Paisajes de flores en el Mediterráneo

Algunos cuadros que he pintado a lo largo de este año en el que las flores y los árboles son protagonistas en unos paisajes del Mediterráneo.

De un claro estilo impresionista mi interés reside en la captura de la luz en un momento determinado.

Cuadro al oleo de un paisaje de almendros en Mallorca.

Cuadro al oleo de un paisaje de almendros en Mallorca.

 

A lo largo de la costa del Mediterráneo y las Islas Baleares se pueden encontrar paisajes espectaculares en cualquier época del año pero es en primavera cuando la abundancia de árboles frutales florecen dejando un paisaje realmente bonito.

Este fue el principio que me inspiró para pintar algunos temas relacionados con las flores, los árboles y el Mediterráneo.

Aquí presento en primer lugar y sobre estas líneas un cuadro de un paisaje de unos almendros en flor en Mallorca. El almendro por lo general es un árbol Mediterráneo y en Mallorca en el interior se suelen ver mucho. Para ello es necesario viajar por el interior de la isla y alejarse de los lugares turísticos convencionales.

 

Cuadro de un paisaje de amapolas en Alicante.

Cuadro de un paisaje de amapolas en Alicante.

El siguiente cuadro es un paisaje de amapolas en la provincia de Alicante en los alrededores de Jávea. También ene l interior se pueden encontrar que pueden contrastar con nuestra idea que tenemos de Alicante y sus paisajes ya que esta provincia ofrece gran cantidad de bonitos paisajes en primavera. En el centro controlando la composición del cuadro un árbol se alza movido por el viento ante las amapolas.

Con una pincelada fina y pequeña para aportar esa sensación de movimiento. Una pincelada común en mi pintura en varias direcciones.

Paisaje al oleo del Cieza en el Valle de Ricote, Murcia.

Paisaje al oleo del Cieza en el Valle de Ricote, Murcia.

Por último este paisaje del interior de Murcia en el Valle de Ricote. Un paisaje de los alrededores de Cieza donde también un árbol es protagonista de la composición y algunos frutales en los alrededores con ese tono verde y amarillo propio de los frutales cítricos y algún árbol también florecido que salpican de color blanco este paisaje.

El vídeo que adjunto a continuación sobre este párrafo muestra uno de los cuadros que he comentado de cerca. He tomado capturas muy de cerca sobre el lienzo desde donde se puede apreciar la pincelada realizada y el tratamiento del color.

Anuncios

Dos cuadros al oleo de flores.

Recientemente he estado trabajando en dos cuadros al oleo de un motivo similar y de igual formato y tamaño que hoy presento una vez terminados.

Pintar flores siempre es atractivo y a la vez siempre es un reto. La razón principal es que las flores siempre tienen una posición determinada y una caída concreta. Ocurre lo mismo con la luz y el color dependiendo como incida la luz y las sombras que se creen alrededor.

De este modo es vital observar bien el motivo antes de pintarlo. La observación en pintura es algo fundamental en cualquier pintura aunque cuando se pintan flores quizás lo sea más ya que cada flor y cada rama crecen de un modo determinado ya también se iluminan por el Sol de u modo muy particular generando sombras a la vez en diferentes partes.

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

En la primera imagen se puede apreciar la pareja de cuadros en mi estudio. Los he querido fotografiar juntos.

Uno junto a otro para que se pudieran ver a la vez ya que tiene sentido al ser concebidos como una pareja de cuadros.

Aunque la luz artificial al alejarme para hacer la imagen conjunto ha tocado algo los colores más abajo se pueden ver los cuadros con su luz y color real fotografiados individualmente.

 

Ambos cuadros tienen una pincelada de estilo muy impresionista al igual que la composición general de las obras. No he querido pintar el cielo sino centrar la atención en las flores por lo que toda la vegetación ocupa toda la superficie de los cuadros.

Por otro lado la vegetación y otras plantas que rodean a las flores hacen que destaquen más y contrasten con diferentes valores de color y contraste.

Dos paisajes al óleo de chopos en otoño y primavera

Hace no mucho tiempo compartía en esta página un cuadro de un paisaje de otoño en el que unos chopos de colores amarillos, ocres y un fondo con árboles verdes y un cielo gris creaban una composición de técnica impresionista que es la pintura que realizo y el estilo que he ido adquiriendo con el paso de los años.

Pasado un tiempo he realizado otro cuadro al óleo pero esta vez de un paisaje también de chopos pero con un aspecto de primavera en el que aparecen los árboles de tonos verdes.

Las composiciones de unos y otros son muy similares ocupando los árboles todo el lienzo de abajo a arriba en sentido vertical. En el cuadro de otoño un camino recorre el cuadro desde la parte inferior mientras que en el cuadro de tema de primavera aparece sobre una pradera de hierba con unas pequeñas flores de tonos morados, y rosas.

Tiene sentido el poder exponerlos juntos y verlos a la vez y por eso he decidido presentarlos de este modo uno junto al otro.