Dos cuadros al oleo de paisajes de Castilla y León

El paisaje castellano como protagonista en esta pareja de cuadros al oleo recién terminados.

 

Paisaje de Castilla

Paisaje de Castilla

El paisaje de Castilla, árido y desamueblado, carente de muchas cosas que adornen el mismo y con poblaciones distantes unas de otras con mucho espacio para el paisaje siempre es algo que me ha interesado pintar.

El color de la tierra en una gama muy amplia de colores ocre y marrones tierra, colores pardos que cambian con las estaciones como los dos cuadros que presento aquí hoy.

En primer lugar y sobre estas líneas un paisaje que podría estar situado en muchos lugares y que no he querido aportar una ubicación exacta ya que no es necesario ya que sólo con ver los cielos altos y el horizonte lejano podemos intuir que se trata del tipo de paisaje que comentaba al principio.

Un par de en pequeñas encinas o carrascas como se las conoce en algunos lugares controlan la composición general del cuadro equilibrando toda la pintura.

En un serpentear de pequeños valles y vaguadas se alzan las pequeñas y no muy altas colinas por aquí conocidas con el nombre de tesos. Entre esta vegetación dura y resistente a este clima algo extremo la tierra de tonos ocres, blanquecinos algo calcárea aporta contraste a los tonos rojos, arcillosos o con algo de hierro en su composición de este paisaje.

El cielo también es gran protagonista en este cuadro ya que el paisaje de Castilla y el cielo van unidos sin duda.

Cuando nos asomamos a este paisaje y contemplamos el horizonte infinito es inevitable mirar hacia arriba, hacia ese cielo alto tan característico.

 

 

Paisaje de Torrevicente, Soria

Paisaje de Torrevicente, Soria

En el siguiente cuadro un paisaje muy distinto. En este caso el papel protagonista de la composición de esta pintura es de un pequeño pueblo de la provincia de Soria que linda con la de Guadalajara. En esta zona entre estas dos provincias se encuentran bonitos paisajes.

Es un cuadro al oleo que he pintado por encargo recientemente y del que he utilizado una imagen que recibí para llevar a cabo dicho encargo.

Como curiosidad comentar que en este lugar en el que los chopos en otoño trazan una curva a lo largo de la hoz describiendo un camino de colores amarillos y ocres hoy sólo viven ya tres personas.

Este pueblo como tantos otros van desapareciendo poco a poco debido a que las personas han ido cambiando su lugar de origen por otro más cercano a las grandes ciudades donde les permita de algún modo cambiar de vida.

En cualquier caso queda el recuerdo de lo que fue en su día y por supuesto el paisaje que siempre es agradable pintar.

 

Anuncios

La pintura de Dennis Miller Bunker

Fotografía del artista Dennis Miller Bunker

Fotografía del artista Dennis Miller Bunker

Hoy voy a dedicar unos momentos a recordar la figura de un artista que como tantos otros a veces ha pasado desapercibido para mucha gente sobre todo en lo que es la memoria colectiva en cuanto a arte se refiere porque cuando hablamos de Impresionismo siempre nos viene a la cabeza imágenes de cuadros de Monet, Renoir, Pissarro, Gauguin…..artistas franceses pioneros en este movimiento pero pocas veces nos acordamos de artistas impresionistas de otros países. Este es el caso de Dennis Miller Bunker que además de ser un artista norteamericano murió a la temprana edad de 26 años por lo que hace que su obra no sea demasiado extensa pero no por ello pierde valor ya que sus cuadros poseen una calidad increíble y los retratos que realizó de igual modo.

Este artista nacido en Nueva York y que pronto viajó a Francia, en concreto a París a estudiar en la Escuela de Bellas Artes donde realizó parte de su formación ya que la otra parte la realizó en Estados Unidos anteriormente. De París decidió viajar por los alrededores y conocer los lugares donde se había fraguado el impresionismo.

Me gustaría profundizar sobre todo en una serie de paisajes que he estudiado recientemente , algunos estudios, otros no, sobre paisajes realizados por este artista.

Aquí presento cuatro que me han gustado y me han llamado mucho la atención. En concreto más que el paisaje en sí representa lo que me llamó la atención fue la línea en la que enmarca el horizonte, muy alta en estos cuatro cuadros centrándose sobre todo en la superficie del paisaje. Parece que al contrario que muchos artistas que quedan eclipsados por los cuadros con grandes cielos en los que el celaje es parte fundamental del cuadro a Dennis Miller Bunker es atraído por cosas como pequeños arroyos, pozas o rincones que la naturaleza se encarga de hacer como juncos o arbustos, esto dice mucho de un artista que sin duda se fija en este tipo de pequeñas cosas que a la mayoría de las personas pasan desapercibidas.

Abajo expongo las cuatro obras para que se vean a la vez como si estuviéramos en una exposición o en un museo en la que poder ver las obras de un vistazo y hacernos idea de lo que el artista nos quiere transmitir, por eso recomiendo siempre que sea posible visitar los museos y exposiciones para poder tener una idea global de la obra del artista.

 

Cuadros al oleo en formato panoramico

Hoy os presento cuatro oleos que he pintado en los últimos meses de paisajes en formato panorámico de diferentes puntos de España. Se trata de paisajes y marinas que en una composición apaisada captan el paisaje que hay en ese momento. El primero es un paisaje del interior de Mallorca que aunque estamos acostumbrados a ver marinas y escenas de la costa Mallorquina ya que son realmente impactantes también hay un paisaje muy interesante en la zona interior ganadera y labriega de la isla. El paisaje elegido es el pueblo de Santanyi.

El siguiente cuadro siguiendo de izquierda a derecha es una vista de Santander desde la playa de Somo. Un cuadro de una vista en verano con un tiempo parcialmente despejado y con una luz de mañana en el que se pueden apreciar los edificios más representativos de la ciudad. De este mismo tema el oleo que se sitúa debajo del mismo es también de la ciudad de Santander pero sin embargo visto desde la playa del Sardinero y en el que se aprecia una silueta de al península de la Magdalena con la torre del palacio haciendo perfil en el cielo. Son dos conceptos diferentes de luz a momentos muy diferentes del día.

Por último un paisaje al óleo de la provincia de Salamanca. Un cuadro en el que aparecen una dehesa de en la que se crían toros de lidia en primavera con las encinas recortando el horizonte y casi haciendo contraluz.

Son cuatro cuadros muy diferentes de paisajes pero que tienen como punto en común  el estar pintados en formatos panorámicos aprovechando mucho más la belleza que estos paisajes ofrecen a la hora de representarlos sobre el lienzo. Cuatro opciones con una técnica utilizada muy impresionista tanto en la representación de la luz como en su técnica ya que las influencias salen a la hora de pintar de un modo inevitable.

Variaciones de un mismo cuadro

Paisaje del Canal de Castilla al óleo

Paisaje del Canal de Castilla al óleo

A menudo suelo incidir en el tema de un cuadro en más de una ocasión cuando el tema me resulta muy interesante y además creo que tiene jugo como para seguir trabajando sobre ello. A veces comienzo con pequeños estudios en pequeños cuadros, dibujos a lápiz o acuarelas, también me valgo de fotografías, en fin, todo lo necesario y que nos pueda ayudar a llevar a cabo nuestro objetivo. Esto es algo de lo que se debe perder el miedo como a la hora de utilizar ciertos utensilios para realizar un cuadro que quizás no sean muy académicos pero que resultan de gran utilidad a la hora de alcanzar nuestra meta.

El Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

El Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Y hoy puedo presentaros el resultado de dos cuadros de una medida no muy grande de 46×38 cms donde el elemento a retratar era el Canal de Castilla en otoño. Ambos cuadros similares en su estructura y composición pero diferentes en color y luz ya que en el primero muestro un paisaje con un día claro en el que la luz brilla en los árboles que están a lo largo del sendero. El camino es un elemento que en este caso sirve para poner cada uno de los elementos y ofrecer perspectiva y lejanía a los cuadros. En el primero de un tono ocre rojizo y en el segundo más gris por la ausencia de luz. En ambos otro elemento común, una persona que circula por este camino a lo lejos. Otra de las cosas que es común en ambos son los reflejos en el agua del cielo, algo que siempre es un reto y bonito a la vez cuando se pinta ya que al principio puede ser un poco decepcionante cuando se comienza pero cuando se avanza un poco más se termina se consigue el efecto logrado aportando realismo a la escena. Este es el resultado de trabajar creando variaciones de un mismo tema. Es muy satisfactorio poder hacerlo ya que aporta conocimiento de lo que estamos pintado ya que inevitablemente se profundiza más sobre este paisaje en este caso y se aprende mucho sobre cómo iluminar y componer la estructura de cada óleo.