Dos cuadros al oleo de paisajes de Castilla y León

El paisaje castellano como protagonista en esta pareja de cuadros al oleo recién terminados.

 

Paisaje de Castilla

Paisaje de Castilla

El paisaje de Castilla, árido y desamueblado, carente de muchas cosas que adornen el mismo y con poblaciones distantes unas de otras con mucho espacio para el paisaje siempre es algo que me ha interesado pintar.

El color de la tierra en una gama muy amplia de colores ocre y marrones tierra, colores pardos que cambian con las estaciones como los dos cuadros que presento aquí hoy.

En primer lugar y sobre estas líneas un paisaje que podría estar situado en muchos lugares y que no he querido aportar una ubicación exacta ya que no es necesario ya que sólo con ver los cielos altos y el horizonte lejano podemos intuir que se trata del tipo de paisaje que comentaba al principio.

Un par de en pequeñas encinas o carrascas como se las conoce en algunos lugares controlan la composición general del cuadro equilibrando toda la pintura.

En un serpentear de pequeños valles y vaguadas se alzan las pequeñas y no muy altas colinas por aquí conocidas con el nombre de tesos. Entre esta vegetación dura y resistente a este clima algo extremo la tierra de tonos ocres, blanquecinos algo calcárea aporta contraste a los tonos rojos, arcillosos o con algo de hierro en su composición de este paisaje.

El cielo también es gran protagonista en este cuadro ya que el paisaje de Castilla y el cielo van unidos sin duda.

Cuando nos asomamos a este paisaje y contemplamos el horizonte infinito es inevitable mirar hacia arriba, hacia ese cielo alto tan característico.

 

 

Paisaje de Torrevicente, Soria

Paisaje de Torrevicente, Soria

En el siguiente cuadro un paisaje muy distinto. En este caso el papel protagonista de la composición de esta pintura es de un pequeño pueblo de la provincia de Soria que linda con la de Guadalajara. En esta zona entre estas dos provincias se encuentran bonitos paisajes.

Es un cuadro al oleo que he pintado por encargo recientemente y del que he utilizado una imagen que recibí para llevar a cabo dicho encargo.

Como curiosidad comentar que en este lugar en el que los chopos en otoño trazan una curva a lo largo de la hoz describiendo un camino de colores amarillos y ocres hoy sólo viven ya tres personas.

Este pueblo como tantos otros van desapareciendo poco a poco debido a que las personas han ido cambiando su lugar de origen por otro más cercano a las grandes ciudades donde les permita de algún modo cambiar de vida.

En cualquier caso queda el recuerdo de lo que fue en su día y por supuesto el paisaje que siempre es agradable pintar.

 

Anuncios

Sitges, cuadro al oleo

Cuadro al oleo de Sitges

Cuadro al oleo de Sitges

Recientemente he terminado este cuadro al óleo que presento en este blog. Un tema sobre el que he estado trabajando hace unas semanas y que ya lo hice hace un tiempo en otro formato de menor tamaño.

Se trata de un paisaje panorámico de Sitges en la provincia de Barcelona. Un lugar muy conocido y que en esta ocasión he pintado al oleo en una vista desde el mar.

El Mar Mediterráneo de tonos azules que se mezclan en pequeños trazos horizontales creando una composición apaisada.

Azules ultramar, turquesas y verdes esmeraldas se mezclan para dar lugar a este cuadro de estilo impresionista con na pincelada muy característica en mi pintura.

El color ocre del fondo también contrasta con los colores de mar. Todos los edificios de colores ocre contrastan junto con un cielo azul muy claro.

La iglesia en el centro centra nuestra atención y desde este punto se abre nuestra mirada al paisaje y al resto de elementos.

Como por ejemplo los barcos que están junto a la línea de edificios y que se mezclan con los colores de estos y otros con su blanco intenso resaltan en el mar azul.

Más información sobre este cuadro.

Serie de cuadros de las Islas Baleares

Hoy es día de realizar una recopilación de todos los cuadros que llevo pintados de Mallorca.
Las Islas Baleares siempre han sido objeto de motivo principal en mi pintura debido a la gran cantidad de buenos motivos que salen al paso cuando he recorrido cada isla ya que poseen un rico patrimonio en todos los sentidos.

Hace años decidí crear una serie de cuadros que tuviera como motivo principal los paisajes y lugares de todas las islas y hoy años después he pensado que sería bueno exponerlas aquí.

He pintado muchos más cuadros de los que aparecen aquí pero he realizado una selección con algunos de los cuadros más representativos. Muchos de ellos son cuadros realizados por encargo y no dispongo de ellos pero en la página de mi sitio web dedicada a cuadros de las Islas Baleares se pueden ver todos los realizados hasta la fecha, incluidos los estudios preparatorios para obra de mayor formato.

Todos los cuadros poseen una pincelada impresionista característica en mi pintura con pinceladas pequeñas y yuxtapuestas en distintas direcciones que forman cada cuadro.

Un amanecer y un atardecer al óleo

Dos cuadros al oleo realizados en dos momentos del día muy distintos, un atardecer y un amanecer.

Hay dos momentos en el día que siempre los colores, la luz y los contrastes cambian mucho en poco tiempo creando sombras y momentos muy especiales.

Estos dos momentos son el amanecer y el atardecer. En los cuadros que presento a continuación he pintado estos dos momentos del día en dos cuadros al oleo de dos paisajes de Santander en dos puntos diferentes.

El primero es un atardecer en el faro del Cabo Mayor en Santander y el segundo un amanecer en el Paseo de Pereda también en la misma ciudad.En ambos cuadros el Sol es protagonista de cada pintura y como cosa curiosa no ocupa gran parte de cada cuadro pero si que la luz que desprende protagoniza cada obra.

 

Cuadro al oleo de un atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

Atardecer en el faro del Cabo Mayor, Santander

En el primer cuadro el Sol se aprecia como un pequeño punto luminoso en el horizonte y torna de colores naranjas, amarillos que se mezclan con los azules y violetas a medida que movemos nuestra mirada hacia la parte superior del cuadro.

 

Cuadro al oleo de un amanecer en el Paseo de Pereda

Amanecer en el Paseo de Pereda

En el siguiente cuadro la luz cambia por completo al tratarse de un amanecer en el que el Sol sale desde el horizonte y aunque se sitúa a la misma altura prácticamente su luminosidad es diferente enfocando directamente todo mientras que en el anterior cuadro su luz cambiaba los colores.

Los tonos rosas y malvas son algo común en este cuadro donde las sombras se producen en la parte más inferior de la pintura.

Se aprecia la figura de alguna persona caminando a lo lejos del paseo. Y el famoso edificio del Real Club Nautico de Santander también se define al final del paseo sobre el agua.

Todo cambia con la luz y nuestra percepción de las cosas, de momentos vividos y lugares también.

Cuadro al oleo de un paisaje del Canal de Castilla

Tras un periodo dedicado a realizar pintura impresionista he vuelto al camino para realizar una pintura que se acerca al pre-Impresionismo o la pintura de la Escuela de Barbizón.

 

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Siempre he creído que pintar en realidad lo sabe hacer todo el mundo y con el tiempo y trabajo la técnica se aprende y se acaba pintando o representando la realidad. Ahora bien, pintar no es sólo eso y la parte más difícil de la pintura en mi opinión es crear una obra consistente y mantener el rumbo firme creando un tipo de pintura por el que nos reconozcan y sepan que ese cuadro que se está viendo en ese momento tiene el inequívoco estilo nuestro.

Esto es lo realmente difícil. Con el cuadro que presento a continuación se puede decir que me ha devuelto al camino de nuevo del que había salido.

Tenía un amigo que solía comentarme que no hay que hacer excursiones innecesarias por senderos que no conducen a ninguna parte y hay que mantenerse firme en lo que deseamos hacer y olvidarse de influencias u otros motivos que nos hacen abandonar nuestro camino. Eso está bien pero a veces forma parte del proceso de aprendizaje del propio artista.

Como comentaba antes tras unos años tendiendo en mi pintura a una técnica impresionista he vuelto a ese medio camino entre la pintura del Impresionismo y el Romanticismo tardío, lo que hicieron los artistas de la Escuela de Barbizón.

Mis hijos bajo el gran árbol

Mis hijos bajo el gran árbol

Hace muchos años en mis primeras exposiciones y cuadros ya se podía vislumbrar lo que hoy he terminado haciendo. Hay comentarios de personas que sin saber porqué se te quedan grabados y recuerdo un día que una persona en una exposición de pintura me dijo que mi pintura el recordaba a algunos cuadros de artistas de la escuela de Barbizón, algo curioso que sin saber con el paso del tiempo volvería al mismo lugar del que salí.

A veces la meta o lo que buscamos está junto a nosotros, tan cerca que no podemos verlo y nos perdemos por desiertos buscando algo que con el tiempo hallaremos en nuestro hogar.

El mismo cuadro en oleo y acuarela.

Dos versiones del mismo tema utilizando una técnica diferente para cada cuadro.

Desde hace tiempo pinto este tema tan bonito y que trae a mi memoria tantos buenos recuerdos. Se trata de una vista de la ciudad de Santander desde Somo que hoy comento aquí y que recientemente he pintado en las dos técnicas que trabajo, acuarela y óleo.

A menudo me muevo por recuerdos, sensaciones, evocaciones del pasado, de lo vivido y esto hace la elección de un tema en mis cuadros. A veces un buen momento vivido resulta determinante para la elección de un motivo en un cuadro y a veces un mal momento por que no pero no es el caso y hoy muestro aquí dos cuadros de un tema similar desde la misma localización pero utilizando una técnica muy distinta lo que hace que el cuadro cambie mucho en cada caso.

La composición en ambos cuadros es muy parecida, los elementos en cada caso son prácticamente los mismos pero el tratamiento es algo distinto aunque cada vez se acercan más las dos técnicas, es decir, recuerdo que hace un tiempo las acuarelas y los oleos que realizaba distaban mucho unos de otros pareciendo estar pintados por diferentes personas.

Sin embargo ahora veo como la distancia se acorta y la similitud en el trazo y el resultado final se hace más evidente lo cual me gusta ya que creo que el objetivo es realizar una obra que sea consistente en tema y técnica y esto en apariencia sencillo no lo es.

En ambos cuadros he de indicar la importancia del cielo ya que adquiere gran protagonismo en ambas obras y está muy trabajado tanto en las nubes como en los colores del cielo.

Siempre es bueno poder combinar las dos técnicas y tener dos puntos de vista diferentes.

Un cuadro al óleo de tres gatos

Tres gatos, cuadro al óleo.

Tres gatos, cuadro al óleo.

Lo primero que llama la atención de este cuadro al óleo  en el que aparecen tres gatos en diferentes poses pero en la misma composición y cada uno mirando hacia un lado es el gato central. De manera inevitable la mirada se nos va al gatos central y sobre todo a sus ojos ¿qué le ocurre a este animal? la respuesta es que es ciego y de ahí esos ojos turbios sin pupila y algo blanquecinos que con el tiempo al igual que a las personas se les vuelve así. Los otros dos gatos miran cada uno hacia un punto concreto mientras que el central mira con hacia arriba con la vista perdida como es lógico. El cuadro lo he pintado a través de un encargo que me han realizado y en el que para ello tuve que tomar como referencia las figuras de tres gatos de diferentes edades y tamaños y crear la composición que mejor me pareciera sobre el lienzo. La pincelada es fina con varias capas de pintura y de estilo bastante impresionista.