Acuarelas de temas de montaña

Dos cuadros pintados en acuarela recientemente sobre dos paisajes de sierra o de montaña de dos provincias diferentes con una luz muy distinta.

La acuarela permite recrear aunque con poco margen de error estos dos paisajes.

La Sierra de Guadarrama en su vertiente sur en Madrid y la Sierra Mágina en Jaén.

 

Siempre he pintado con acuarela. El motivo por el cual empecé a pintar acuarela hace muchos años cuando era un adolescente que comenzaba a querer hacer de su pasatiempo una profesión fue que en mi casa no había mucho espacio y la acuarela permite poco espacio para trabajar y además los materiales utilizados no ensucian apenas ni huelen por lo que es bastante limpio y a la vez es una técnica que permite al utilización del color y otros efectos.

 

A lo largo de los años he ido experimentando con la acuarela, he estudiado a artistas clásicos que utilizaron la acuarela como soporte complementario a sus otras técnicas no denostando esta técnica como Joseph Mallord William Turner, Mariano Fortuny, John Singer Sargent, etc…y otros artistas contemporáneos donde poder aplicar y técnicas distintas. Siempre claro está con la meta de encontrar nuestro estilo.

Así he llegado hasta este punto en el que os muestro estas acuarelas de pequeño formato. Defendiendo siempre el pequeño formato, insistiendo que el tamaño de la obra no determina su valor, y siempre encontrando una gran atracción por el trabajo en pequeño formato.

Cuadro en acuarela de la Sierra de Guadarrama.

Cuadro en acuarela de la Sierra de Guadarrama. 33×19 cms.

Dicho esto os presento sobre estas líneas un paisaje del Guadarrama desde la zona norte de Madrid donde se puede apreciar el perfil montañoso de la conocida como Cuerda Larga que es el cordel que une un punto de la sierra con otro de un lado a otro y que desde la ciudad de Madrid se aprecia en algunos puntos.

En esta caso he pintado la sierra en una vista nevada y en la zona más próxima a nosotros se aprecian dehesas de encinas de tonos ocre y verdes tierra que salpican la geografía del paisaje.

En tonos rosados el curioso paisaje de la Pedriza donde las piedras tienen otros tonos y está más próximo a nosotros mientras que las otras montañas azuladas adquieren este color en la lejanía debido a la gran cantidad de montes de pinos y robledales que lo forman.

Elegí un formato panorámico para esta pintura ya que deseaba recoger y capturar este paisaje y perfil de estas montañas y este formato propiciaba esto.

Cuadro en acuarela de la Sierra Mágina en Jaén.

Cuadro en acuarela de la Sierra Mágina en Jaén. 33×19 cms.

Por otro lado he pintado un paisaje en acuarela de la Sierra Mágina en la provincia de Jaén donde en este caso se advierte una variedad de tonos muy pardos y las montañas en la lejanía adquieren un tono más violeta y magenta mezclado con las de tonos azulados.

Una luz que el cielo con unas nubes que lo cruzan de lado a lado proyectan la luz sobre este paisaje de la provincia de Jaén que linda con la provincia de Granada y desde el que se aprecian campos de olivares y poblaciones diminutas en la distancia.

Muchos elementos con pinceladas pequeñas mezcladas entre si con muchos matices de color que forman este bonito paisaje de la provincia de Jaén. Al igual que el cuadro que le precede en este también con un formato panorámico recoge toda la amplitud del paisaje.

Anuncios

Dos cuadros de Menorca

Recientemente he pintado estos dos cuadros en acuarela y oleo de dos lugares con encanto de Menorca.

Dos técnicas distintas para capturar la luz del Mediterráneo en esta bonita isla de Menorca.

 

Hoy muestro un par de cuadros en acuarela y óleo de dos temas muy distintos que he pintado recientemente de temas de Menorca. En las primeras imágenes que muestro se puede ver un paisaje de la Cala Mesquida desde la parte más alta del lugar en la que se puede apreciar el paisaje en su totalidad y el mar de colores turquesas, esmeraldas, y el cielo descendiendo en colores hasta el horizonte.

 

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida en Menorca

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida en Menorca

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida enmarcado

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida enmarcado

Con pequeñas pinceladas he realizado este cuadro en acuarela en el que se van uniendo unos colores con otros hasta formar y ofrecer consistencia a la obra completa. Debido a que esta acuarela se trata de un encargo a medida la enmarqué posteriormente para poder enviarla lista para colgar.

Es probable que a estas horas cuelgue de las paredes de alguna casa en la misma Cala Mesquida, el mismo lugar que pinté.

Cuadro al oleo de Binibequer, Menorca

Cuadro al oleo de Binibequer, Menorca

El siguiente cuadro es un paisaje de Binibequer en la zona sur de la isla de Menorca y del que tengo buenos recuerdos de la infancia. He pintado este lugar desde la zona del embarcadero donde reposan las barcas y llaüts.

El agua cristalina de color esmeralda y turquesa es protagonista de este cuadro de estilo impresionista donde el color y al luz que se proyecta en el pueblo blanco con las fachadas de cal se iluminan en un paisaje de puro ambiente Mediterráneo.

Dos acuarelas de dos marinas al atardecer.

Dos cuadros en acuarela de dos marinas de atardeceres en dos playas.

Presento dos cuadros con una composición similar y colores algo distintos pero de igual tamaño en los que la luz es protagonista absoluto.

Cuadro en acuarela de un contraluz al atardecer.

Cuadro en acuarela de un contraluz al atardecer.

En los últimos días he pintado dos escenas en las que la luz es el denominador común.

Se trata de dos cuadros en acuarela de dos marinas en los que las siluetas de las personas se recortan por el efecto de al luz incidiendo al atardecer.

Se trata de dos escenas vividas hace tiempo y que he pintado en alguna ocasión. Técnicamente ahora son diferentes a las primeras que realicé hace años.

El tema que muestro en la parte superior recuerdo que lo pinté al oleo en gran formato.

Quiero decir con esto que ahora pinto de otro modo y técnicamente utilizo otro estilo por lo que quería probar con estos dos motivos que siempre me han gustado.

En el primer cuadro los colores azules cobran más protagonismo utilizando su gama en su sentido más amplio. Se trata de una escena quizás con contrastes más fuertes que el siguiente con los colores más suaves. Las siluetas de las personas son algo común que se acercan a buscar al mar. Algo muy bonito de ver al natural y difícil de plasmar.

Cuadro en acuarela de una marina en la playa de Somo frente a la ciudad de Santander.

Cuadro en acuarela de una marina en la playa de Somo frente a la ciudad de Santander.

En el siguiente cuadro sucede lo mismo. Algunas personas se acercan al mar pero esta vez en el horizonte se aprecia la ciudad de Santander con el perfil de sus edificios y la silueta inconfundible del Hotel Real.

Algunas personas llevan tablas de surf con la intención de capturar alguna ola que se aproxima a la playa.

Una franja parcialmente visible cruza de modo oblicuo la composición de este cuadro aportando un color ocre que aporta calidez a la escena.

Dos cuadros de Jávea a diferente hora del día

Hace unos años pintaba un cuadro de Jávea del Cabo de San Antonio al atardecer.

Se trataba de una vista de este magnífico lugar con sol de tarde iluminando parcialmente la cumbre del lugar.

Hoy he vuelto a pintar Jávea pero esta vez una vista del Cabo de San Martín, justo al otro lado de Jávea. Esta vez el cuadro lo he pintado por encargo y con luz de mañana.

Se puede apreciar como cambia toda la luz y como las rocas por ejemplo en ambos cuadros tienen un color muy diferente.

De los tonos más suaves y menos contrastados del cuadro de la izquierda en el que los últimos rayos de sol iluminan la parte alta de la zona montañosa a los colores claros y llamativos del cuadro de la derecha en el que también las sombras aparecen mucho más pronunciadas tanto en la franja de tierra del horizonte del Cabo de San Martín como en las rocas que se aprecian en primer termino.

El color del mar más suave y de tonos azules y con algún verde del cuadro de atardecer frente a los azules ultramar, turquesa y verdes esmeralda del cuadro con luz de mañana.

Y es que el paisaje y lo que nos proporciona y evoca en cada momento del día cambia mucho según lo veamos con un tipo de luz u otro.

Porque si hablamos del aspecto de composición de ambos cuadros, en los dos la línea del horizonte está alta dejando gran parte del cuadro dedicado al mar y a las rocas y centrando nuestra mirada hacia abajo.

Por último el cielo es otro de los elementos que se diferencia en ambas pinturas siendo de tonos rosáceos y violetas mezclados con algún azul claro en el cuadro del atardecer y con colores azules claros en el cuadro con luz de mañana.

Rubén
https://www.rubendeluis.com

 

 

Cuadros de marinas de amaneceres y atardeceres.

Un atardecer y un amanecer pintados al oleo

Presento hoy dos cuadros que he realizado en dos periodos muy diferentes de mi vida. Los dos cuadros son dos marinas del Mar Mediterráneo pero la diferencia es la luz ya que son dos momentos del día muy distintos y extremos y aunque tengan alguna similitud entre sí son opuestos en el tiempo.

El primer cuadro es un cuadro de una marina en el Mar Mediterráneo al amanecer y el segundo de un atardecer. Dos momentos del día para recordar.

Pintar la naturaleza y sus limitaciones

Los retos de pintar cuadros al aire libre teniendo como motivo la naturaleza.

Tratar de pintar la naturaleza siempre es muy enriquecedor pero también se convierte en un reto difícil de superar.

Cuadro al oleo de Theodore Robinson

Cuadro al oleo de Theodore Robinson

A menudo tenemos la idea en nuestro imaginario colectivo y sobre todo debido al movimiento Impresionista la figura del artista ante la naturaleza pintando. Una imagen bucólica que a menudo reside en nuestra imaginación y a veces hemos visto en libros, películas y otros medios. Pero la práctica es otra cosa. Desde el punto de vista de artista y desde el punto de vista de otros muchos artistas que han pintado la naturaleza, es algo bastante más complejo de lo que se cree. Como he comentado en otras ocasiones básicamente la diferencia estriba en pintar por oficio o por pasatiempo, es decir aquí el modo de ver las cosas y entender la pintura puede variar bastante ya que el modo de mirar sobre todo lo que nos rodea cambia, es decir, se trata de un trabajo con el que convivimos constantemente y no se trata de un trabajo como otro cualquiera sino más bien como un modo de vida que nos acompaña indefinidamente hasta el final de nuestra vida. Puede que no resulte creíble esto que digo pero es así, ocurre con casi todos los trabajos vocacionales y el trabajo de artista plástico es así aunque esto se entienda sólo cuando uno se dedica a esto.

 

Frederick Carl Frieseke pintor impresionista americano pensaba lo siguiente:

«Si usted dirige su mirada hacia una masa de flores expuesta a la luz del sol, al aire libre, [y] ve un destello de manchas de diferentes colores, no lo dude un instante: pinte tal y como las ve».

«Mi único propósito al pintar es reproducir flores iluminadas por la luz del sol.  No cabe duda de que la fuerza de los pigmentos tiene un límite y el pintor sólo puede aspirar a producir relativamente la impresión de naturaleza. Aunque puedo ver un resplandor de luz blanca al mediodía, no lo puedo representar literalmente».

Estudio al oleo de Frederick Carl Frieseke

Estudio al oleo de Frederick Carl Frieseke

Como se puede observar la conclusión que sacamos del comentario del artista es que es la naturaleza es demasiado perfecta o demasiado bella como para capturar toda esa belleza y trasladarla al lienzo pero si que se puede capturar una impresión de lo que vemos. Quizás al ansiedad nos domine ante un motivo que posee una belleza tal que nos abruma sin poder llegar a representarlo bien, por eso hay que controlar estas emociones y ser paciente ante el motivo.

Es una sensación extraña la que nos embauca al estar ante el modelo en plena naturaleza ya que son tales nuestros deseos de querer pintar lo que tenemos delante que a veces fracasamos en el intento por eso hay que planificar bien lo que se desea pintar y sobre todo realizar una composición buena en nuestro lienzo. Los primeros pasos, el dibujo inicial y la composición de cada elemento en el conjunto total de nuestro lienzo garantizará nuestro éxito.

Para finalizar y lejos de lanzar un mensaje pesimista os dejo una cita de Marc Chagall:

“El arte es el esfuerzo incesante por competir con la belleza de las flores… sin triunfar jamás.”

 

Cuadros al oleo de chopos

Serie de cuadros al oleo en el que el tema principal son unos chopos.

Se trata de una serie de cuadros de este tipo de paisajes que he pintado en los últimos meses y que tiene como protagonista a los chopos, un árbol realmente atractivo que he querido pintar en estos cuadros de estilo impresionista.

Siempre me han parecido los chopos árboles muy interesantes a nivel estético y sobre todo también a nivel de lo que aportan emocionalmente con sus figuras lánguidas moviéndose lentamente al compás del aire y son su tintineo de hojas que cambian del color según la época del año. Este tipo de árboles suelen crecer a lo largo de las riberas de los ríos o arroyos, en zonas húmedas y adornan el paisaje con su figura alta y alargada.

Quiero mostrar aquí algunos de los cuadros realizados en los últimos tiempos sobre este tipo de árboles. Creo que este tipo de árboles en muchas partes de nuestro paisaje deberíamos protegerlos como patrimonio estético y algo a heredar por las siguientes generaciones ya que el normalmente no se protege algo estético que nos produce bienestar pero si algo relacionado con el medio ambiente algo que me parece igual de importante que este último.

Como se puede ver son cuadros de formato vertical menos uno en los que la figura de este tipo de árbol alargado controla la composición general. Cambia el color según la estación, del otoño al verano pasando por la primavera. pintar árboles siempre es un reto pero una figura tan alargada como estos árboles mucho más al controlar la vertical del cuadro. Aunque para mí es un auténtico placer el poder realizar este tipo de cuadros, ya que disfruto mucho pintando cada una de las ramas y hojas que tienen.

El fondo del cuadro y el lugar en el que se enclava también es crucial ya que por lo general se mantiene alejado del protagonista que es el árbol pero sobre todo existe un elemento fundamental en esta serie de cuadros que es el cielo que acompaña al árbol y lo dota de movimiento y aporta luz a la escena.