Dos cuadros de Menorca

Recientemente he pintado estos dos cuadros en acuarela y oleo de dos lugares con encanto de Menorca.

Dos técnicas distintas para capturar la luz del Mediterráneo en esta bonita isla de Menorca.

 

Hoy muestro un par de cuadros en acuarela y óleo de dos temas muy distintos que he pintado recientemente de temas de Menorca. En las primeras imágenes que muestro se puede ver un paisaje de la Cala Mesquida desde la parte más alta del lugar en la que se puede apreciar el paisaje en su totalidad y el mar de colores turquesas, esmeraldas, y el cielo descendiendo en colores hasta el horizonte.

 

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida en Menorca

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida en Menorca

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida enmarcado

Cuadro en acuarela de la Cala Mesquida enmarcado

Con pequeñas pinceladas he realizado este cuadro en acuarela en el que se van uniendo unos colores con otros hasta formar y ofrecer consistencia a la obra completa. Debido a que esta acuarela se trata de un encargo a medida la enmarqué posteriormente para poder enviarla lista para colgar.

Es probable que a estas horas cuelgue de las paredes de alguna casa en la misma Cala Mesquida, el mismo lugar que pinté.

Cuadro al oleo de Binibequer, Menorca

Cuadro al oleo de Binibequer, Menorca

El siguiente cuadro es un paisaje de Binibequer en la zona sur de la isla de Menorca y del que tengo buenos recuerdos de la infancia. He pintado este lugar desde la zona del embarcadero donde reposan las barcas y llaüts.

El agua cristalina de color esmeralda y turquesa es protagonista de este cuadro de estilo impresionista donde el color y al luz que se proyecta en el pueblo blanco con las fachadas de cal se iluminan en un paisaje de puro ambiente Mediterráneo.

Anuncios

Cuadros de nenúfares | una pareja de cuadros en acuarela y pastel | Rubén de Luis.

Recientemente he retomado en estas dos obras en acuarela y pastel la mezcla de técnicas en un par de temas de nenúfares.

De un modo inevitable a medida que los pintada me venía a la mente la serie de cuadros del maestro Claude Monet.

Es un tema que siempre ha interesado a muchos artistas pero hay que reconocer que antes que Claude Monet pintase esa serie sobre nenúfares en los últimos años de su vida nadie se interesaba por este tema.

Lo cierto es que trabajar sobre este motivo de plantas acuáticas es siempre muy gratificante. Utilizo casi siempre composiciones en las que las plantas ocupan todo el espacio del cuadro.

Acuarela y pastel de unos nenúfares en un estanque

Cuadro en acuarela y pastel de unos nenúfares en un estanque con flores rosas.

Técnicamente he utilizado un modo de pintar estos cuadros que no es frecuente ya que utilizo primero un dibujo base y después acuarela.

Una vez finalizada la acuarela utilizo colores a pastel con pequeños trazos que voy componiendo todo el cuadro y voy haciendo que el conjunto cobre consistencia.

Por ello la acuarela no la detallo demasiado utilizando esta pintura únicamente como referencia de color para luego sobre ella aplicar el pastel.

 

Cuadro de unos nenúfares y flores blancas

Cuadro de unos nenúfares y flores blancas

Decidí como en otras ocasiones realizar una pareja de cuadros con diferentes tonalidades pero de similares composiciones y tema a tratar.

El pastel fue muy utilizado en el periodo del Impresionismo y Neo-Impresionismo por artistas como Henri Tolouse-Lautrec o Edgar Degas y creo que al igual que la pintura al oleo aporta mucha solidez al conjunto.

Cambiar y utilizar diferentes técnicas siempre es positivo y aporta cosas nuevas a la obra que desarrollo por eso me animó el poder realizar estos dos cuadros y tratar este tema que espero os haya gustado.

 

Cuadros de Gran Vía de Madrid. Homenaje a la Gran Vía

Recientemente he participado en la exposición colectiva “Behind the secenes: más allá de la Gran Vía”.

Hoy mnuestro cada uno de los tres acuarelas de tres puntos distintos de la Gran Vía con los que he participado en esta exposición.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá. Acuarela, 70×50 cms

Recientemente he estado trabajando en esta serie de cuadros de Madrid pintados exclusivamente para la exposición que tendrá lugar en el Hotel Indigo de Madrid.

En esta ocasión he realizado estos tres cuadros de la Gran Vía de Madrid en tres obras desde tres puntos principales de esta famosa calle.

Desde el cruce de la calle de Alcalá con Gran Vía pasando por la Plaza de Callao hasta la bajada hacia la Plaza de España.

En el primer cuadro como comentaba se aprecia la subida desde la calle de Alcalá con el edificio Metrópolis en la esquina en una perspectiva algo vertiginosa con la iglesia de San José a la derecha con su fachada de tonos rojizos y el cielo en pinceladas pequeñas que se aclara a blanco en el horizonte desde el azul intenso de la parte más superior hasta casi el blanco del fondo, algo que casi sucede en los tres cuadros.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao: Acuarela, 70×50 cms

En la siguiente obra nos situamos en la Plaza de Callao donde nos giramos y miramos de donde subimos para ver la bajada de la calle y el famoso edificio de Telefónica a la izquierda, hoy día sin la antena de color rojo y blanco pero que he pintado ya que en el momento que decidí pintarlo aún estaba provisto de ella.

Los taxis, autobuses y turismos se acumulan en el cruce para girar. Las sombras de unos edificios junto a otros se alargan a través de las fachadas a ambos lados de la calle y al igual que sucede con el cuadro anterior en este el cielo juega un papel importante también ocupando gran parte del cuadro difuminándose en el horizonte.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España. Acuarela, 70×50 cms

Finalmente con la última obra nos situamos casi llegando a Plaza de España en el último tramo de la Gran Vía donde se alza ante nosotros la Torre de Madrid, otro de los edificios más conocidos de la ciudad. Peatones esperan a que el semáforo les de paso mientras que nosotros nos asomamos al pavimento para poder ver la ancha avenida y sus edificios.

Dos cuadros de Mallorca al oleo

Mallorca siempre ha sido un motivo principal en muchas de mis pinturas y en este caso he pintado dos cuadros al oleo de pequeño formato de dos motivos muy diferentes de la isla.

Dos motivos sencillos pero muy reconocibles de Mallorca. Un cuadro de un olivo que es casi un símbolo de Mallorca y una pequeña calle de Valldemossa.

El olivar, Mallorca

El olivar, Mallorca

Mallorca tiene multitud de buenos motivos para pintar y en este caso he elegido dos temas que identifican muy bien a la isla. Se trata de un olivo como muestra la primera imagen empezando por arriba.

El olivo y los olivares en bancales como el que muestro en este cuadro tiene una gran tradición en Mallorca.

Siendo un árbol en general propio de muchos países del Mediterráneo en sus raíces dejamos que nuestra imaginación fluya viendo formas increíbles que la naturaleza se encarga de esculpir.

Olivos centenarios que he pintado en este pequeño cuadro al oleo con una técnica cercana al Impresionismo. Una pincelada ligera llena de contrastes en sus colores.

Cuadro al oleo de Valldemossa

Cuadro al oleo de Valldemossa

El segundo cuadro es una obra de igual tamaño de una calle de Valldemossaen la que se aprecian multitud de tiestos con plantas y flores adornando el lugar.

Valldemossa tiene multitud de rincones pero decidí pintar esta pequeña calle centrando toda la atención en los edificios y sin mostrar el cielo salvo. Sólo en la parte superior se aprecia la montaña con los árboles.

Una pareja de cuadros pintados al oleo sobre tablas preparadas con imprimación especial para este tipo de pintura.
En ambas la pincelada en suelta y ligera con bastante carga de pintura.

Dos cuadros al oleo de paisajes de Castilla y León

El paisaje castellano como protagonista en esta pareja de cuadros al oleo recién terminados.

 

Paisaje de Castilla

Paisaje de Castilla

El paisaje de Castilla, árido y desamueblado, carente de muchas cosas que adornen el mismo y con poblaciones distantes unas de otras con mucho espacio para el paisaje siempre es algo que me ha interesado pintar.

El color de la tierra en una gama muy amplia de colores ocre y marrones tierra, colores pardos que cambian con las estaciones como los dos cuadros que presento aquí hoy.

En primer lugar y sobre estas líneas un paisaje que podría estar situado en muchos lugares y que no he querido aportar una ubicación exacta ya que no es necesario ya que sólo con ver los cielos altos y el horizonte lejano podemos intuir que se trata del tipo de paisaje que comentaba al principio.

Un par de en pequeñas encinas o carrascas como se las conoce en algunos lugares controlan la composición general del cuadro equilibrando toda la pintura.

En un serpentear de pequeños valles y vaguadas se alzan las pequeñas y no muy altas colinas por aquí conocidas con el nombre de tesos. Entre esta vegetación dura y resistente a este clima algo extremo la tierra de tonos ocres, blanquecinos algo calcárea aporta contraste a los tonos rojos, arcillosos o con algo de hierro en su composición de este paisaje.

El cielo también es gran protagonista en este cuadro ya que el paisaje de Castilla y el cielo van unidos sin duda.

Cuando nos asomamos a este paisaje y contemplamos el horizonte infinito es inevitable mirar hacia arriba, hacia ese cielo alto tan característico.

 

 

Paisaje de Torrevicente, Soria

Paisaje de Torrevicente, Soria

En el siguiente cuadro un paisaje muy distinto. En este caso el papel protagonista de la composición de esta pintura es de un pequeño pueblo de la provincia de Soria que linda con la de Guadalajara. En esta zona entre estas dos provincias se encuentran bonitos paisajes.

Es un cuadro al oleo que he pintado por encargo recientemente y del que he utilizado una imagen que recibí para llevar a cabo dicho encargo.

Como curiosidad comentar que en este lugar en el que los chopos en otoño trazan una curva a lo largo de la hoz describiendo un camino de colores amarillos y ocres hoy sólo viven ya tres personas.

Este pueblo como tantos otros van desapareciendo poco a poco debido a que las personas han ido cambiando su lugar de origen por otro más cercano a las grandes ciudades donde les permita de algún modo cambiar de vida.

En cualquier caso queda el recuerdo de lo que fue en su día y por supuesto el paisaje que siempre es agradable pintar.

 

De norte a sur | Cuadros al oleo de Cantabria y Andalucía

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hoy presento dos paisajes muy distintos y realizados al óleo recientemente.

Se trata de un cuadro al óleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda y una marina de Cantabria donde se puede apreciar diferente luz.

De norte a sur con una luz muy diferente son estos dos cuadros que he pintado recientemente al oleo y en el mismo tamaño de 55×38 cms.

Se trata de dos paisajes en los que el mar es un elemento en común pero que se representa de muy diferente modo como se puede apreciar en las imágenes que ilustran este comentario.

 

España es como un pequeño continente debido a la riqueza de su diversidad en todo tipo de aspectos y también en el paisaje. Por eso es muy diferente el mar y el clima del norte y del sur. Cambia todo y ahí reside su riqueza.

Me anime a pintar estas dos escenas de mar con un concepto muy diferente.

En el primero empezando por la izquierda, se trata de una marina de la playa del Sable en Tagle (Suances) Cantabria. A diferencia del siguiente este tiene una línea de horizonte muy alto dejando gran espacio del cuadro para el mar y los brillos que se reflejan debido a la luz del Sol que se refleja sobre este y que permanece escondido detrás de las nubes.

Se trata de un cuadro que evoca toda la magia del Mar Cantábrico, un lugar muy especial lleno de encanto y que he visitado en varias ocasiones lo que me ha llevado a pintar esta obra.

A continuación y también en paralelo a los lugares que he visitado he pintado el cuadro que adjunto sobre una escena de mar también pero con otro concepto.

Se trata de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz. Un cuadro al óleo en el que el cielo acapara gran parte de la composición del cuadro. En la parte inferior un barco espera a recoger a sus viajeros para trasladarlos a la otra orilla de la desembocadura del río Guadalquivir. Este lugar se le conoce por el nombre de Bajo de Guía. Un lugar realmente bonito y con mucho encanto.

Inspirado por los cielos que el maestro Eugéne Boudín plasmó en su obra he recreado una escena muy conocida en este lugar tan bonito de la provincia de Cádiz que a pesar de haber muchas nubes en el cielo lo bonito de esta pintura es haber recreado al luz tan peculiar de esta parte de Andalucía.

 

 

 

Marinas en acuarela, el mar en dos cuadros.

Dos acuarelas que he pintado recientemente de temas de la Costa de Galicia.

Se trata de dos marinas en acuarela de la costa de La Coruña en concreto de la parte de la costa conocida como Costa da Morte.

Acuarela de una marina de la Costa da Morte

Acuarela de una marina de la Costa da Morte

Costa de naufragios, leyendas y grandes temporales. Siempre ha sido un pilar fundamental en mi pintura. Siempre me ha gustado pintar este mar que evocan multitud de emociones al verlo incontrolable.

En la última semana he pintado estas dos acuarelas de una medida suficiente como para poder realizar unas pinceladas llenas de color y que me permitiera mezclar dichos colores y realizar pinceladas sin ataduras y poder plasmar el instante que contemplé. De modo que decidí utilizar una medida de 70×50 cms.

 

En la primera acuarela sobre estas líneas la orilla se traza oblicua de izquierda a derecha mientras que la línea del horizonte permanece recta. Esto propicia nuestra integración dentro del cuadro siendo protagonistas del mismo, como si paseáramos por esa playa contemplando el espectáculo que el mar ofrece en ese momento.

Marina en acuarela de Muxía, La Coruña

Marina en acuarela de Muxía, La Coruña

En la siguiente marina la composición de los elementos en el cuadro es distinta siendo el horizonte mas bajo y ocupando el cielo gran parte del cuadro.

Las rocas en la parte derecha son testigos inmóviles del paso del tiempo y sobre ellas el mar impacta con fuerza como se puede observar levantando una nube de espuma y agua.

Algunas gaviotas vuelan sobre este mar bravío y las olas de color verdoso dejan ver finas líneas de espuma que dibujan a su antojo la memoria milenaria avanzando hacia nosotros.

Las nubes de colores grises muchos más concentradas en la parte baja se mezclan con el horizonte azulado.

La intención primera era resaltar la fuerza incontrolable de los elementos y las historias que nos cuentan los mares cada vez que nos acercamos a ellos.

Información: Tel. 616 46 21 58
ruben@rubendeluis.com