De norte a sur | Cuadros al oleo de Cantabria y Andalucía

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Cuadro al oleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hoy presento dos paisajes muy distintos y realizados al óleo recientemente.

Se trata de un cuadro al óleo de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda y una marina de Cantabria donde se puede apreciar diferente luz.

De norte a sur con una luz muy diferente son estos dos cuadros que he pintado recientemente al oleo y en el mismo tamaño de 55×38 cms.

Se trata de dos paisajes en los que el mar es un elemento en común pero que se representa de muy diferente modo como se puede apreciar en las imágenes que ilustran este comentario.

 

España es como un pequeño continente debido a la riqueza de su diversidad en todo tipo de aspectos y también en el paisaje. Por eso es muy diferente el mar y el clima del norte y del sur. Cambia todo y ahí reside su riqueza.

Me anime a pintar estas dos escenas de mar con un concepto muy diferente.

En el primero empezando por la izquierda, se trata de una marina de la playa del Sable en Tagle (Suances) Cantabria. A diferencia del siguiente este tiene una línea de horizonte muy alto dejando gran espacio del cuadro para el mar y los brillos que se reflejan debido a la luz del Sol que se refleja sobre este y que permanece escondido detrás de las nubes.

Se trata de un cuadro que evoca toda la magia del Mar Cantábrico, un lugar muy especial lleno de encanto y que he visitado en varias ocasiones lo que me ha llevado a pintar esta obra.

A continuación y también en paralelo a los lugares que he visitado he pintado el cuadro que adjunto sobre una escena de mar también pero con otro concepto.

Se trata de un paisaje de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz. Un cuadro al óleo en el que el cielo acapara gran parte de la composición del cuadro. En la parte inferior un barco espera a recoger a sus viajeros para trasladarlos a la otra orilla de la desembocadura del río Guadalquivir. Este lugar se le conoce por el nombre de Bajo de Guía. Un lugar realmente bonito y con mucho encanto.

Inspirado por los cielos que el maestro Eugéne Boudín plasmó en su obra he recreado una escena muy conocida en este lugar tan bonito de la provincia de Cádiz que a pesar de haber muchas nubes en el cielo lo bonito de esta pintura es haber recreado al luz tan peculiar de esta parte de Andalucía.

 

 

 

Anuncios

Serie de cuadros de las Islas Baleares

Hoy es día de realizar una recopilación de todos los cuadros que llevo pintados de Mallorca.
Las Islas Baleares siempre han sido objeto de motivo principal en mi pintura debido a la gran cantidad de buenos motivos que salen al paso cuando he recorrido cada isla ya que poseen un rico patrimonio en todos los sentidos.

Hace años decidí crear una serie de cuadros que tuviera como motivo principal los paisajes y lugares de todas las islas y hoy años después he pensado que sería bueno exponerlas aquí.

He pintado muchos más cuadros de los que aparecen aquí pero he realizado una selección con algunos de los cuadros más representativos. Muchos de ellos son cuadros realizados por encargo y no dispongo de ellos pero en la página de mi sitio web dedicada a cuadros de las Islas Baleares se pueden ver todos los realizados hasta la fecha, incluidos los estudios preparatorios para obra de mayor formato.

Todos los cuadros poseen una pincelada impresionista característica en mi pintura con pinceladas pequeñas y yuxtapuestas en distintas direcciones que forman cada cuadro.

Un amanecer y un atardecer al óleo

Dos cuadros al oleo realizados en dos momentos del día muy distintos, un atardecer y un amanecer.

Hay dos momentos en el día que siempre los colores, la luz y los contrastes cambian mucho en poco tiempo creando sombras y momentos muy especiales.

Estos dos momentos son el amanecer y el atardecer. En los cuadros que presento a continuación he pintado estos dos momentos del día en dos cuadros al oleo de dos paisajes de Santander en dos puntos diferentes.

El primero es un atardecer en el faro del Cabo Mayor en Santander y el segundo un amanecer en el Paseo de Pereda también en la misma ciudad.En ambos cuadros el Sol es protagonista de cada pintura y como cosa curiosa no ocupa gran parte de cada cuadro pero si que la luz que desprende protagoniza cada obra.

 

Cuadro al oleo de un atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

Atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

En el primer cuadro el Sol se aprecia como un pequeño punto luminoso en el horizonte y torna de colores naranjas, amarillos que se mezclan con los azules y violetas a medida que movemos nuestra mirada hacia la parte superior del cuadro.

 

Cuadro al oleo de un amanecer en el Paseo de Pereda

Amanecer en el Paseo de Pereda

En el siguiente cuadro la luz cambia por completo al tratarse de un amanecer en el que el Sol sale desde el horizonte y aunque se sitúa a la misma altura prácticamente su luminosidad es diferente enfocando directamente todo mientras que en el anterior cuadro su luz cambiaba los colores.

Los tonos rosas y malvas son algo común en este cuadro donde las sombras se producen en la parte más inferior de la pintura.

Se aprecia la figura de alguna persona caminando a lo lejos del paseo. Y el famoso edificio del Real Club Nautico de Santander también se define al final del paseo sobre el agua.

Todo cambia con la luz y nuestra percepción de las cosas, de momentos vividos y lugares también.

Cuadro al oleo de un recuerdo del verano pasado

Cuadro al oleo de unos niños jugando en la playa

Cuadro al oleo de unos niños jugando en la playa

Recientemente he pintado este cuadro al oleo sobre panel ancho de un recuerdo del pasado verano.
A menudo solemos llevar en nuestras vidas multitud de recuerdos o vivencias y para mi como artista y observador constante de lo que ocurre alrededor no es menos.

El cuadro al oleo que presento se trata de una escena que muchos hemos presenciado frecuentemente en cualquier playa un día cualquiera de verano. En este caso se trata de una playa del Mediterráneo en el que unos niños juegan en la orilla del mar.

Recuerdo que el niño que he pintado a la derecha era extranjero y desconocía nuestra lengua pero esto no era impedimento para entenderse con el niño de la izquierda que si lo era y parecía llevar la iniciativa de la conversación mientras el otro escuchaba tranquilo y atento a la vez que jugaban con las olas que iban y venían.

Este aspecto es interesante, la voluntad por entenderse más allá de los prejuicios que pueda ocasionar el ser cada uno de un país o los complejos que se adquieren durante la madurez.

Pero sobre todo, lo que más me gustó era la escena que estaba siendo testigo, la luz de mediodía del Mediterráneo proyectándose en ese momento. En ese instante vi que allí había un cuadro escondido y debía tomar fotografías para capturar el instante ya que en ese momento no llevaba nada para poder tomar unos apuntes.

De manera que hice varias fotografías para más adelante realizar una composición y trabajar sobre ello. Este es el resultado final. La escena tiene movimiento y espontaneidad.

Creo que cada vez más en la belleza que contienen los momentos sencillos.

Dos cuadros al oleo de la Costa Brava.

Dos cuadros al oleo de dos marinas de la Costa Brava.

Al terminar los dos cuadros pensé que sería bueno observar las dos pinturas a la vez lo que me llevó a realizar un comentario sobre estas dos obras.

No hace mucho he realizado un par de cuadros que tienen como motivo principal dos calas de la Costa Brava.

Aunque en ambos cuadros la composición es similar hay diferencias de color y de tamaño en cada cuadro aunque mirándolos a la vez pensé que tenía mucho sentido el mirarlos a la vez debido a la estructura de cada cuadro con un punto de vista y una perspectiva similar observando la escena de arriba a abajo.

El mar y su color, la tranquilidad que ofrece en la escena a pesar de verse algo de oleaje en el cuadro más pequeño se hace patente en estas escenas en las que el color esmeralda y turquesa predominan. Las rocas en ambos cuadros con sus tonos ocres ofrecen también mucha luminosidad a las pinturas y en el caso del cuadro de Calella de Palafrugell la vegetación también aporta mucho colorido. En el cuadro de la cala de Aigua Xelida en Tamariú son los colores ocre y tierra que predominan junto a azul intenso del mar.

Cuando pinto cualquier tipo de paisaje siempre quiero recoger la luz y la atmósfera de cada lugar, recogerlo y plasmarlo sobre el lienzo y esta era la misión de estos dos cuadros, recoger un trocito de esos lugares en el Mediterráneo aportando mi visión sobre el lugar en cada pintura.

 

Pintando dos cuadros en serie del mismo motivo

Hoy voy a comentar un par de cuadros que he realizado recientemente por encargo. Ambos son del mismo tema pero existen variaciones de colores y tonos y algo de composición aunque no son demasiado grandes. Sin embargo quería compartirlo y comentarlos y sobre todo verlos a la vez de modo que los he situado de este modo en esta página para que se puedan apreciar las diferencias.

No obstante también es bueno verlos por separado de modo que pulsando sobre cada uno de ellos se amplía la imagen para que no nos distraiga de la otra y así poder concentrarnos en cada uno de los cuadros.

El paisaje que he pintado es una escena del bonito pueblo de la provincia de Gerona que se llama Tamariú. Un lugar frecuentado por muchos veraneantes y que captura mucho la esencia del Mediterráneo.

He querido realizar como viene siendo frecuente en mi pintura un cuadro de técnica impresionista en donde el color tiene una importancia vital y el modo de colocar el color capturando una impresión primera del paisaje. Obteniendo la luminosidad propia de la zona que es lo que nos hace viajar a través de la pintura hasta ese lugar.

El color situado pensando mucho para que tenga esas transparencias en el mar y esos matices de color de los diferentes tonos de verde y azul que hay en el lugar. La pincelada se combina vertical en el cielo y horizontal en las zonas de mar y tierra mezclándose entre si.

En el cuadro de la izquierda se aprecia unos tonos más oscuros y todo el color del cuadro está más contrastado a diferencia del cuadro de la derecha con colores más claros. Se puede utilizar como referencia el pino de la parte izquierda o el cielo. Es interesante ver el resultado a la vez, dos miradas del mismo lugar con matices en ambos cuadros.

 

Dos cuadros al oleo de marinas en contraluz

Cuadro al oleo de un atardecer en Liencres, Cantabria

Cuadro al oleo de un atardecer en Liencres, Cantabria

La importancia de la luz y sobre todo de los momentos de luz en mi pintura es esencial y por eso voy a comentar dos cuadros al oleo de reciente creación que dan el sentido apropiado de esos momentos vividos y representados en estos dos cuadros de pequeño formato.

El primer oleo es un momento maravilloso vivido en la playa de Liencres. Esta playa que tiene por nombre “Playa de Valdearenas” es una de las playas más bonitas de Cantabria aunque en este momento no quería pintar su gran longitud sino un breve instante recogido en una puesta de sol maravillosa de las muchas que se pueden ver aquí. Las siluetas de las personas paseando y las rocas de la orilla contrastan con un cielo de un azul pálido con ciertos matices de verde y un sol que nos ciega y se refleja en el mar. Un momento complicado para plasmarlo en un lienzo pero la idea ser tratar de recoger la esencia de este momento en un cuadro de pequeño formato al igual que el siguiente cuadro que ahora comentaré porque quizás en estos pequeños cuadros se recoge con más fidelidad ese momento que tantas cosas nos transmite.

Cuadro al oleo de un atardecer en Suances, Cantabria

Cuadro al oleo de un atardecer en Suances, Cantabria

En el segundo cuadro otro tema de mar de iguales proporciones pero con un concepto algo distinto. En este caso no viene del cielo el elemento que nos deslumbra sino del mar aunque evidentemente la luz se cuela por un hueco entre las nubes reflejándose en el mar y creando un mar de plata y un momento único. Esto era lo que quería pintar desde lo alto del mirador de la playa de los Locos en Suances, Cantabria con sus acantilados formando pequeñas luces y sombras ante un mar Cantábrico con una fuerza de una belleza increíble, un mar que no es como otro mar ya que atesora una poesía que te atrapa desde el primer momento que lo ves azotando la costa.

Para mi la luz tiene gran importancia en cada cuadro y ya sea con más contraste o con menos siempre aporta algo fundamental a los cuadros así como estados de ánimo ya que con el paisaje se pueden decir muchas cosas.