. El primer cuadro es un cuadro de una marina en el Mar Mediterráneo al amanecer y el segundo de un atardecer. Dos momentos del día para recordar.

Dos cuadros al oleo y acuarela del mismo tema

Cuadro al oleo de un velero en Cadaqués

Cuadro al oleo de un velero en Cadaqués

Hace un tiempo pinté un cuadro al oleo de un velero partiendo de Cadaqués. Se trata de una escena de ambiente muy Mediterráneo, de azules intensos y blancos que aportan la luz del Mediterráneo y ese ambiente vivido y con ganas de llevar la luz al lienzo. El cuadro de una técnica muy impresionista pone de manifiesto sobre todo la captura del momento en el que un velero se aproxima a nosotros con su vela desplegada ligeramente abombada por el viento y bajo ella las personas que no se aprecian más que algún brazo o parte del cuerpo.

Lo que quería destacar es el contraste entre una obra y otra, si bien es cierto que hay años de por medio entre una y otra ya que el cuadro al óleo tiene muchos más años que la acuarela y la pintura evoluciona con nosotros a medida que avanzamos y por lo mismo hoy día no lo pintaría así aunque es cierto que este cuadro soporta bien el paso del tiempo.

Acuarela de un velero en Cadaqués

Acuarela de un velero en Cadaqués

Las diferencias en las formas se aprecian mirando los dos cuadros a la vez aunque esto no tiene mucho sentido y es mejor mirar cada cuadro por separado y obtener nuestras propias conclusiones sobre el resultado en cada técnica.