Algunos cuadros en acuarela de temas de castillos y fortificaciones.

Cuadros de castillos en acuarela de Urueña y Morella.

Dos acuarelas realizadas que tienen como tema principal estas construcciones medievales.

Recientemente he pintado estas dos acuarelas que tiene como motivo principal algunas fortificaciones derruidas pertenecientes a la época medieval. Me llama la atención este tipo de construcciones que permanecen y resisten a lo largo del tiempo y aguantan en pie dando rienda suelta a nuestra imaginación sobre cómo podría ser cuando se construyeron hace siglos.

En primer lugar y bajo estas líneas presento una acuarela de la villa de Urueña en la provincia de Valladolid en la comarca de los Montes Torozos.

Se trata al igual que la que muestro a continuación de una acuarela de pequeño formato de 33×19 cms apaisada. He elegido este formato debido a que es apropiado para mostrar el largo de la muralla en ambas acuarelas.

En esta además he pintado en la parte inferior una maravilla del arte Románico Lombardo que es la iglesia de Nuestra Señora de la Anunciada que se conserva en magníficas condiciones y que merece la pena conocer y ver de cerca.

 

Cuadro en acuarela de Urueña, Valladolid.

Cuadro en acuarela de Urueña, Valladolid. 33×19 cms.

Comentar por último los colores de la acuarela y algo acerca de la técnica empleada. A lo largo de los años he ido depurando la técnica de la acuarela trabajando con más detalle en cada parte de cada obra que hacía, trabajando con el color sobre todo.

En esta caso las obras que muestro están compuestas por pequeñas pinceladas de tonos ocres para los alrededores y el campo en contraste con los tonos tierra de los árboles, pardos y más oscuros que contrastan con los claros tanto de la muralla y la iglesia como del cielo de un tono azul que desciende y se funde con el horizonte.

Cuadro en acuarela de Morella

Cuadro en acuarela de Morella. 33×19 cms

Por otro lado acompaña esta otra acuarela de Morella en al provincia de Castellón.

La composición es similar ya que la zona del castillo y fortaleza se organiza en la parte superior alargándose toda la obra.

Por otro lado el pueblo se va componiendo dentro del recinto amurallado y el exterior.

En cuanto a colores es similar al anterior, con tonos ocres y amarillos que contrastan con algunos olivares en primer término  en bancales de cultivo que hay alrededor del pueblo.

El cielo de diferentes tonalidades de azul claro desciende sobre el lugar.

A pesar de trabajar en un espacio muy pequeño siempre es muy gratificante hacerlo y poder alcanzar detalles de cada lugar pero sobre todo el poder capturar la luz y color de cada lugar en concreto.

Anuncios

Cuadros de Gran Vía de Madrid. Homenaje a la Gran Vía

Recientemente he participado en la exposición colectiva “Behind the secenes: más allá de la Gran Vía”.

Hoy mnuestro cada uno de los tres acuarelas de tres puntos distintos de la Gran Vía con los que he participado en esta exposición.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá. Acuarela, 70×50 cms

Recientemente he estado trabajando en esta serie de cuadros de Madrid pintados exclusivamente para la exposición que tendrá lugar en el Hotel Indigo de Madrid.

En esta ocasión he realizado estos tres cuadros de la Gran Vía de Madrid en tres obras desde tres puntos principales de esta famosa calle.

Desde el cruce de la calle de Alcalá con Gran Vía pasando por la Plaza de Callao hasta la bajada hacia la Plaza de España.

En el primer cuadro como comentaba se aprecia la subida desde la calle de Alcalá con el edificio Metrópolis en la esquina en una perspectiva algo vertiginosa con la iglesia de San José a la derecha con su fachada de tonos rojizos y el cielo en pinceladas pequeñas que se aclara a blanco en el horizonte desde el azul intenso de la parte más superior hasta casi el blanco del fondo, algo que casi sucede en los tres cuadros.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao: Acuarela, 70×50 cms

En la siguiente obra nos situamos en la Plaza de Callao donde nos giramos y miramos de donde subimos para ver la bajada de la calle y el famoso edificio de Telefónica a la izquierda, hoy día sin la antena de color rojo y blanco pero que he pintado ya que en el momento que decidí pintarlo aún estaba provisto de ella.

Los taxis, autobuses y turismos se acumulan en el cruce para girar. Las sombras de unos edificios junto a otros se alargan a través de las fachadas a ambos lados de la calle y al igual que sucede con el cuadro anterior en este el cielo juega un papel importante también ocupando gran parte del cuadro difuminándose en el horizonte.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España. Acuarela, 70×50 cms

Finalmente con la última obra nos situamos casi llegando a Plaza de España en el último tramo de la Gran Vía donde se alza ante nosotros la Torre de Madrid, otro de los edificios más conocidos de la ciudad. Peatones esperan a que el semáforo les de paso mientras que nosotros nos asomamos al pavimento para poder ver la ancha avenida y sus edificios.

Algunas acuarelas recién pintadas el pasado año.

Hoy muestro una selección de algunas acuarelas realizadas el año pasado.

Los motivos son paisajes de diferentes lugares que he pintado con acuarelas.

Con una técnica en la que la luz y el color componen cada uno de estos cuadros he realizado esta serie de acuarelas el año pasado. Son algunas de las muchas realizadas ya que sólo son una muestra del trabajo realizado en donde pongo de manifiesto la diversidad de paisaje en el que vivo.

Se trata de una técnica depurada que he realizado a lo largo del año prestando atención al dibujo preliminar y la construcción de los diferentes espacios de cada acuarela.

Realizadas con una pincelada fina y pequeña para determinar en detalle cada zona la importancia de la luz así como del color en cada cuadro nos hace recordar quizás en la pintura del Impresionismo ya que ejerce desde hace años gran influencia sobre mi trabajo aunque también el trabajo de artistas como Richar Parkes Bonington o Turner sobre todo en el estudio de cada lugar que pintaron y como decía anteriormente al importancia en el dibujo y en la composición.

Acuarelas de dos lugares de Cantabria

Dos cuadros en acuarela de Cantabria que he pintado recientemente de dos lugares muy distintos y con diferente ambiente y atmósfera.

Santillana del Mar y el Paseo Marítimo de Santander en dos cuadros con una luz distinta.

Acuarela del embarcadero del Sardinero, Santander

Acuarela del embarcadero del Sardinero, Santander

A menudo pinto cuadros de Cantabria, paisajes y marinas de esta bonita tierra y esta vez el turno le ha tocado a dos lugares muy conocidos. He viajado a menudo por Cantabria y estos dos lugares son muy especiales para mí y guardo muy buenos recuerdos de ambos.

En primer lugar el embarcadero del Paseo Marítimo de Santander. Este barco de pequeñas dimensiones se utiliza para recorrer la bahía y comunicar varias poblaciones como Somo, Pedreña o Astillero con Santander de un modo rápido y bonito ya que el recorrido merece la pena realizar ya que se obtienen muchas vistas de diferentes puntos de la bahía.

Aunque en este caso he pintado el punto final o de partida, según se mire, en el que el barco permanece junto al embarcadero en un día de niebla.

La acuarela permite crear este tipo de atmósferas con diferentes capas de pintura y distintos niveles de opacidad. También otras técnicas de pintura lo permiten pero creo que con la acuarela se alcanza transmitir algo muy especial.

Acuarela de Santillana del Mar.

Acuarela de Santillana del Mar.

Por otro lado he pintado la fachada de la Colegiata de Santillana del Mar en la que se aprecia la bonita portada principal. Una construcción de estilo Románico que permanece intacta a lo largo de los siglos.

Lo cierto es que todo en Santillana respira cierto aire de magia y el lugar en el que se ubica este edificio también.

En esta ocasión he utilizado un papel de grano grueso como se puede apreciar sobre todo en el cielo dejando ver su textura y gramaje.

Como decía al principio, Cantabria ofrece gran variedad de paisajes tanto de costa como de interior y al ser una comunidad relativamente pequeña y bien comunicada se recorre muy bien llegando rápido a cualquier punto siendo algo muy positivo si queremos realizar diferentes cuadros con ambiente distinto en un mismo día.

El Impresionismo en España

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una revisión al Impresionismo en España.

Como se vivió este periodo artístico en España y algunos de sus artistas a lo largo de este tiempo.

El movimiento pictórico del Impresionismo tal y como lo conocemos en Europa y que surgió en Francia se vivió de diferente modo en España. Como toda corriente artística influyó tanto en los países europeos teniendo cada país una representación variada de artistas al igual que en España .

Este movimiento hay que decir empezó con los artistas que se unieron en Barbizón mucho antes que los Impresionistas para pintar al aire libre motivos muy distintos a los que la crítica y los cánones convencionales de la época estaban acostumbrados.

Por eso la importancia de la mal llamada Escuela de Barbizón ya que no fue una Escuela sino un grupo de artistas con intereses comunes y que al coincidir el vivir todos en el mismo entorno favoreció que se agruparan para pintar y también que otros artistas de otros puntos viajaran a Barbizón formando así una colonia de artistas. Hace no mucho escribí sobre Barbizón y la importancia que tuvo en la Historia del Arte que se puede leer desde aquí.

Es importante el factor de grupo en este periodo ya que el rechazo por parte de la crítica y los organismos oficiales en la época hizo que estos artistas se agruparan para ser más fuertes.

No sabían por aquel entonces ni Corot, Millet, Daubigny, Rosseau…que esto provocaría con el paso de los años un cambio profundo y una gran revolución en el mundo del arte y en el modo de entender la pintura desde entonces.

En España el Impresionismo no caló del mismo modo.

Una vez estudiado el movimiento Impresionista tanto en Francia como en otros países europeos, Estados Unidos, Sudamérica y Australia me doy cuenta de algo importante que acabo de hablar y es el concepto de grupo, de colonia que favorece la fundación y establecimiento de una tendencia artística en un país.

Y esto es algo que en España no sucede. Surgen figuras muy importantes en España, la primera que es obligatorio nombrar y que surge en el periodo de Barbizón en Francia. Su nombre es Carlos de Haes.

Marina al oleo de Carlos de Haes

Marina al oleo de Carlos de Haes

Este artista de origen Belga pinta a la par que Corot o Millet. Pinta al aire libre numerosos estudios, dibujos a lápiz y bocetos al óleo que más tarde realiza con más detalle en su estudio.

El artista viaja y pinta, cosas que se complementan muy bien y también viaja por Europa lo que le lleva a conocer el arte que viene en los diferentes países y traerlo a España. Hoy día se pueden ver algunas pinturas de Carlos de Haes en el Museo del Prado.

Tras un estudio detenido sobre la obra de Haes, me doy cuenta que implanta en España un tipo de paisaje en el que se adivina el Impresionismo aunque aún respira su pintura un cierto tono neo-romántico y es que la pintura del Romanticismo y sus motivos aún daban mucho que hablar y en ocasiones la pintura de Haes recuerda a Turner en sus motivos, escenas y paisajes de alta montaña, acantilados con tempestades, o ruinas de iglesias abandonadas en mitad del paisaje.

Aureliano de Beruete

Vista de Madrid desde el río Manzanares. Aureliano de Beruete

Vista de Madrid desde el río Manzanares. Aureliano de Beruete

Nombres como Aureliano de Beruete, artista madrileño que fue alumno del citado Haes y que desarrolla una pintura muy suelta con gran cantidad de materia y que dada la época retrata en sus paisajes lo que la Generación del 98 plasma en sus libros. principalmente Castilla y los alrededores aunque este pintor también es viajero y se mueve por Europa capturando y observando lo que se hace en ese momento.

Su pintura llena de casticismo es como un reportaje fotográfico de la época donde nos muestra ciertos lugares tal y como eran. No se trata de un pintor que necesite de la pintura para vivir ya que combinaba esta actividad con su trabajo en política.

Realizó mucha obra y parte de ella está en manos de coleccionistas privados. Pintó un gran número de cuadros de pequeño formato en sus salidas a los alrededores de Madrid, Segovia o Toledo donde en ocasiones coincidía con Joaquín Sorolla gran amigo suyo y al que el pintor valenciano dedicó una exposición póstuma en el estudio de Sorolla tras el fallecimiento repentino de Beruete.

Hoy se pueden ver algunas de sus obras en el Museo del Prado y donde dispone casi por completo de una pequeña sala.

Joaquín Sorolla

NIños en la orilla del mar con luz de tarde. Joaquin Sorolla

Niños en la orilla del mar con luz de tarde. Joaquin Sorolla

 

Es inevitable por otro lado hablar de Joaquín Sorolla en este periodo de la pintura Impresionista aunque durante mucho tiempo y también a día de hoy no se le ha visto como un pintor impresionista ya que el no se introdujo en este escenario en el momento sino que realizó su propia pintura con una visión de España para muchos algo conservadora y optimista y no demasiado acorde con la realidad aunque en mi opinión capturó la esencia de diferentes lugares y momentos en España.

También es bueno destacar la amplia variedad de temas que toca en este aspecto desde el paisaje puro al retrato.

Creo que su mejor obra está en el paisaje y en la obra menos conocida, quizás lo que pintó por cuenta propia y no por encargo. Viajó a Londres y París y conoció la obra de Monet y de otros impresionistas de la época. Una obra muy diferente a la que el realizaba tanto en técnica como en tema.

Creo que el Impresionismo no llegó demasiado a Sorolla ya que el creó su propia visión de lo que una pintura debía ser coincidiendo en ocasiones con las teorías sobre la pintura impresionista europea.

Darío de Regoyos

Almendros en flor de Darío de Regoyos

Almendros en flor de Darío de Regoyos

Darío de Regoyos es uno de los representantes españoles que cultivo la pintura impresionista de la época y que al contrario que sus contemporáneos que realizaron su pintura en España en esta época de un tono más personal, Regoyos viaja a Europa y se relaciona con los artistas más conocidos en esta época como Camille Pissarro.

Tiene un modo de ver la pintura más europea y realiza su pintura adaptándola a este estilo imperante. Por eso cuando vemos su obra nos viene a la mente la pintura de los impresionistas europeos y los post-impresionistas ya que vemos na obra realizada don pequeñas pinceladas realizando composiciones.

En algunos de sus cuadros hizo una crítica sobre la España negra y las costumbres y modo de vivir en ese momento.

Pensaba que Sorolla realizaba una pintura que no se correspondía con la realidad. Más adelante realiza paisajes de su Asturias natal con un tratamiento del color propio del los artistas como Monet o Sisley probablemente debido a su influencia.

Eliseo Meifrèn Roig

Eliseo Meifren Roig, Palma de Mallorca

Eliseo Meifren Roig, Palma de Mallorca

El catalán Eliseo Meifrén Roig es otro representante de ésa época en España. Se trata de un pintor no muy conocido en España sobre todo aunque a decir verdad hay una ignorancia realmente espectacular en este sentido hoy día en España.

Así como en Francia o Estados Unidos conocen bien a sus artistas, muchos de ellos conocidos a nivel Universal como es el caso de los Impresionistas franceses en España a duras penas si nos preguntan nos acordamos de Sorolla y poco mas.

Eliseo Meifrén se traslada a Mallorca donde compra una casa en los alrededores de Palma de Mallorca y realiza numerosas vistas de la bahía.

A diferencia de Sorolla Meifrén pinta la luz que hay en el momento, es decir, no pretende ser efectista en este sentido y pinta la luz tal y como es en ese momento.

Joaquim Mir.

Obra de Joaquim Mir

Obra de Joaquim Mir

Hay otros nombres como es el caso de Joaquim Mir que realiza una pintura muy personal y sin salir de su entorno. Mir no quiso viajar a Francia ni a ningún país europeo para realizar su obra y buscar el éxito sino que se centró en su entorno natal y pintó la totalidad de su obra entre Cataluña y Mallorca creando una pintura que comienza muy figurativa y experimenta con el color a medida que avanza en el tiempo y desarrolla su pintura.

Difundir la pintura de estos artistas en el futuro.

En general hay una gran independencia por parte de todos los artistas, la carencia de grupo y la variedad de múltiples formas de ver la pintura en esta época en España hace que el Impresionismo quizás en España fuera lo que conocemos como periodo Modernista. Por un lado esto aporta cierta riqueza y variedad a la historia del arte en España pero por otro creo en mi modesta opinión que con el paso del tiempo quizás carezca de más fuerza y haga que este periodo en España pase de puntillas.

Cuadro al oleo de Segundo Matilla y Marina.

Cuadro al oleo de Segundo Matilla y Marina.

Hoy día hay que indagar e investigar bastante ya que son artistas fuera de los círculos convencionales de artistas reconocidos en España ya que no están a la vista.

Tampoco se han realizados exposiciones en Museos sobre la pintura en España en este periodo lo que creo que sería muy beneficioso para el conocimiento de estos artistas con unas obras de una calidad excepcional y que de este modo se den a conocer en la sociedad ya que hicieron un trabajo muy bueno en su tiempo y debe ser reconocido.

Dos cuadros al oleo de flores.

Recientemente he estado trabajando en dos cuadros al oleo de un motivo similar y de igual formato y tamaño que hoy presento una vez terminados.

Pintar flores siempre es atractivo y a la vez siempre es un reto. La razón principal es que las flores siempre tienen una posición determinada y una caída concreta. Ocurre lo mismo con la luz y el color dependiendo como incida la luz y las sombras que se creen alrededor.

De este modo es vital observar bien el motivo antes de pintarlo. La observación en pintura es algo fundamental en cualquier pintura aunque cuando se pintan flores quizás lo sea más ya que cada flor y cada rama crecen de un modo determinado ya también se iluminan por el Sol de u modo muy particular generando sombras a la vez en diferentes partes.

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

En la primera imagen se puede apreciar la pareja de cuadros en mi estudio. Los he querido fotografiar juntos.

Uno junto a otro para que se pudieran ver a la vez ya que tiene sentido al ser concebidos como una pareja de cuadros.

Aunque la luz artificial al alejarme para hacer la imagen conjunto ha tocado algo los colores más abajo se pueden ver los cuadros con su luz y color real fotografiados individualmente.

 

Ambos cuadros tienen una pincelada de estilo muy impresionista al igual que la composición general de las obras. No he querido pintar el cielo sino centrar la atención en las flores por lo que toda la vegetación ocupa toda la superficie de los cuadros.

Por otro lado la vegetación y otras plantas que rodean a las flores hacen que destaquen más y contrasten con diferentes valores de color y contraste.

Pintando cuadros en pareja de diferentes series

Dos cuadros al oleo de Jávea.

 

Siempre me ha gustado pintar cuadros por parejas, es decir, pintar dos temas diferentes de un mismo lugar. En el caso que comento aquí lo he realizado recientemente con cuatro paisajes de dos zonas de España muy distintas, una en la costa de Alicante en Jávea y otra en la provincia de Segovia en Castilla y León.

Esto confiere que los cuatro cuadros que presento a continuación sean muy diferentes en el paisaje pero entre ellos al haber sido pintados en en mismo tiempo no hay mucha diferencia en cuanto a técnica se refiere.

 

Cuadro al oleo de un paisaje del monte Montgó en Jávea

Cuadro al oleo de un paisaje del monte Montgó en Jávea

En primer lugar empezando por el primer cuadro sobre estas líneas un paisaje de Jávea pero algo diferente a lo que suelo pintar en cuanto al mar tan bonito que se puede apreciar en este lugar sino más bien un paisaje de interior. Con la zona del pueblo antigua bajo la silueta enorme del monte Montgó.

Se trata de un paisaje de interior que en la zona de Alicante hay muchos y de gran belleza aunque predominen siempre los paisajes de mar. En primer término se puede ver en el cuadro unos naranjos entre una vegetación con pequeñas flores amarillas silvestres y entre las ramas de los naranjos en la lejanía se aprecian las fachadas blancas resplandecientes por la luz del sol de las casas de Jávea.

Sorolla pasó aquí temporadas y dijo que aquí lo tenía todo en cuanto a motivos y luz. Todos los motivos que podía pintar estaban allí. Un cuadro de pequeñas dimensiones con una pincelada suelta y algo pequeña en ocasiones de estilo impresionista.

 

El Cabo de San Antonio, Jávea

El cabo de San Antonio, Jávea

En el siguiente cuadro al oleo también de Jávea se ve el Mar Mediterráneo esta vez desde lo alto del Cabo de San Antonio aunque no es un cuadro de una marina ni un cuadro en el que el mar sea protagonista o tenga una presencia que nos atrape.

El motivo principal de este cuadro cuando lo pinté era retratar las paredes inmensas en forma de acantilado que caen y los colores de las rocas. Siempre me ha parecido que las rocas de la costa del Mediterráneo en general en ciertos lugares más que en otros poseen una luminosidad increíble cuando el sol se proyecta sobre ellas.

Y me parecía muy bonito poder hacerlo desde lo alto de este lugar tan conocido en Jávea. En el centro subiendo por la ladera lentamente dos personas pasean como se puede ver por el color de sus ropas entre una hierba de colores ocre donde algún verde también aparece y algunas amapolas con sus colores rojos en primer término.

Sobre el mar en la lejanía algunos barcos dejan su estela cada cual en distintas direcciones.

 

Es por tanto una pareja de cuadros de Jávea del interior que se complementan muy bien pero sin llegar a ser cuadros con tonos o colores similares aunque el tema y la técnica si lo es.

Dos cuadros al oleo de Segovia.

Cuadro al oleo de un paisaje de Segovia

Cuadro al oleo de un paisaje de Segovia

Por otro lado he pintado otros dos cuadros con un tema muy diferente y de un motivo también muy distinto.

Se trata de dos paisajes de la provincia de Segovia. Por un lado y por orden de aparición he pintado este cuadro al oleo de una vista de la ciudad de Segovia desde los alrededores donde se puede contemplar el perfil de la ciudad con algunos de los edificios más destacados como la Catedral o el Alcázar.

Abajo a la derecha se puede ver la pequeña iglesia templaria de la Vera Cruz. Los colores ocres, amarillos muy claros indican un paisaje de verano. El Guadarrama al fondo muy claro detrás de la ciudad deja ver su silueta característica divisoria de las dos Castillas.

Al igual que los cuadros anteriores este cuadro también posee un estilo impresionista muy definido tanto por la composición como por la técnica empleada en todos los cuadros similar.

Es bueno poder encontrar lo que buscamos a nivel artístico y trabajar sobre ello y que todos los cuadros tengan un hilo conductor similar y sean redondos en cuanto a técnica y estilo y no cambien demasiado de unos a otros a pesar como es lógico de la evolución de cada artista.

Cuadro al oleo de Pedraza

Cuadro al oleo de Pedraza

En el siguiente cuadro al oleo presento una vista de Pedraza que a primera vista tal y como un amigo me ha comentado recientemente recuerda a los cuadros de pequeño formato que Camille Corot pintara en su día sobre estudios de lugares determinados a lo largo de sus viajes.

Un cuadro de pequeño formato como digo de una vista de un lugar muy pintoresco y bonito, la villa de Pedraza en la provincia de Segovia.

Estos dos cuadros tienen tema y técnica igual aunque no tamaño pero lo bonito es realizar parejas de cuadros o series y verlas a la vez y lo más importante profundizar sobre un tema en concreto ya que de este modo se conoce el tema tratado.