De norte a sur | Cuadros al oleo de Cantabria y Andalucía

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hoy presento dos paisajes muy distintos y realizados al óleo recientemente.

Se trata de un cuadro al óleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda y una marina de Cantabria donde se puede apreciar diferente luz.

De norte a sur con una luz muy diferente son estos dos cuadros que he pintado recientemente al oleo y en el mismo tamaño de 55×38 cms.

Se trata de dos paisajes en los que el mar es un elemento en común pero que se representa de muy diferente modo como se puede apreciar en las imágenes que ilustran este comentario.

 

España es como un pequeño continente debido a la riqueza de su diversidad en todo tipo de aspectos y también en el paisaje. Por eso es muy diferente el mar y el clima del norte y del sur. Cambia todo y ahí reside su riqueza.

Me anime a pintar estas dos escenas de mar con un concepto muy diferente.

En el primero empezando por la izquierda, se trata de una marina de la playa del Sable en Tagle (Suances) Cantabria. A diferencia del siguiente este tiene una línea de horizonte muy alto dejando gran espacio del cuadro para el mar y los brillos que se reflejan debido a la luz del Sol que se refleja sobre este y que permanece escondido detrás de las nubes.

Se trata de un cuadro que evoca toda la magia del Mar Cantábrico, un lugar muy especial lleno de encanto y que he visitado en varias ocasiones lo que me ha llevado a pintar esta obra.

A continuación y también en paralelo a los lugares que he visitado he pintado el cuadro que adjunto sobre una escena de mar también pero con otro concepto.

Se trata de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz. Un cuadro al óleo en el que el cielo acapara gran parte de la composición del cuadro. En la parte inferior un barco espera a recoger a sus viajeros para trasladarlos a la otra orilla de la desembocadura del río Guadalquivir. Este lugar se le conoce por el nombre de Bajo de Guía. Un lugar realmente bonito y con mucho encanto.

Inspirado por los cielos que el maestro Eugéne Boudín plasmó en su obra he recreado una escena muy conocida en este lugar tan bonito de la provincia de Cádiz que a pesar de haber muchas nubes en el cielo lo bonito de esta pintura es haber recreado al luz tan peculiar de esta parte de Andalucía.

 

 

 

Anuncios

Dos cuadros al oleo de flores.

Recientemente he estado trabajando en dos cuadros al oleo de un motivo similar y de igual formato y tamaño que hoy presento una vez terminados.

Pintar flores siempre es atractivo y a la vez siempre es un reto. La razón principal es que las flores siempre tienen una posición determinada y una caída concreta. Ocurre lo mismo con la luz y el color dependiendo como incida la luz y las sombras que se creen alrededor.

De este modo es vital observar bien el motivo antes de pintarlo. La observación en pintura es algo fundamental en cualquier pintura aunque cuando se pintan flores quizás lo sea más ya que cada flor y cada rama crecen de un modo determinado ya también se iluminan por el Sol de u modo muy particular generando sombras a la vez en diferentes partes.

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

En la primera imagen se puede apreciar la pareja de cuadros en mi estudio. Los he querido fotografiar juntos.

Uno junto a otro para que se pudieran ver a la vez ya que tiene sentido al ser concebidos como una pareja de cuadros.

Aunque la luz artificial al alejarme para hacer la imagen conjunto ha tocado algo los colores más abajo se pueden ver los cuadros con su luz y color real fotografiados individualmente.

 

Ambos cuadros tienen una pincelada de estilo muy impresionista al igual que la composición general de las obras. No he querido pintar el cielo sino centrar la atención en las flores por lo que toda la vegetación ocupa toda la superficie de los cuadros.

Por otro lado la vegetación y otras plantas que rodean a las flores hacen que destaquen más y contrasten con diferentes valores de color y contraste.

Dos cuadros de Jávea a diferente hora del día

Hace unos años pintaba un cuadro de Jávea del Cabo de San Antonio al atardecer.

Se trataba de una vista de este magnífico lugar con sol de tarde iluminando parcialmente la cumbre del lugar.

Hoy he vuelto a pintar Jávea pero esta vez una vista del Cabo de San Martín, justo al otro lado de Jávea. Esta vez el cuadro lo he pintado por encargo y con luz de mañana.

Se puede apreciar como cambia toda la luz y como las rocas por ejemplo en ambos cuadros tienen un color muy diferente.

De los tonos más suaves y menos contrastados del cuadro de la izquierda en el que los últimos rayos de sol iluminan la parte alta de la zona montañosa a los colores claros y llamativos del cuadro de la derecha en el que también las sombras aparecen mucho más pronunciadas tanto en la franja de tierra del horizonte del Cabo de San Martín como en las rocas que se aprecian en primer termino.

El color del mar más suave y de tonos azules y con algún verde del cuadro de atardecer frente a los azules ultramar, turquesa y verdes esmeralda del cuadro con luz de mañana.

Y es que el paisaje y lo que nos proporciona y evoca en cada momento del día cambia mucho según lo veamos con un tipo de luz u otro.

Porque si hablamos del aspecto de composición de ambos cuadros, en los dos la línea del horizonte está alta dejando gran parte del cuadro dedicado al mar y a las rocas y centrando nuestra mirada hacia abajo.

Por último el cielo es otro de los elementos que se diferencia en ambas pinturas siendo de tonos rosáceos y violetas mezclados con algún azul claro en el cuadro del atardecer y con colores azules claros en el cuadro con luz de mañana.

 

Cuadro al oleo de un paisaje del Canal de Castilla

Tras un periodo dedicado a realizar pintura impresionista he vuelto al camino para realizar una pintura que se acerca al pre-Impresionismo o la pintura de la Escuela de Barbizón.

 

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Siempre he creído que pintar en realidad lo sabe hacer todo el mundo y con el tiempo y trabajo la técnica se aprende y se acaba pintando o representando la realidad. Ahora bien, pintar no es sólo eso y la parte más difícil de la pintura en mi opinión es crear una obra consistente y mantener el rumbo firme creando un tipo de pintura por el que nos reconozcan y sepan que ese cuadro que se está viendo en ese momento tiene el inequívoco estilo nuestro.

Esto es lo realmente difícil. Con el cuadro que presento a continuación se puede decir que me ha devuelto al camino de nuevo del que había salido.

Tenía un amigo que solía comentarme que no hay que hacer excursiones innecesarias por senderos que no conducen a ninguna parte y hay que mantenerse firme en lo que deseamos hacer y olvidarse de influencias u otros motivos que nos hacen abandonar nuestro camino. Eso está bien pero a veces forma parte del proceso de aprendizaje del propio artista.

Como comentaba antes tras unos años tendiendo en mi pintura a una técnica impresionista he vuelto a ese medio camino entre la pintura del Impresionismo y el Romanticismo tardío, lo que hicieron los artistas de la Escuela de Barbizón.

Mis hijos bajo el gran árbol

Mis hijos bajo el gran árbol

Hace muchos años en mis primeras exposiciones y cuadros ya se podía vislumbrar lo que hoy he terminado haciendo. Hay comentarios de personas que sin saber porqué se te quedan grabados y recuerdo un día que una persona en una exposición de pintura me dijo que mi pintura el recordaba a algunos cuadros de artistas de la escuela de Barbizón, algo curioso que sin saber con el paso del tiempo volvería al mismo lugar del que salí.

A veces la meta o lo que buscamos está junto a nosotros, tan cerca que no podemos verlo y nos perdemos por desiertos buscando algo que con el tiempo hallaremos en nuestro hogar.

Dos cuadros al oleo de la Costa Brava.

Dos cuadros al oleo de dos marinas de la Costa Brava.

Al terminar los dos cuadros pensé que sería bueno observar las dos pinturas a la vez lo que me llevó a realizar un comentario sobre estas dos obras.

No hace mucho he realizado un par de cuadros que tienen como motivo principal dos calas de la Costa Brava.

Aunque en ambos cuadros la composición es similar hay diferencias de color y de tamaño en cada cuadro aunque mirándolos a la vez pensé que tenía mucho sentido el mirarlos a la vez debido a la estructura de cada cuadro con un punto de vista y una perspectiva similar observando la escena de arriba a abajo.

El mar y su color, la tranquilidad que ofrece en la escena a pesar de verse algo de oleaje en el cuadro más pequeño se hace patente en estas escenas en las que el color esmeralda y turquesa predominan. Las rocas en ambos cuadros con sus tonos ocres ofrecen también mucha luminosidad a las pinturas y en el caso del cuadro de Calella de Palafrugell la vegetación también aporta mucho colorido. En el cuadro de la cala de Aigua Xelida en Tamariú son los colores ocre y tierra que predominan junto a azul intenso del mar.

Cuando pinto cualquier tipo de paisaje siempre quiero recoger la luz y la atmósfera de cada lugar, recogerlo y plasmarlo sobre el lienzo y esta era la misión de estos dos cuadros, recoger un trocito de esos lugares en el Mediterráneo aportando mi visión sobre el lugar en cada pintura.

 

El mismo cuadro en oleo y acuarela.

Dos versiones del mismo tema utilizando una técnica diferente para cada cuadro.

Desde hace tiempo pinto este tema tan bonito y que trae a mi memoria tantos buenos recuerdos. Se trata de una vista de la ciudad de Santander desde Somo que hoy comento aquí y que recientemente he pintado en las dos técnicas que trabajo, acuarela y óleo.

A menudo me muevo por recuerdos, sensaciones, evocaciones del pasado, de lo vivido y esto hace la elección de un tema en mis cuadros. A veces un buen momento vivido resulta determinante para la elección de un motivo en un cuadro y a veces un mal momento por que no pero no es el caso y hoy muestro aquí dos cuadros de un tema similar desde la misma localización pero utilizando una técnica muy distinta lo que hace que el cuadro cambie mucho en cada caso.

La composición en ambos cuadros es muy parecida, los elementos en cada caso son prácticamente los mismos pero el tratamiento es algo distinto aunque cada vez se acercan más las dos técnicas, es decir, recuerdo que hace un tiempo las acuarelas y los oleos que realizaba distaban mucho unos de otros pareciendo estar pintados por diferentes personas.

Sin embargo ahora veo como la distancia se acorta y la similitud en el trazo y el resultado final se hace más evidente lo cual me gusta ya que creo que el objetivo es realizar una obra que sea consistente en tema y técnica y esto en apariencia sencillo no lo es.

En ambos cuadros he de indicar la importancia del cielo ya que adquiere gran protagonismo en ambas obras y está muy trabajado tanto en las nubes como en los colores del cielo.

Siempre es bueno poder combinar las dos técnicas y tener dos puntos de vista diferentes.

Cuadros de marinas de amaneceres y atardeceres.

Presento hoy dos cuadros que he realizado en dos periodos muy diferentes de mi vida. Los dos cuadros son dos marinas del Mar Mediterráneo pero la diferencia es la luz ya que son dos momentos del día muy distintos y extremos y aunque tengan alguna similitud entre sí son opuestos en el tiempo. El primer cuadro es un cuadro de una marina en el Mar Mediterráneo al amanecer y el segundo de un atardecer. Dos momentos del día para recordar.