Dos cuadros de Mallorca al oleo

Mallorca siempre ha sido un motivo principal en muchas de mis pinturas y en este caso he pintado dos cuadros al oleo de pequeño formato de dos motivos muy diferentes de la isla.

Dos motivos sencillos pero muy reconocibles de Mallorca. Un cuadro de un olivo que es casi un símbolo de Mallorca y una pequeña calle de Valldemossa.

El olivar, Mallorca

El olivar, Mallorca

Mallorca tiene multitud de buenos motivos para pintar y en este caso he elegido dos temas que identifican muy bien a la isla. Se trata de un olivo como muestra la primera imagen empezando por arriba.

El olivo y los olivares en bancales como el que muestro en este cuadro tiene una gran tradición en Mallorca.

Siendo un árbol en general propio de muchos países del Mediterráneo en sus raíces dejamos que nuestra imaginación fluya viendo formas increíbles que la naturaleza se encarga de esculpir.

Olivos centenarios que he pintado en este pequeño cuadro al oleo con una técnica cercana al Impresionismo. Una pincelada ligera llena de contrastes en sus colores.

Cuadro al oleo de Valldemossa

Cuadro al oleo de Valldemossa

El segundo cuadro es una obra de igual tamaño de una calle de Valldemossaen la que se aprecian multitud de tiestos con plantas y flores adornando el lugar.

Valldemossa tiene multitud de rincones pero decidí pintar esta pequeña calle centrando toda la atención en los edificios y sin mostrar el cielo salvo. Sólo en la parte superior se aprecia la montaña con los árboles.

Una pareja de cuadros pintados al oleo sobre tablas preparadas con imprimación especial para este tipo de pintura.
En ambas la pincelada en suelta y ligera con bastante carga de pintura.

Anuncios

Paisajes de flores en el Mediterráneo

Algunos cuadros que he pintado a lo largo de este año en el que las flores y los árboles son protagonistas en unos paisajes del Mediterráneo.

De un claro estilo impresionista mi interés reside en la captura de la luz en un momento determinado.

Cuadro al oleo de un paisaje de almendros en Mallorca.

Cuadro al oleo de un paisaje de almendros en Mallorca.

 

A lo largo de la costa del Mediterráneo y las Islas Baleares se pueden encontrar paisajes espectaculares en cualquier época del año pero es en primavera cuando la abundancia de árboles frutales florecen dejando un paisaje realmente bonito.

Este fue el principio que me inspiró para pintar algunos temas relacionados con las flores, los árboles y el Mediterráneo.

Aquí presento en primer lugar y sobre estas líneas un cuadro de un paisaje de unos almendros en flor en Mallorca. El almendro por lo general es un árbol Mediterráneo y en Mallorca en el interior se suelen ver mucho. Para ello es necesario viajar por el interior de la isla y alejarse de los lugares turísticos convencionales.

 

Cuadro de un paisaje de amapolas en Alicante.

Cuadro de un paisaje de amapolas en Alicante.

El siguiente cuadro es un paisaje de amapolas en la provincia de Alicante en los alrededores de Jávea. También ene l interior se pueden encontrar que pueden contrastar con nuestra idea que tenemos de Alicante y sus paisajes ya que esta provincia ofrece gran cantidad de bonitos paisajes en primavera. En el centro controlando la composición del cuadro un árbol se alza movido por el viento ante las amapolas.

Con una pincelada fina y pequeña para aportar esa sensación de movimiento. Una pincelada común en mi pintura en varias direcciones.

Paisaje al oleo del Cieza en el Valle de Ricote, Murcia.

Paisaje al oleo del Cieza en el Valle de Ricote, Murcia.

Por último este paisaje del interior de Murcia en el Valle de Ricote. Un paisaje de los alrededores de Cieza donde también un árbol es protagonista de la composición y algunos frutales en los alrededores con ese tono verde y amarillo propio de los frutales cítricos y algún árbol también florecido que salpican de color blanco este paisaje.

El vídeo que adjunto a continuación sobre este párrafo muestra uno de los cuadros que he comentado de cerca. He tomado capturas muy de cerca sobre el lienzo desde donde se puede apreciar la pincelada realizada y el tratamiento del color.

Dos cuadros al oleo de paisajes de Castilla y León

El paisaje castellano como protagonista en esta pareja de cuadros al oleo recién terminados.

 

Paisaje de Castilla

Paisaje de Castilla

El paisaje de Castilla, árido y desamueblado, carente de muchas cosas que adornen el mismo y con poblaciones distantes unas de otras con mucho espacio para el paisaje siempre es algo que me ha interesado pintar.

El color de la tierra en una gama muy amplia de colores ocre y marrones tierra, colores pardos que cambian con las estaciones como los dos cuadros que presento aquí hoy.

En primer lugar y sobre estas líneas un paisaje que podría estar situado en muchos lugares y que no he querido aportar una ubicación exacta ya que no es necesario ya que sólo con ver los cielos altos y el horizonte lejano podemos intuir que se trata del tipo de paisaje que comentaba al principio.

Un par de en pequeñas encinas o carrascas como se las conoce en algunos lugares controlan la composición general del cuadro equilibrando toda la pintura.

En un serpentear de pequeños valles y vaguadas se alzan las pequeñas y no muy altas colinas por aquí conocidas con el nombre de tesos. Entre esta vegetación dura y resistente a este clima algo extremo la tierra de tonos ocres, blanquecinos algo calcárea aporta contraste a los tonos rojos, arcillosos o con algo de hierro en su composición de este paisaje.

El cielo también es gran protagonista en este cuadro ya que el paisaje de Castilla y el cielo van unidos sin duda.

Cuando nos asomamos a este paisaje y contemplamos el horizonte infinito es inevitable mirar hacia arriba, hacia ese cielo alto tan característico.

 

 

Paisaje de Torrevicente, Soria

Paisaje de Torrevicente, Soria

En el siguiente cuadro un paisaje muy distinto. En este caso el papel protagonista de la composición de esta pintura es de un pequeño pueblo de la provincia de Soria que linda con la de Guadalajara. En esta zona entre estas dos provincias se encuentran bonitos paisajes.

Es un cuadro al oleo que he pintado por encargo recientemente y del que he utilizado una imagen que recibí para llevar a cabo dicho encargo.

Como curiosidad comentar que en este lugar en el que los chopos en otoño trazan una curva a lo largo de la hoz describiendo un camino de colores amarillos y ocres hoy sólo viven ya tres personas.

Este pueblo como tantos otros van desapareciendo poco a poco debido a que las personas han ido cambiando su lugar de origen por otro más cercano a las grandes ciudades donde les permita de algún modo cambiar de vida.

En cualquier caso queda el recuerdo de lo que fue en su día y por supuesto el paisaje que siempre es agradable pintar.

 

De norte a sur | Cuadros al oleo de Cantabria y Andalucía

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hoy presento dos paisajes muy distintos y realizados al óleo recientemente.

Se trata de un cuadro al óleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda y una marina de Cantabria donde se puede apreciar diferente luz.

De norte a sur con una luz muy diferente son estos dos cuadros que he pintado recientemente al oleo y en el mismo tamaño de 55×38 cms.

Se trata de dos paisajes en los que el mar es un elemento en común pero que se representa de muy diferente modo como se puede apreciar en las imágenes que ilustran este comentario.

 

España es como un pequeño continente debido a la riqueza de su diversidad en todo tipo de aspectos y también en el paisaje. Por eso es muy diferente el mar y el clima del norte y del sur. Cambia todo y ahí reside su riqueza.

Me anime a pintar estas dos escenas de mar con un concepto muy diferente.

En el primero empezando por la izquierda, se trata de una marina de la playa del Sable en Tagle (Suances) Cantabria. A diferencia del siguiente este tiene una línea de horizonte muy alto dejando gran espacio del cuadro para el mar y los brillos que se reflejan debido a la luz del Sol que se refleja sobre este y que permanece escondido detrás de las nubes.

Se trata de un cuadro que evoca toda la magia del Mar Cantábrico, un lugar muy especial lleno de encanto y que he visitado en varias ocasiones lo que me ha llevado a pintar esta obra.

A continuación y también en paralelo a los lugares que he visitado he pintado el cuadro que adjunto sobre una escena de mar también pero con otro concepto.

Se trata de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz. Un cuadro al óleo en el que el cielo acapara gran parte de la composición del cuadro. En la parte inferior un barco espera a recoger a sus viajeros para trasladarlos a la otra orilla de la desembocadura del río Guadalquivir. Este lugar se le conoce por el nombre de Bajo de Guía. Un lugar realmente bonito y con mucho encanto.

Inspirado por los cielos que el maestro Eugéne Boudín plasmó en su obra he recreado una escena muy conocida en este lugar tan bonito de la provincia de Cádiz que a pesar de haber muchas nubes en el cielo lo bonito de esta pintura es haber recreado al luz tan peculiar de esta parte de Andalucía.

 

 

 

Sitges, cuadro al oleo

Cuadro al oleo de Sitges

Cuadro al oleo de Sitges

Recientemente he terminado este cuadro al óleo que presento en este blog. Un tema sobre el que he estado trabajando hace unas semanas y que ya lo hice hace un tiempo en otro formato de menor tamaño.

Se trata de un paisaje panorámico de Sitges en la provincia de Barcelona. Un lugar muy conocido y que en esta ocasión he pintado al oleo en una vista desde el mar.

El Mar Mediterráneo de tonos azules que se mezclan en pequeños trazos horizontales creando una composición apaisada.

Azules ultramar, turquesas y verdes esmeraldas se mezclan para dar lugar a este cuadro de estilo impresionista con na pincelada muy característica en mi pintura.

El color ocre del fondo también contrasta con los colores de mar. Todos los edificios de colores ocre contrastan junto con un cielo azul muy claro.

La iglesia en el centro centra nuestra atención y desde este punto se abre nuestra mirada al paisaje y al resto de elementos.

Como por ejemplo los barcos que están junto a la línea de edificios y que se mezclan con los colores de estos y otros con su blanco intenso resaltan en el mar azul.

Más información sobre este cuadro.

Dos cuadros al oleo de flores.

Recientemente he estado trabajando en dos cuadros al oleo de un motivo similar y de igual formato y tamaño que hoy presento una vez terminados.

Pintar flores siempre es atractivo y a la vez siempre es un reto. La razón principal es que las flores siempre tienen una posición determinada y una caída concreta. Ocurre lo mismo con la luz y el color dependiendo como incida la luz y las sombras que se creen alrededor.

De este modo es vital observar bien el motivo antes de pintarlo. La observación en pintura es algo fundamental en cualquier pintura aunque cuando se pintan flores quizás lo sea más ya que cada flor y cada rama crecen de un modo determinado ya también se iluminan por el Sol de u modo muy particular generando sombras a la vez en diferentes partes.

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

En la primera imagen se puede apreciar la pareja de cuadros en mi estudio. Los he querido fotografiar juntos.

Uno junto a otro para que se pudieran ver a la vez ya que tiene sentido al ser concebidos como una pareja de cuadros.

Aunque la luz artificial al alejarme para hacer la imagen conjunto ha tocado algo los colores más abajo se pueden ver los cuadros con su luz y color real fotografiados individualmente.

 

Ambos cuadros tienen una pincelada de estilo muy impresionista al igual que la composición general de las obras. No he querido pintar el cielo sino centrar la atención en las flores por lo que toda la vegetación ocupa toda la superficie de los cuadros.

Por otro lado la vegetación y otras plantas que rodean a las flores hacen que destaquen más y contrasten con diferentes valores de color y contraste.

Dos cuadros de Jávea a diferente hora del día

Hace unos años pintaba un cuadro de Jávea del Cabo de San Antonio al atardecer.

Se trataba de una vista de este magnífico lugar con sol de tarde iluminando parcialmente la cumbre del lugar.

Hoy he vuelto a pintar Jávea pero esta vez una vista del Cabo de San Martín, justo al otro lado de Jávea. Esta vez el cuadro lo he pintado por encargo y con luz de mañana.

Se puede apreciar como cambia toda la luz y como las rocas por ejemplo en ambos cuadros tienen un color muy diferente.

De los tonos más suaves y menos contrastados del cuadro de la izquierda en el que los últimos rayos de sol iluminan la parte alta de la zona montañosa a los colores claros y llamativos del cuadro de la derecha en el que también las sombras aparecen mucho más pronunciadas tanto en la franja de tierra del horizonte del Cabo de San Martín como en las rocas que se aprecian en primer termino.

El color del mar más suave y de tonos azules y con algún verde del cuadro de atardecer frente a los azules ultramar, turquesa y verdes esmeralda del cuadro con luz de mañana.

Y es que el paisaje y lo que nos proporciona y evoca en cada momento del día cambia mucho según lo veamos con un tipo de luz u otro.

Porque si hablamos del aspecto de composición de ambos cuadros, en los dos la línea del horizonte está alta dejando gran parte del cuadro dedicado al mar y a las rocas y centrando nuestra mirada hacia abajo.

Por último el cielo es otro de los elementos que se diferencia en ambas pinturas siendo de tonos rosáceos y violetas mezclados con algún azul claro en el cuadro del atardecer y con colores azules claros en el cuadro con luz de mañana.