Dos cuadros al oleo de paisajes de Castilla y León

El paisaje castellano como protagonista en esta pareja de cuadros al oleo recién terminados.

 

Paisaje de Castilla

Paisaje de Castilla

El paisaje de Castilla, árido y desamueblado, carente de muchas cosas que adornen el mismo y con poblaciones distantes unas de otras con mucho espacio para el paisaje siempre es algo que me ha interesado pintar.

El color de la tierra en una gama muy amplia de colores ocre y marrones tierra, colores pardos que cambian con las estaciones como los dos cuadros que presento aquí hoy.

En primer lugar y sobre estas líneas un paisaje que podría estar situado en muchos lugares y que no he querido aportar una ubicación exacta ya que no es necesario ya que sólo con ver los cielos altos y el horizonte lejano podemos intuir que se trata del tipo de paisaje que comentaba al principio.

Un par de en pequeñas encinas o carrascas como se las conoce en algunos lugares controlan la composición general del cuadro equilibrando toda la pintura.

En un serpentear de pequeños valles y vaguadas se alzan las pequeñas y no muy altas colinas por aquí conocidas con el nombre de tesos. Entre esta vegetación dura y resistente a este clima algo extremo la tierra de tonos ocres, blanquecinos algo calcárea aporta contraste a los tonos rojos, arcillosos o con algo de hierro en su composición de este paisaje.

El cielo también es gran protagonista en este cuadro ya que el paisaje de Castilla y el cielo van unidos sin duda.

Cuando nos asomamos a este paisaje y contemplamos el horizonte infinito es inevitable mirar hacia arriba, hacia ese cielo alto tan característico.

 

 

Paisaje de Torrevicente, Soria

Paisaje de Torrevicente, Soria

En el siguiente cuadro un paisaje muy distinto. En este caso el papel protagonista de la composición de esta pintura es de un pequeño pueblo de la provincia de Soria que linda con la de Guadalajara. En esta zona entre estas dos provincias se encuentran bonitos paisajes.

Es un cuadro al oleo que he pintado por encargo recientemente y del que he utilizado una imagen que recibí para llevar a cabo dicho encargo.

Como curiosidad comentar que en este lugar en el que los chopos en otoño trazan una curva a lo largo de la hoz describiendo un camino de colores amarillos y ocres hoy sólo viven ya tres personas.

Este pueblo como tantos otros van desapareciendo poco a poco debido a que las personas han ido cambiando su lugar de origen por otro más cercano a las grandes ciudades donde les permita de algún modo cambiar de vida.

En cualquier caso queda el recuerdo de lo que fue en su día y por supuesto el paisaje que siempre es agradable pintar.

 

Anuncios

Acuarelas de dos lugares de Cantabria

Dos cuadros en acuarela de Cantabria que he pintado recientemente de dos lugares muy distintos y con diferente ambiente y atmósfera.

Santillana del Mar y el Paseo Marítimo de Santander en dos cuadros con una luz distinta.

Acuarela del embarcadero del Sardinero, Santander

Acuarela del embarcadero del Sardinero, Santander

A menudo pinto cuadros de Cantabria, paisajes y marinas de esta bonita tierra y esta vez el turno le ha tocado a dos lugares muy conocidos. He viajado a menudo por Cantabria y estos dos lugares son muy especiales para mí y guardo muy buenos recuerdos de ambos.

En primer lugar el embarcadero del Paseo Marítimo de Santander. Este barco de pequeñas dimensiones se utiliza para recorrer la bahía y comunicar varias poblaciones como Somo, Pedreña o Astillero con Santander de un modo rápido y bonito ya que el recorrido merece la pena realizar ya que se obtienen muchas vistas de diferentes puntos de la bahía.

Aunque en este caso he pintado el punto final o de partida, según se mire, en el que el barco permanece junto al embarcadero en un día de niebla.

La acuarela permite crear este tipo de atmósferas con diferentes capas de pintura y distintos niveles de opacidad. También otras técnicas de pintura lo permiten pero creo que con la acuarela se alcanza transmitir algo muy especial.

Acuarela de Santillana del Mar.

Acuarela de Santillana del Mar.

Por otro lado he pintado la fachada de la Colegiata de Santillana del Mar en la que se aprecia la bonita portada principal. Una construcción de estilo Románico que permanece intacta a lo largo de los siglos.

Lo cierto es que todo en Santillana respira cierto aire de magia y el lugar en el que se ubica este edificio también.

En esta ocasión he utilizado un papel de grano grueso como se puede apreciar sobre todo en el cielo dejando ver su textura y gramaje.

Como decía al principio, Cantabria ofrece gran variedad de paisajes tanto de costa como de interior y al ser una comunidad relativamente pequeña y bien comunicada se recorre muy bien llegando rápido a cualquier punto siendo algo muy positivo si queremos realizar diferentes cuadros con ambiente distinto en un mismo día.

De norte a sur | Cuadros al oleo de Cantabria y Andalucía

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hoy presento dos paisajes muy distintos y realizados al óleo recientemente.

Se trata de un cuadro al óleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda y una marina de Cantabria donde se puede apreciar diferente luz.

De norte a sur con una luz muy diferente son estos dos cuadros que he pintado recientemente al oleo y en el mismo tamaño de 55×38 cms.

Se trata de dos paisajes en los que el mar es un elemento en común pero que se representa de muy diferente modo como se puede apreciar en las imágenes que ilustran este comentario.

 

España es como un pequeño continente debido a la riqueza de su diversidad en todo tipo de aspectos y también en el paisaje. Por eso es muy diferente el mar y el clima del norte y del sur. Cambia todo y ahí reside su riqueza.

Me anime a pintar estas dos escenas de mar con un concepto muy diferente.

En el primero empezando por la izquierda, se trata de una marina de la playa del Sable en Tagle (Suances) Cantabria. A diferencia del siguiente este tiene una línea de horizonte muy alto dejando gran espacio del cuadro para el mar y los brillos que se reflejan debido a la luz del Sol que se refleja sobre este y que permanece escondido detrás de las nubes.

Se trata de un cuadro que evoca toda la magia del Mar Cantábrico, un lugar muy especial lleno de encanto y que he visitado en varias ocasiones lo que me ha llevado a pintar esta obra.

A continuación y también en paralelo a los lugares que he visitado he pintado el cuadro que adjunto sobre una escena de mar también pero con otro concepto.

Se trata de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz. Un cuadro al óleo en el que el cielo acapara gran parte de la composición del cuadro. En la parte inferior un barco espera a recoger a sus viajeros para trasladarlos a la otra orilla de la desembocadura del río Guadalquivir. Este lugar se le conoce por el nombre de Bajo de Guía. Un lugar realmente bonito y con mucho encanto.

Inspirado por los cielos que el maestro Eugéne Boudín plasmó en su obra he recreado una escena muy conocida en este lugar tan bonito de la provincia de Cádiz que a pesar de haber muchas nubes en el cielo lo bonito de esta pintura es haber recreado al luz tan peculiar de esta parte de Andalucía.

 

 

 

Marinas en acuarela, el mar en dos cuadros.

Dos acuarelas que he pintado recientemente de temas de la Costa de Galicia.

Se trata de dos marinas en acuarela de la costa de La Coruña en concreto de la parte de la costa conocida como Costa da Morte.

Acuarela de una marina de la Costa da Morte

Acuarela de una marina de la Costa da Morte

Costa de naufragios, leyendas y grandes temporales. Siempre ha sido un pilar fundamental en mi pintura. Siempre me ha gustado pintar este mar que evocan multitud de emociones al verlo incontrolable.

En la última semana he pintado estas dos acuarelas de una medida suficiente como para poder realizar unas pinceladas llenas de color y que me permitiera mezclar dichos colores y realizar pinceladas sin ataduras y poder plasmar el instante que contemplé. De modo que decidí utilizar una medida de 70×50 cms.

 

En la primera acuarela sobre estas líneas la orilla se traza oblicua de izquierda a derecha mientras que la línea del horizonte permanece recta. Esto propicia nuestra integración dentro del cuadro siendo protagonistas del mismo, como si paseáramos por esa playa contemplando el espectáculo que el mar ofrece en ese momento.

Marina en acuarela de Muxía, La Coruña

Marina en acuarela de Muxía, La Coruña

En la siguiente marina la composición de los elementos en el cuadro es distinta siendo el horizonte mas bajo y ocupando el cielo gran parte del cuadro.

Las rocas en la parte derecha son testigos inmóviles del paso del tiempo y sobre ellas el mar impacta con fuerza como se puede observar levantando una nube de espuma y agua.

Algunas gaviotas vuelan sobre este mar bravío y las olas de color verdoso dejan ver finas líneas de espuma que dibujan a su antojo la memoria milenaria avanzando hacia nosotros.

Las nubes de colores grises muchos más concentradas en la parte baja se mezclan con el horizonte azulado.

La intención primera era resaltar la fuerza incontrolable de los elementos y las historias que nos cuentan los mares cada vez que nos acercamos a ellos.

Información: Tel. 616 46 21 58
ruben@rubendeluis.com

Sitges, cuadro al oleo

Cuadro al oleo de Sitges

Cuadro al oleo de Sitges

Recientemente he terminado este cuadro al óleo que presento en este blog. Un tema sobre el que he estado trabajando hace unas semanas y que ya lo hice hace un tiempo en otro formato de menor tamaño.

Se trata de un paisaje panorámico de Sitges en la provincia de Barcelona. Un lugar muy conocido y que en esta ocasión he pintado al oleo en una vista desde el mar.

El Mar Mediterráneo de tonos azules que se mezclan en pequeños trazos horizontales creando una composición apaisada.

Azules ultramar, turquesas y verdes esmeraldas se mezclan para dar lugar a este cuadro de estilo impresionista con na pincelada muy característica en mi pintura.

El color ocre del fondo también contrasta con los colores de mar. Todos los edificios de colores ocre contrastan junto con un cielo azul muy claro.

La iglesia en el centro centra nuestra atención y desde este punto se abre nuestra mirada al paisaje y al resto de elementos.

Como por ejemplo los barcos que están junto a la línea de edificios y que se mezclan con los colores de estos y otros con su blanco intenso resaltan en el mar azul.

Más información sobre este cuadro.

Dos acuarelas de dos lugares de Madrid

Recientemente he terminado dos acuarelas de dos lugares muy distintos de Madrid.

El Paseo de Recoletos y un rincón del parque del Retiro en dos cuadros de mismo tamaño y formato.


En ocasiones pinto cuadros en pareja como en esta ocasión que he pintados estas dos acuarelas de dos lugares del centro de Madrid. Me gusta pintar lugares muy representativos de Madrid y también como es el caso lugares menos transitados o al menos obtener una mirada menos conocida de la ciudad ya que Madrid posee lugares de gran belleza y de mucha tranquilidad en una ciudad así.

Cuadro del Paseo de Recoletos .

Por un lado empezando por la izquierda una acuarela del Paseo de Recoletos en Madrid. Las sombras a lo largo del paseo marcan el trayecto y por otro lado fue el atractivo que me llevó a pintar este cuadro.

Los árboles también marcan el recorrido de colores amarillos, verdes en distintas tonalidades y con pinceladas pequeñas que pueden inspirar Impresionismo tal y como es ya que mi pintura respira mucho de influencias de la pintura Impresionista.

Al fondo algunas figuras se acercan hacia nosotros caminando por este paseo tranquilo que a pesar de estar en unas de las arterias más transitadas de Madrid aún permanece como hace años.

Cuadro del Parque del Retiro, Madrid.

A la derecha un cuadro de similar composición pero de un tema algo más íntimo, menos abierto.

Se trata de un cuadro de un rincón del Parque del Retiro en Madrid. Un rincón como digo tranquilo y sosegado donde poder descansar un poco y lo bonito es que ese vergel de tranquilidad está en mitad del centro de la ciudad de Madrid.

Un gato se acerca al seto de la derecha del cuadro acechando algo. Un elemento que es curioso en la acuarela ya que no hay presencia de figuras humanas alrededor pero si el gato lo que hace ver la tranquilidad el factor de la no presencia de personas en el cuadro.

En esta ocasión es un cuadro de comienzos de otoño con algunas hojas de los árboles amarillas por el comienzo de la estación.

Como digo una pareja de cuadros que he pintado con el propósito de pintar la misma composición en ambos cuadros. Puede recordar también las composiciones realizadas por Gustave Caillebotte

 

Un amanecer y un atardecer al óleo

Dos cuadros al oleo realizados en dos momentos del día muy distintos, un atardecer y un amanecer.

Hay dos momentos en el día que siempre los colores, la luz y los contrastes cambian mucho en poco tiempo creando sombras y momentos muy especiales.

Estos dos momentos son el amanecer y el atardecer. En los cuadros que presento a continuación he pintado estos dos momentos del día en dos cuadros al oleo de dos paisajes de Santander en dos puntos diferentes.

El primero es un atardecer en el faro del Cabo Mayor en Santander y el segundo un amanecer en el Paseo de Pereda también en la misma ciudad.En ambos cuadros el Sol es protagonista de cada pintura y como cosa curiosa no ocupa gran parte de cada cuadro pero si que la luz que desprende protagoniza cada obra.

 

Cuadro al oleo de un atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

Atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

En el primer cuadro el Sol se aprecia como un pequeño punto luminoso en el horizonte y torna de colores naranjas, amarillos que se mezclan con los azules y violetas a medida que movemos nuestra mirada hacia la parte superior del cuadro.

 

Cuadro al oleo de un amanecer en el Paseo de Pereda

Amanecer en el Paseo de Pereda

En el siguiente cuadro la luz cambia por completo al tratarse de un amanecer en el que el Sol sale desde el horizonte y aunque se sitúa a la misma altura prácticamente su luminosidad es diferente enfocando directamente todo mientras que en el anterior cuadro su luz cambiaba los colores.

Los tonos rosas y malvas son algo común en este cuadro donde las sombras se producen en la parte más inferior de la pintura.

Se aprecia la figura de alguna persona caminando a lo lejos del paseo. Y el famoso edificio del Real Club Nautico de Santander también se define al final del paseo sobre el agua.

Todo cambia con la luz y nuestra percepción de las cosas, de momentos vividos y lugares también.