Dos acuarelas de dos lugares de Madrid

Recientemente he terminado dos acuarelas de dos lugares muy distintos de Madrid.

El Paseo de Recoletos y un rincón del parque del Retiro en dos cuadros de mismo tamaño y formato.


En ocasiones pinto cuadros en pareja como en esta ocasión que he pintados estas dos acuarelas de dos lugares del centro de Madrid. Me gusta pintar lugares muy representativos de Madrid y también como es el caso lugares menos transitados o al menos obtener una mirada menos conocida de la ciudad ya que Madrid posee lugares de gran belleza y de mucha tranquilidad en una ciudad así.

Cuadro del Paseo de Recoletos .

Por un lado empezando por la izquierda una acuarela del Paseo de Recoletos en Madrid. Las sombras a lo largo del paseo marcan el trayecto y por otro lado fue el atractivo que me llevó a pintar este cuadro.

Los árboles también marcan el recorrido de colores amarillos, verdes en distintas tonalidades y con pinceladas pequeñas que pueden inspirar Impresionismo tal y como es ya que mi pintura respira mucho de influencias de la pintura Impresionista.

Al fondo algunas figuras se acercan hacia nosotros caminando por este paseo tranquilo que a pesar de estar en unas de las arterias más transitadas de Madrid aún permanece como hace años.

Cuadro del Parque del Retiro, Madrid.

A la derecha un cuadro de similar composición pero de un tema algo más íntimo, menos abierto.

Se trata de un cuadro de un rincón del Parque del Retiro en Madrid. Un rincón como digo tranquilo y sosegado donde poder descansar un poco y lo bonito es que ese vergel de tranquilidad está en mitad del centro de la ciudad de Madrid.

Un gato se acerca al seto de la derecha del cuadro acechando algo. Un elemento que es curioso en la acuarela ya que no hay presencia de figuras humanas alrededor pero si el gato lo que hace ver la tranquilidad el factor de la no presencia de personas en el cuadro.

En esta ocasión es un cuadro de comienzos de otoño con algunas hojas de los árboles amarillas por el comienzo de la estación.

Como digo una pareja de cuadros que he pintado con el propósito de pintar la misma composición en ambos cuadros. Puede recordar también las composiciones realizadas por Gustave Caillebotte

 

Serie de cuadros de veleros

Cuadros de veleros

Hoy quiero presentar una serie de cuadros de temas de mar, de veleros que he pintado en los últimos meses. Se trata de escenas marinas donde la velocidad, el viento, el mar y el cielo se unen para dar forma a una serie de cuadros de este tipo de temas.

Siempre me ha gustado representar el mar a través de este tipo de embarcaciones que aún se mueven con la fuerza del viento y en cuando veo este tipo de veleros cuando más se pone de manifiesto la fuerza del mar.

Pintar el mar siempre es muy enriquecedor, pintar su color, su movimiento con multitud de matices y de detalles es un trabajo que lleva tiempo. Un tiempo de observación ya que como he dicho en otras ocasiones cada mar tiene su propio carácter y personalidad.

En cuanto a los veleros son en su mayoría veleros de estilo clásico y en muchos casos en cada cuadro he optado por realizar una composición en la que la vela mayor desaparece por la parte superior del cuadro no mostrando toda la totalidad de la misma pero si el casco del barco con la tripulación.

Algunas de las pinturas son cuadros realizados por encargo a una medida determinada otros pertenecen a la serie de cuadros que he realizado por mi cuenta pero en ambos casos guardan siempre un estilo común

Espero que os guste esta pequeña galería tanto como a mi haberla pintado.

Cuadros en acuarela de dos atardeceres. Paisaje y marina.

Cuadros de dos atardeceres en acuarela.

Dos cuadros de dos lugares distintos de Cantabria, tanto del interior como de la costa. La luz cambia en ambos cuadros aunque el momento en el día es similar.

Hoy presento un par de acuarelas en las que he estado trabajando recientemente sobre dos temas algo dispares entre si pero con un elemento común que es el Sol y la luz del atardecer.

En el primer cuadro se aprecia el Sol como un pequeño punto luminoso rodeado de nubes de colores grises y azulados mientras que en el siguiente se trata de una marina con un cielo mucho más despejado y con colores más amarillos y naranjas.

Ambos son paisajes de Cantabria pero uno es un paisaje del interior en el Valle de Liébana y el otro cuadro corresponde a una marina de un atardecer en al playa de Valdearenas en Liencres.

La luz cambia tanto por la hora en la que están representados ambos cuadros como por la atmósfera y el lugar.

En cualquier caso el Sol es un elemento que ordena el paisaje y la estructura de ambos cuadros siendo el punto de atención de ambas acuarelas.

Aparte de lo estético este tipo de cuadros sirve como estudio de la luz y de la atmósfera en un momento determinado. El estudio y la observación con un carácter casi científico que en ocasiones los artistas llevamos a cabo.

A veces el trabajo casi es de investigación para poder representar luego en cada cuadro que se pinta con coherencia y de este modo poder adquirir toda la información necesaria que la naturaleza nos aporta.

En mi opinión es una de las cosas más bonitas que tiene el dedicarse a un trabajo como este.

Dos acuarelas de dos marinas al atardecer.

Dos cuadros en acuarela de dos marinas de atardeceres en dos playas.

Presento dos cuadros con una composición similar y colores algo distintos pero de igual tamaño en los que la luz es protagonista absoluto.

Cuadro en acuarela de un contraluz al atardecer.

Cuadro en acuarela de un contraluz al atardecer.

En los últimos días he pintado dos escenas en las que la luz es el denominador común.

Se trata de dos cuadros en acuarela de dos marinas en los que las siluetas de las personas se recortan por el efecto de al luz incidiendo al atardecer.

Se trata de dos escenas vividas hace tiempo y que he pintado en alguna ocasión. Técnicamente ahora son diferentes a las primeras que realicé hace años.

El tema que muestro en la parte superior recuerdo que lo pinté al oleo en gran formato.

Quiero decir con esto que ahora pinto de otro modo y técnicamente utilizo otro estilo por lo que quería probar con estos dos motivos que siempre me han gustado.

En el primer cuadro los colores azules cobran más protagonismo utilizando su gama en su sentido más amplio. Se trata de una escena quizás con contrastes más fuertes que el siguiente con los colores más suaves. Las siluetas de las personas son algo común que se acercan a buscar al mar. Algo muy bonito de ver al natural y difícil de plasmar.

Cuadro en acuarela de una marina en la playa de Somo frente a la ciudad de Santander.

Cuadro en acuarela de una marina en la playa de Somo frente a la ciudad de Santander.

En el siguiente cuadro sucede lo mismo. Algunas personas se acercan al mar pero esta vez en el horizonte se aprecia la ciudad de Santander con el perfil de sus edificios y la silueta inconfundible del Hotel Real.

Algunas personas llevan tablas de surf con la intención de capturar alguna ola que se aproxima a la playa.

Una franja parcialmente visible cruza de modo oblicuo la composición de este cuadro aportando un color ocre que aporta calidez a la escena.

Dos marinas en acuarela de Galicia

Una pareja de acuarelas que he pintado recientemente de dos cuadros en acuarela de Galicia.

 

Se trata de dos cuadros de igual formato realizados en acuarela que he pintado recientemente. Son marinas de la costa gallega en la que se retratan dos lugares diferentes.

Por un lado en el cuadro de la derecha un cuadro de una marina de la Costa da Morte en la que un temporal azota la costa. En el cuadro el cielo con muchas nubes cae sobre el mar y en el centro pro un claro entra la luz del sol de tono amarillo que ilumina el fondo y el mar también.

El otro cuadro es una marina de La Coruña en la que también con un mar embravecido de colores verdes y azules se sitúa ante nosotros bajo un cielo que tiene cierto movimiento de color gris que cae verticalmente y horizontalmente sobre el mar.

Es muy interesante estudiar el comportamiento del mar y el cielo con una atmósfera como la que muestro en estos dos cuadros tal y como lo hicieran John Constable o Eugene Boudin.

 

Dos cuadros de Gijón en acuarela

Presento dos acuarelas que he pintado recientemente de Gijón a raíz de un encargo que me han solicitado para pintar dos cuadros de la ciudad en gran formato vertical y horizontal.

El cielo en estos dos cuadros representa una parte fundamental de la composición general de los cuadros adquiriendo gran protagonismo en cada pintura.

Recientemente he recibido el encargo de pintar dos cuadros en acuarela de una medida bastante grande, 80×70 cms.

Dos cuadros que tienen como protagonista a la ciudad de Gijón. Dos rincones muy distintos de la ciudad pero muy conocidos en dos formatos diferentes también. En formato vertical y horizontal.

Por un lado he pintado una vista del puerto de Gijón en una vista horizontal del lugar con los barcos amarrados en el muelle siendo el reflejo tanto de la ciudad como de los barcos algo muy importante en el cuadro.

El siguiente cuadro que he pintado es un cuadro de una pequeña zona muy conocida de la playa de San Lorenzo con la iglesia de San Pedro al fondo y en un formato vertical.

La luz es otro elemento que distingue a estos dos cuadros teniendo el cuadro del puerto una luz de atardecer y el de la playa de San Lorenzo una luz de mañana de invierno.

El cielo es otro elemento a tener en cuenta en ambos cuadros ya que adquiere gran protagonismo en ambas pinturas.

Una vez que pinto cuadros en serie o parejas de cuadros de un tema similar o de una ciudad o un lugar determinado me gusta exponerlos a la vez ya que creo que tiene sentido el poder verlos a la vez para apreciar mejor el conjunto de la obra en general.

Dos acuarelas de reciente creación

Dos marinas en acuarela recién terminadas

El mar y el cielo protagonistas de estos dos cuadros en los que la ciudad de Santander es el telón de fondo en el que se enmarcan estas pinturas

 

He trabajado recientemente en dos acuarelas de temas similares donde el mar es protagonista absoluto de estos dos cuadros realizados a través de un encargo que he recibido con la intención de tenerlos como pareja. La ciudad de Santander es el fondo y está presente en estos dos cuadros en los que los elementos de la naturaleza prevalecen siendo el mar en su diferente estado y el cielo elementos principales en ambos cuadros.

El primer cuadro comenzando por la izquierda es una escena de la playa del Camello en Santander donde la roca tan conocida inclinada se presenta bajo un cielo con gran cantidad de nubes con multitud de matices de color gris y azul y que quizás nos recuerda en su ejecución a las acuarelas de John Sell Cotman al igual que en el color azul utilizado.

En la siguiente acuarela la isla de Mouro se debate entre las olas y un mar de color verde en sus diferentes tonos. Un mar mucho más bravío que en el cuadro anterior con un cielo con más movimiento a diferencia del paso de nubes del primer cuadro.