Cuadros de escenas de verano en la playa

El mar y la playa es uno de los motivos principales para desarrollar este tipo de cuadros que presento aquí en su conjunto.

Escenas en cuadros al oleo que realizo mientras que previamente he tomado apuntes al natural.

En esta pequeña colección de cuadros que he realizado a lo largo de los años he querido capturar la luz del momento y el movimiento y juegos de cada momento.

Como se muestra en el vídeo que he realizado en la parte inferior tomo diferentes ideas en el mismo lugar para luego en el estudio poder trabajar sobre ello. El trabajo de observación es importante en este aspecto ya que se necesita para poder plasmar la luz tal y como es en la realidad así como el movimiento.

Aunque por otro lado siempre en pintura uno debe añadir su propio punto de vista acerca de cada motivo porque sino no tendría sentido y sería más bien una fotografía. Es decir a veces se cae en el error de pensar que un cuadro cuanto más se parezca a la realidad más interés o mérito tiene cuando en realidad una pintura es mucho más que eso.

Creo que hay que incidir en realizar una obra sincera y en su conjunto que tenga consistencia y linealidad.

En esta serie de cuadros la gente, los niños y demás elementos forman el paisaje y el cuadro en toda su composición ya que el color de sus ropas, el movimiento y demás elementos son algo fundamental en cada obra ya que sino no tendría sentido ninguna de estas escenas y serían tan solo marinas. Por ello la figura humana tiene protagonismo esencial en estos cuadros así como la luz del Mediterráneo presente en cada una de las pinturas.

 

 

 

 

Anuncios

Acuarelas de paisajes de Castilla la Mancha

Dos acuarelas recientes de dos paisajes de Castilla la Mancha, un paisaje de unos molinos de viento y el puente de San Martín en Toledo.

Acuarelas de formato similar donde he querido capturar la luz de estos dos lugares tan distintos.

 

Acuarela de unos molinos de viento en La Mancha

Acuarela de unos molinos de viento en La Mancha

Siempre me gusta realizar al menos dos cuadros en un mismo tamaño de un tema similar o que por lo menos tenga relación uno con otro. Este es el caso de estas dos acuarelas de paisajes de Castilla la Mancha de dos lugares distintos donde comparto el paisaje con colores y luz distintos.

El primer cuadro es una vista de unos molinos de viento en Consuegra, provincia de Toledo y desde donde se peude observar la llanura manchega que parece no tener fin. He querido añadir también un sentido de movimiento y sensación de viento a la acuarela con pinceladas sueltas y en varias direcciones.

Por otro lado la luz en lo alto de esta colina en verano es realmente bonita e ilumina las fachadas blancas de los molinos.

 

Cuadro en acuarela del puente de San Martín en Toledo

Cuadro en acuarela del puente de San Martín en Toledo

En la siguiente acuarela he centrado la atención en el puente de San Martín en Toledo.

Donde se puede ver el reflejo del cielo sobre el agua en un pequeño claro bajo el arco del puente. Se puede decir que cada obra tiene siempre un elemento clave y en este caso sería esa zona de luz y reflejo.

Con la excusa de pintar el puente en realidad lo que más me gustaba de ese paisaje era precisamente esa zona reflejada. Uno de los puentes que se pueden ver en Toledo a lo largo de la ribera del río Tajo.

Dos cuadros al oleo de marinas del Mediterráneo

El Mar Mediterráneo en dos obras en las que he estado trabajado con dos momentos del día y dos lugares muy diferentes.

Estos dos cuadros al oleo son dos visiones muy distintas de la costa de Alicante y Valencia y por otro lado una marina de Almería.

 

Marina al oleo del Mar Mediterráneo

Marina al oleo del Mar Mediterráneo

El primer cuadro es una marina sin ningún elemento en el cuadro más que el mar.

El Mar Mediterráneo que en muchos de nosotros permanece en la memoria de nuestra infancia en los días de verano que pasábamos junto a nuestras familias recogiendo multitud de recuerdos de entonces. Se trata de un momento muy particular que siempre me ha gustado capturar.

Dicho momento es hacia las doce del mediodía en verano. A esta hora el sol está a una altura concreta en esta estación del año e ilumina el mar y las olas que genera el mismo de un modo muy particular.

Crea brillos en el agua haciendo parecer un mar de plata y dejando ver tonos verdes, y marrones de una intensidad poco frecuente en otros mares.

Con una composición panorámica y alargada he pintado este cuadro donde el mar ocupa gran parte de la superficie de la obra dejando menos espacio para el cielo ya que la intención que tenía era la de mostrar en la parte central los reflejos y brillos de la luz.

Los juegos que la luz hace sobre el agua y luego extendiéndose más adelante hacia el horizonte en diferentes tonos de verde y azul mezclados con grises y marrones.

El color gris es muy importante en las marinas aunque parezca extraño pero ese matiz de color es esencial en el color del mar que se mezcla con los verdes sobre todo en la zona más próxima del cuadro.

Para contrastar un cielo azul con algo de violeta y magenta en el que se puede intuir quizás la proximidad de una tormenta.

Marina al oleo del Cabo de Gata

Marina al oleo del Cabo de Gata

Siempre he dicho que cada mar tiene su propia personalidad, su temperamento y carácter, el color definido y movimiento muy peculiar depende de la zona en la que nos encontremos. Pero también dentro del propio mar según su ubicación podemos ver que también cambia.

Este es el caso de esta segunda marina que he pintado del Mar Mediterráneo de la costa de Almería hacia el Cabo de Gata.

Aquí el color del mar es diferente, el momento del día también y la zona de acantilado y rocas que he pintado conocida como el Arrecife de las Sirenas con esas rocas con formas alargadas ofrece un paisaje fuera de lo habitual.

Pinceladas horizontales para el mar y verticales para el cielo componen este cuadro con tonalidades ocre y marrones en la zona más próxima de rocas con un estilo en general que lo acerca al Impresionismo como es habitual en mi pintura aunque con una composición en el dibujo fragmentada dando importancia a la línea y el dibujo general de cada obra.

Algunos cuadros en acuarela de temas de castillos y fortificaciones.

Cuadros de castillos en acuarela de Urueña y Morella.

Dos acuarelas realizadas que tienen como tema principal estas construcciones medievales.

Recientemente he pintado estas dos acuarelas que tiene como motivo principal algunas fortificaciones derruidas pertenecientes a la época medieval. Me llama la atención este tipo de construcciones que permanecen y resisten a lo largo del tiempo y aguantan en pie dando rienda suelta a nuestra imaginación sobre cómo podría ser cuando se construyeron hace siglos.

En primer lugar y bajo estas líneas presento una acuarela de la villa de Urueña en la provincia de Valladolid en la comarca de los Montes Torozos.

Se trata al igual que la que muestro a continuación de una acuarela de pequeño formato de 33×19 cms apaisada. He elegido este formato debido a que es apropiado para mostrar el largo de la muralla en ambas acuarelas.

En esta además he pintado en la parte inferior una maravilla del arte Románico Lombardo que es la iglesia de Nuestra Señora de la Anunciada que se conserva en magníficas condiciones y que merece la pena conocer y ver de cerca.

 

Cuadro en acuarela de Urueña, Valladolid.

Cuadro en acuarela de Urueña, Valladolid. 33×19 cms.

Comentar por último los colores de la acuarela y algo acerca de la técnica empleada. A lo largo de los años he ido depurando la técnica de la acuarela trabajando con más detalle en cada parte de cada obra que hacía, trabajando con el color sobre todo.

En esta caso las obras que muestro están compuestas por pequeñas pinceladas de tonos ocres para los alrededores y el campo en contraste con los tonos tierra de los árboles, pardos y más oscuros que contrastan con los claros tanto de la muralla y la iglesia como del cielo de un tono azul que desciende y se funde con el horizonte.

Cuadro en acuarela de Morella

Cuadro en acuarela de Morella. 33×19 cms

Por otro lado acompaña esta otra acuarela de Morella en al provincia de Castellón.

La composición es similar ya que la zona del castillo y fortaleza se organiza en la parte superior alargándose toda la obra.

Por otro lado el pueblo se va componiendo dentro del recinto amurallado y el exterior.

En cuanto a colores es similar al anterior, con tonos ocres y amarillos que contrastan con algunos olivares en primer término  en bancales de cultivo que hay alrededor del pueblo.

El cielo de diferentes tonalidades de azul claro desciende sobre el lugar.

A pesar de trabajar en un espacio muy pequeño siempre es muy gratificante hacerlo y poder alcanzar detalles de cada lugar pero sobre todo el poder capturar la luz y color de cada lugar en concreto.

Cuadros de Gran Vía de Madrid. Homenaje a la Gran Vía

Recientemente he participado en la exposición colectiva “Behind the secenes: más allá de la Gran Vía”.

Hoy mnuestro cada uno de los tres acuarelas de tres puntos distintos de la Gran Vía con los que he participado en esta exposición.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá. Acuarela, 70×50 cms

Recientemente he estado trabajando en esta serie de cuadros de Madrid pintados exclusivamente para la exposición que tendrá lugar en el Hotel Indigo de Madrid.

En esta ocasión he realizado estos tres cuadros de la Gran Vía de Madrid en tres obras desde tres puntos principales de esta famosa calle.

Desde el cruce de la calle de Alcalá con Gran Vía pasando por la Plaza de Callao hasta la bajada hacia la Plaza de España.

En el primer cuadro como comentaba se aprecia la subida desde la calle de Alcalá con el edificio Metrópolis en la esquina en una perspectiva algo vertiginosa con la iglesia de San José a la derecha con su fachada de tonos rojizos y el cielo en pinceladas pequeñas que se aclara a blanco en el horizonte desde el azul intenso de la parte más superior hasta casi el blanco del fondo, algo que casi sucede en los tres cuadros.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao: Acuarela, 70×50 cms

En la siguiente obra nos situamos en la Plaza de Callao donde nos giramos y miramos de donde subimos para ver la bajada de la calle y el famoso edificio de Telefónica a la izquierda, hoy día sin la antena de color rojo y blanco pero que he pintado ya que en el momento que decidí pintarlo aún estaba provisto de ella.

Los taxis, autobuses y turismos se acumulan en el cruce para girar. Las sombras de unos edificios junto a otros se alargan a través de las fachadas a ambos lados de la calle y al igual que sucede con el cuadro anterior en este el cielo juega un papel importante también ocupando gran parte del cuadro difuminándose en el horizonte.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España. Acuarela, 70×50 cms

Finalmente con la última obra nos situamos casi llegando a Plaza de España en el último tramo de la Gran Vía donde se alza ante nosotros la Torre de Madrid, otro de los edificios más conocidos de la ciudad. Peatones esperan a que el semáforo les de paso mientras que nosotros nos asomamos al pavimento para poder ver la ancha avenida y sus edificios.

Algunas acuarelas recién pintadas el pasado año.

Hoy muestro una selección de algunas acuarelas realizadas el año pasado.

Los motivos son paisajes de diferentes lugares que he pintado con acuarelas.

Con una técnica en la que la luz y el color componen cada uno de estos cuadros he realizado esta serie de acuarelas el año pasado. Son algunas de las muchas realizadas ya que sólo son una muestra del trabajo realizado en donde pongo de manifiesto la diversidad de paisaje en el que vivo.

Se trata de una técnica depurada que he realizado a lo largo del año prestando atención al dibujo preliminar y la construcción de los diferentes espacios de cada acuarela.

Realizadas con una pincelada fina y pequeña para determinar en detalle cada zona la importancia de la luz así como del color en cada cuadro nos hace recordar quizás en la pintura del Impresionismo ya que ejerce desde hace años gran influencia sobre mi trabajo aunque también el trabajo de artistas como Richar Parkes Bonington o Turner sobre todo en el estudio de cada lugar que pintaron y como decía anteriormente al importancia en el dibujo y en la composición.

¿Cómo crear un efecto de luz en un cuadro al oleo?

Cuadro al óleo de un paisaje del Valle de las Batuecas en Salamanca

Cuadro al óleo de un paisaje del Valle de las Batuecas en Salamanca

Hoy voy a comentar el proceso que realizo en la creación de un efecto de luz de un cuadro al óleo de pequeño formato como el que muestro arriba. Se trata de un paisaje de un valle de la provincia de Salamanca y en el que he realizado un efecto de luz de mediodía en primavera cuando el sol está en un punto en el que ilumina el paisaje generando casi un contraluz según lo miramos. Para ello he realizado un montaje fotográfico en el que destaco cada uno de los pasos que he realizado. Cabe destacar que trabajar en formatos muy pequeños estos efecto quizás entrañe mayor dificultad al tener que trabajar en un espacio reducido y tener menos libertad de movimiento. El cuadro está pintado sobre lienzo montado en tabla ya que estas tablas permiten realizar este tipo de cuadros al aire libre siendo muy cómodos de transportar.

Primeras líneas dibujadas que sirven como referencia

Primeras líneas dibujadas que sirven como referencia

De este modo comenzamos el cuadro con unas breves líneas, se pueden realizar a carboncillo o bien con óleo muy diluido con el medio que utilicemos como por ejemplo esencia de trementina o white spirit u otro medio. Yo personalmente no utilizo aceite de linaza ya que retarda el secado y hace que la pintura amarillee un poco. No os preocupéis por utilizar trementinas por miedo a que cuando seque la pintura se resquebraje ya que si la barnizamos bien con dos capas no hay peligro que esto suceda.

El dibujo de las líneas nos permitirá realizar la composición deseada añadiendo a cada espacio del lienzo un elemento. En este punto no hay que detallar demasiado, sólo es una referencia que nos servirá para saber dónde va cada cosa.

El primer lugar a comenzar en la línea de horizonte y cielo

El primer lugar a comenzar en la línea de horizonte y cielo.

Comenzamos pintando la línea del horizonte y añadiendo el cielo. El cielo nos va a proporcionar toda la luz en el cuadro de modo que sin entrar en mucho detalle añado al primera capa muy diluida en el cielo, añadiendo el blanco necesario. Más adelante añadiré la capa más luminosa, o con mayor carga de pintura. Las primeras pinceladas han de ser más oscuras siempre en todas las zonas. Siempre se trabaja de oscuro a claro en óleo.

Añado los colores más oscuros que hay en el cuadro

Añado los colores más oscuros que hay en el cuadro

Cómo decía antes, añado los colores más oscuros que hay en el cuadro, de modo que comienzo con las zona inferior del paisaje dónde se acumula mayor cantidad de sombras. Esto irá decreciendo a medida que nos alejamos en el horizonte y nos acercamos al cielo siendo más claro los colores de modo que añadiré más blanco a la paleta para que vaya igualando con el cielo que hace perfil con la montaña siendo muy leve la diferencia y creando un efecto de lejanía.

Pinto las zonas intermedias con colores más suaves

Pinto las zonas intermedias con colores más suaves

Continuo pintando las zonas que se sitúan en la mitad del cuadro y que tienen un tono más suave pero sin llegar a la claridad del fondo. En un cuadro sobre todo si se trata de un paisaje hay que hacer que los colores y los valores de cada color funcionen unos junto a otros por eso hay que hacer todo el cuadro a la vez, no hay que centrarse en un punto solo ya que desequilibraría la composición y el color.

Finalmente la última zona del cuadro con colores más claros

Finalmente la última zona del cuadro con colores más claros

Ahora quiero resaltar la última zona que se une junto al cielo, esta zona como he comentado antes ha de ser más clara que las anteriores con unos valores más luminosos que lo acercan al cielo pero que sin embargo continúa habiendo contraste de color bien diferenciado.

Zona inferior del cuadro

Zona inferior del cuadro

Como último paso señalaré la zona inferior del cuadro en la que pertenece a las zonas medio-oscuras del oleo y que es de vital importancia en el conjunto del paisaje ya que aporta una nota de un color disonante en el conjunto general pero sin destacar demasiado con un color verde y amarillo que combina con los colores más azulados del valle.

El resultado final lo podemos ver en este vídeo que muestro a continuación de la evolución del todos los pasos que he descrito y que suelo utilizar en la mayoría de mis cuadros.

Espero que haya sido de utilidad para muchos.