Una marina del Mar Cantábrico pintada al oleo.

El mar siempre ha sido motivo en todas mis obras y en especial el Cantábrico.

Rubén de Luis
Información y encargos de cuadros a medida escribiendo a: ruben@rubendeluis.com
Tel – Whapp. 616 46 21 58

Cuadro al oleo de una marina del Mar Cantàbrico. 100x38 cms.
Rubén de Luis.
Marina al oleo del Mar Cantábrico

El Mar Cantábrico siempre ha ocupado un lugar importante en mi pintura. Su perfil variado y su carácter indomable siempre me ha llamado la atención.

Siempre ha sido a lo largo del tiempo motivo de inspiración para poetas y artistas y me ha gustado investigar y conocer esa personalidad a veces peligrosa a través de la pintura.

En esta ocasión he pintado una marina muy apaisada de una playa en algún punto de la costa que desde Guipúzcoa hasta La Coruña perfila en una orografía marcada por acantilados, playas amplias y pequeñas calas recogidas que son una auténtica maravilla para pintar.

El tono gris y los azules verdosos marcan el cuadro. En la mitad de la ola central que se envuelve y precipita hacia nosotros se crean un espacio azulado por el que incide la luz de un día gris.

Anuncios

Marina al oleo de unos niños en la orilla del mar

La luz del Mediterráneo en una marina de una escena de unos niños en la orilla del mar.

Un cuadro al oleo que he pintado recientemente con la idea de capturar la luz en un momento de un día de verano.

Niños en la orilla del mar, oleo sobre lienzo, 65x54 cms

Niños en la orilla del mar, oleo sobre lienzo, 65×54 cms

Siempre me ha gustado retener y capturar ideas a través de dibujos, estudios rápidos, fotos y todo el material necesario para realizar un cuadro posteriormente.

En esta ocasión presento este cuadro al oleo de unos niños en la playa jugando.

La escena tuvo lugar hace un año más o menos, en verano, mientras pasaba la mañana en una playa de Denia, unos niños jugaban en la orilla del mar.

Se arrastraban por el suelo, saltaban, corrían y los recuerdos de mi infancia vinieron de repente a mi mente.

En la memoria de cada uno de nosotros , de nuestra generación existen en mayor o menor medida este tipo de escenas donde nosotros mismos éramos protagonistas. Por ello siempre en mi pintura han estado presentes estos motivos.

marina-oleo-ninos-mar2

Detalle ampliado del cuadro

En el cuadro una pareja de niños juega en la orilla del mar.

Un motivo simple pero que siempre ha sido objeto de muchas obras a lo largo de la Historia del Arte por numerosos artistas desde Sorolla, Fortuny y gran cantidad de artistas contemporáneos españoles hasta artistas como Edward Henry Potthast en Estados Unidos y sus famosos cuadros de escenas de playa.

Me interesaba sobre todo trabajar los brillos, los reflejos de la luz sobre el mar y en las figuras así como en la tierra húmeda de la orilla.

Un cuadro al oleo con un formato de 65×54 cms en el que muestro también el color del mar.

Más verde amarillo y pardo con tonos violetas y algún azul claro por el reflejo del cielo en la parte más inmediata a nosotros. Mas al fondo se ven unos colores más azules de tonos intensos ultramar.

Azules claros también en el cielo con un par de velas diminutas en el fondo.

Dos cuadros al oleo de marinas del Mediterráneo

El Mar Mediterráneo en dos obras en las que he estado trabajado con dos momentos del día y dos lugares muy diferentes.

Estos dos cuadros al oleo son dos visiones muy distintas de la costa de Alicante y Valencia y por otro lado una marina de Almería.

 

Marina al oleo del Mar Mediterráneo

Marina al oleo del Mar Mediterráneo

El primer cuadro es una marina sin ningún elemento en el cuadro más que el mar.

El Mar Mediterráneo que en muchos de nosotros permanece en la memoria de nuestra infancia en los días de verano que pasábamos junto a nuestras familias recogiendo multitud de recuerdos de entonces. Se trata de un momento muy particular que siempre me ha gustado capturar.

Dicho momento es hacia las doce del mediodía en verano. A esta hora el sol está a una altura concreta en esta estación del año e ilumina el mar y las olas que genera el mismo de un modo muy particular.

Crea brillos en el agua haciendo parecer un mar de plata y dejando ver tonos verdes, y marrones de una intensidad poco frecuente en otros mares.

Con una composición panorámica y alargada he pintado este cuadro donde el mar ocupa gran parte de la superficie de la obra dejando menos espacio para el cielo ya que la intención que tenía era la de mostrar en la parte central los reflejos y brillos de la luz.

Los juegos que la luz hace sobre el agua y luego extendiéndose más adelante hacia el horizonte en diferentes tonos de verde y azul mezclados con grises y marrones.

El color gris es muy importante en las marinas aunque parezca extraño pero ese matiz de color es esencial en el color del mar que se mezcla con los verdes sobre todo en la zona más próxima del cuadro.

Para contrastar un cielo azul con algo de violeta y magenta en el que se puede intuir quizás la proximidad de una tormenta.

Marina al oleo del Cabo de Gata

Marina al oleo del Cabo de Gata

Siempre he dicho que cada mar tiene su propia personalidad, su temperamento y carácter, el color definido y movimiento muy peculiar depende de la zona en la que nos encontremos. Pero también dentro del propio mar según su ubicación podemos ver que también cambia.

Este es el caso de esta segunda marina que he pintado del Mar Mediterráneo de la costa de Almería hacia el Cabo de Gata.

Aquí el color del mar es diferente, el momento del día también y la zona de acantilado y rocas que he pintado conocida como el Arrecife de las Sirenas con esas rocas con formas alargadas ofrece un paisaje fuera de lo habitual.

Pinceladas horizontales para el mar y verticales para el cielo componen este cuadro con tonalidades ocre y marrones en la zona más próxima de rocas con un estilo en general que lo acerca al Impresionismo como es habitual en mi pintura aunque con una composición en el dibujo fragmentada dando importancia a la línea y el dibujo general de cada obra.

De norte a sur | Cuadros al oleo de Cantabria y Andalucía

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hoy presento dos paisajes muy distintos y realizados al óleo recientemente.

Se trata de un cuadro al óleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda y una marina de Cantabria donde se puede apreciar diferente luz.

De norte a sur con una luz muy diferente son estos dos cuadros que he pintado recientemente al oleo y en el mismo tamaño de 55×38 cms.

Se trata de dos paisajes en los que el mar es un elemento en común pero que se representa de muy diferente modo como se puede apreciar en las imágenes que ilustran este comentario.

 

España es como un pequeño continente debido a la riqueza de su diversidad en todo tipo de aspectos y también en el paisaje. Por eso es muy diferente el mar y el clima del norte y del sur. Cambia todo y ahí reside su riqueza.

Me anime a pintar estas dos escenas de mar con un concepto muy diferente.

En el primero empezando por la izquierda, se trata de una marina de la playa del Sable en Tagle (Suances) Cantabria. A diferencia del siguiente este tiene una línea de horizonte muy alto dejando gran espacio del cuadro para el mar y los brillos que se reflejan debido a la luz del Sol que se refleja sobre este y que permanece escondido detrás de las nubes.

Se trata de un cuadro que evoca toda la magia del Mar Cantábrico, un lugar muy especial lleno de encanto y que he visitado en varias ocasiones lo que me ha llevado a pintar esta obra.

A continuación y también en paralelo a los lugares que he visitado he pintado el cuadro que adjunto sobre una escena de mar también pero con otro concepto.

Se trata de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz. Un cuadro al óleo en el que el cielo acapara gran parte de la composición del cuadro. En la parte inferior un barco espera a recoger a sus viajeros para trasladarlos a la otra orilla de la desembocadura del río Guadalquivir. Este lugar se le conoce por el nombre de Bajo de Guía. Un lugar realmente bonito y con mucho encanto.

Inspirado por los cielos que el maestro Eugéne Boudín plasmó en su obra he recreado una escena muy conocida en este lugar tan bonito de la provincia de Cádiz que a pesar de haber muchas nubes en el cielo lo bonito de esta pintura es haber recreado al luz tan peculiar de esta parte de Andalucía.

 

 

 

Serie de cuadros de las Islas Baleares

Cuadros al oleo de las Islas Baleares

Hoy es día de realizar una recopilación de todos los cuadros que llevo pintados de Mallorca.
Las Islas Baleares siempre han sido objeto de motivo principal en mi pintura debido a la gran cantidad de buenos motivos que salen al paso cuando he recorrido cada isla ya que poseen un rico patrimonio en todos los sentidos.

Hace años decidí crear una serie de cuadros que tuviera como motivo principal los paisajes y lugares de todas las islas y hoy años después he pensado que sería bueno exponerlas aquí.

He pintado muchos más cuadros de los que aparecen aquí pero he realizado una selección con algunos de los cuadros más representativos. Muchos de ellos son cuadros realizados por encargo y no dispongo de ellos pero en la página de mi sitio web dedicada a cuadros de las Islas Baleares se pueden ver todos los realizados hasta la fecha, incluidos los estudios preparatorios para obra de mayor formato.

Todos los cuadros poseen una pincelada impresionista característica en mi pintura con pinceladas pequeñas y yuxtapuestas en distintas direcciones que forman cada cuadro.

Un amanecer y un atardecer al óleo

Dos cuadros al oleo realizados en dos momentos del día muy distintos, un atardecer y un amanecer.

Hay dos momentos en el día que siempre los colores, la luz y los contrastes cambian mucho en poco tiempo creando sombras y momentos muy especiales.

Estos dos momentos son el amanecer y el atardecer. En los cuadros que presento a continuación he pintado estos dos momentos del día en dos cuadros al oleo de dos paisajes de Santander en dos puntos diferentes.

El primero es un atardecer en el faro del Cabo Mayor en Santander y el segundo un amanecer en el Paseo de Pereda también en la misma ciudad.En ambos cuadros el Sol es protagonista de cada pintura y como cosa curiosa no ocupa gran parte de cada cuadro pero si que la luz que desprende protagoniza cada obra.

 

Cuadro al oleo de un atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

Atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

En el primer cuadro el Sol se aprecia como un pequeño punto luminoso en el horizonte y torna de colores naranjas, amarillos que se mezclan con los azules y violetas a medida que movemos nuestra mirada hacia la parte superior del cuadro.

 

Cuadro al oleo de un amanecer en el Paseo de Pereda

Amanecer en el Paseo de Pereda

En el siguiente cuadro la luz cambia por completo al tratarse de un amanecer en el que el Sol sale desde el horizonte y aunque se sitúa a la misma altura prácticamente su luminosidad es diferente enfocando directamente todo mientras que en el anterior cuadro su luz cambiaba los colores.

Los tonos rosas y malvas son algo común en este cuadro donde las sombras se producen en la parte más inferior de la pintura.

Se aprecia la figura de alguna persona caminando a lo lejos del paseo. Y el famoso edificio del Real Club Nautico de Santander también se define al final del paseo sobre el agua.

Todo cambia con la luz y nuestra percepción de las cosas, de momentos vividos y lugares también.

Cuadro al oleo de un recuerdo del verano pasado

Cuadro al oleo de unos niños jugando en la playa

Cuadro al oleo de unos niños jugando en la playa

Recientemente he pintado este cuadro al oleo sobre panel ancho de un recuerdo del pasado verano.
A menudo solemos llevar en nuestras vidas multitud de recuerdos o vivencias y para mi como artista y observador constante de lo que ocurre alrededor no es menos.

El cuadro al oleo que presento se trata de una escena que muchos hemos presenciado frecuentemente en cualquier playa un día cualquiera de verano. En este caso se trata de una playa del Mediterráneo en el que unos niños juegan en la orilla del mar.

Recuerdo que el niño que he pintado a la derecha era extranjero y desconocía nuestra lengua pero esto no era impedimento para entenderse con el niño de la izquierda que si lo era y parecía llevar la iniciativa de la conversación mientras el otro escuchaba tranquilo y atento a la vez que jugaban con las olas que iban y venían.

Este aspecto es interesante, la voluntad por entenderse más allá de los prejuicios que pueda ocasionar el ser cada uno de un país o los complejos que se adquieren durante la madurez.

Pero sobre todo, lo que más me gustó era la escena que estaba siendo testigo, la luz de mediodía del Mediterráneo proyectándose en ese momento. En ese instante vi que allí había un cuadro escondido y debía tomar fotografías para capturar el instante ya que en ese momento no llevaba nada para poder tomar unos apuntes.

De manera que hice varias fotografías para más adelante realizar una composición y trabajar sobre ello. Este es el resultado final. La escena tiene movimiento y espontaneidad.

Creo que cada vez más en la belleza que contienen los momentos sencillos.