Serie de cuadros de la Islas Canarias

Recientemente he inaugurado en mi página una nueva serie de cuadros de las Islas Canarias.

Hacía tiempo que llevaba pensando en realizar esta serie y a raíz de un encargo de algunos cuadros de paisajes y marinas de Canarias he iniciado esta serie.

La serie no está completa y a decir verdad ninguna lo suele estar ya que están en continuo proceso de creación. Aquí muestro algunas de los cuadros que he realizado con motivos muy conocidos de las diferentes islas.

Desde el punto de vista técnico se puede decir que son de técnica Impresionista como la mayor parte de los cuadros que pinto realizados con una pincelada fina y yuxtapuesta y con varias capas de pintura.

Cuadro al oleo de un paisaje del Canal de Castilla

Tras un periodo dedicado a realizar pintura impresionista he vuelto al camino para realizar una pintura que se acerca al pre-Impresionismo o la pintura de la Escuela de Barbizón.

 

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Paisaje del Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Siempre he creído que pintar en realidad lo sabe hacer todo el mundo y con el tiempo y trabajo la técnica se aprende y se acaba pintando o representando la realidad. Ahora bien, pintar no es sólo eso y la parte más difícil de la pintura en mi opinión es crear una obra consistente y mantener el rumbo firme creando un tipo de pintura por el que nos reconozcan y sepan que ese cuadro que se está viendo en ese momento tiene el inequívoco estilo nuestro.

Esto es lo realmente difícil. Con el cuadro que presento a continuación se puede decir que me ha devuelto al camino de nuevo del que había salido.

Tenía un amigo que solía comentarme que no hay que hacer excursiones innecesarias por senderos que no conducen a ninguna parte y hay que mantenerse firme en lo que deseamos hacer y olvidarse de influencias u otros motivos que nos hacen abandonar nuestro camino. Eso está bien pero a veces forma parte del proceso de aprendizaje del propio artista.

Como comentaba antes tras unos años tendiendo en mi pintura a una técnica impresionista he vuelto a ese medio camino entre la pintura del Impresionismo y el Romanticismo tardío, lo que hicieron los artistas de la Escuela de Barbizón.

Mis hijos bajo el gran árbol

Mis hijos bajo el gran árbol

Hace muchos años en mis primeras exposiciones y cuadros ya se podía vislumbrar lo que hoy he terminado haciendo. Hay comentarios de personas que sin saber porqué se te quedan grabados y recuerdo un día que una persona en una exposición de pintura me dijo que mi pintura el recordaba a algunos cuadros de artistas de la escuela de Barbizón, algo curioso que sin saber con el paso del tiempo volvería al mismo lugar del que salí.

A veces la meta o lo que buscamos está junto a nosotros, tan cerca que no podemos verlo y nos perdemos por desiertos buscando algo que con el tiempo hallaremos en nuestro hogar.

Dos cuadros de Gijón en acuarela

Presento dos acuarelas que he pintado recientemente de Gijón a raíz de un encargo que me han solicitado para pintar dos cuadros de la ciudad en gran formato vertical y horizontal.

El cielo en estos dos cuadros representa una parte fundamental de la composición general de los cuadros adquiriendo gran protagonismo en cada pintura.

Recientemente he recibido el encargo de pintar dos cuadros en acuarela de una medida bastante grande, 80×70 cms.

Dos cuadros que tienen como protagonista a la ciudad de Gijón. Dos rincones muy distintos de la ciudad pero muy conocidos en dos formatos diferentes también. En formato vertical y horizontal.

Por un lado he pintado una vista del puerto de Gijón en una vista horizontal del lugar con los barcos amarrados en el muelle siendo el reflejo tanto de la ciudad como de los barcos algo muy importante en el cuadro.

El siguiente cuadro que he pintado es un cuadro de una pequeña zona muy conocida de la playa de San Lorenzo con la iglesia de San Pedro al fondo y en un formato vertical.

La luz es otro elemento que distingue a estos dos cuadros teniendo el cuadro del puerto una luz de atardecer y el de la playa de San Lorenzo una luz de mañana de invierno.

El cielo es otro elemento a tener en cuenta en ambos cuadros ya que adquiere gran protagonismo en ambas pinturas.

Una vez que pinto cuadros en serie o parejas de cuadros de un tema similar o de una ciudad o un lugar determinado me gusta exponerlos a la vez ya que creo que tiene sentido el poder verlos a la vez para apreciar mejor el conjunto de la obra en general.

El mismo cuadro en oleo y acuarela.

Dos versiones del mismo tema utilizando una técnica diferente para cada cuadro.

Desde hace tiempo pinto este tema tan bonito y que trae a mi memoria tantos buenos recuerdos. Se trata de una vista de la ciudad de Santander desde Somo que hoy comento aquí y que recientemente he pintado en las dos técnicas que trabajo, acuarela y óleo.

A menudo me muevo por recuerdos, sensaciones, evocaciones del pasado, de lo vivido y esto hace la elección de un tema en mis cuadros. A veces un buen momento vivido resulta determinante para la elección de un motivo en un cuadro y a veces un mal momento por que no pero no es el caso y hoy muestro aquí dos cuadros de un tema similar desde la misma localización pero utilizando una técnica muy distinta lo que hace que el cuadro cambie mucho en cada caso.

La composición en ambos cuadros es muy parecida, los elementos en cada caso son prácticamente los mismos pero el tratamiento es algo distinto aunque cada vez se acercan más las dos técnicas, es decir, recuerdo que hace un tiempo las acuarelas y los oleos que realizaba distaban mucho unos de otros pareciendo estar pintados por diferentes personas.

Sin embargo ahora veo como la distancia se acorta y la similitud en el trazo y el resultado final se hace más evidente lo cual me gusta ya que creo que el objetivo es realizar una obra que sea consistente en tema y técnica y esto en apariencia sencillo no lo es.

En ambos cuadros he de indicar la importancia del cielo ya que adquiere gran protagonismo en ambas obras y está muy trabajado tanto en las nubes como en los colores del cielo.

Siempre es bueno poder combinar las dos técnicas y tener dos puntos de vista diferentes.

Dos cuadros al oleo y acuarela del mismo tema

Cuadro al oleo de un velero en Cadaqués

Cuadro al oleo de un velero en Cadaqués

Hace un tiempo pinté un cuadro al oleo de un velero partiendo de Cadaqués. Se trata de una escena de ambiente muy Mediterráneo, de azules intensos y blancos que aportan la luz del Mediterráneo y ese ambiente vivido y con ganas de llevar la luz al lienzo. El cuadro de una técnica muy impresionista pone de manifiesto sobre todo la captura del momento en el que un velero se aproxima a nosotros con su vela desplegada ligeramente abombada por el viento y bajo ella las personas que no se aprecian más que algún brazo o parte del cuerpo.

Lo que quería destacar es el contraste entre una obra y otra, si bien es cierto que hay años de por medio entre una y otra ya que el cuadro al óleo tiene muchos más años que la acuarela y la pintura evoluciona con nosotros a medida que avanzamos y por lo mismo hoy día no lo pintaría así aunque es cierto que este cuadro soporta bien el paso del tiempo.

Acuarela de un velero en Cadaqués

Acuarela de un velero en Cadaqués

Las diferencias en las formas se aprecian mirando los dos cuadros a la vez aunque esto no tiene mucho sentido y es mejor mirar cada cuadro por separado y obtener nuestras propias conclusiones sobre el resultado en cada técnica.

Dos cuadros en acuarela de atardeceres

La luz tiene sus cambios y hoy muestro estas dos acuarelas que he realizado de dos marinas en dos momentos diferentes y lugares distintos al atardecer.

Los cuadros son de pequeño formato ambos de dos lugares de Cantabria y quise capturar ese momento casi mágico en el que el sol se oculta y la luz crea efectos sorprendentes.

J.M.W. Turner  como he comentado en varias ocasiones antes de morir nos dejó de un modo muy esquemático una frase que resume casi toda su vida en la que estudió en profundidad los efectos del sol, la luz que producen en la naturaleza, en el mar y también en nosotros al condicionar nuestras vidas de un modo absoluto.

El sol es Dios

Siempre me ha gustado pintar el mismo tema o parecido desde un punto de vista distinto y en esta ocasión he realizado dos acuarelas de un atardecer en diferentes puntos y en diferentes momentos del propio atardecer. Ambos cuadros están pintados en dos lugares de Cantabria. El primero es una acuarela de un atardecer en Liencres con el sol alto aún entre nubes de colores oscuros y con brillos y reflejos en el mar que quise pintar en este maravilloso momento del día en el que el sol toma protagonismo en este lugar para crear efectos de luz increíbles. La orilla del mar apenas se aprecia por lo que el mar llega hasta la zona inferior de la composición del cuadro.

Acuarela de un atardecer en Liencres

Acuarela de un atardecer en Liencres

En el siguiente cuadro el atardecer en en la playa de las Arenas en Pechón en Val de San Vicente está en su punto final. El sol roza el horizonte a punto de ocultarse y tiñe de color amarillo y rosa la orilla del mar. Las siluetas de las rocas que se asoman en la parte izquierda y las personas que caminan por la orilla se hacen más fuertes y contrastadas. Se trata de un cuadro más oscuro que el anterior y con una luz más suave.

Acuarela de un atardecer en la playa de Pechón, Val de San Vicente

Acuarela de un atardecer en la playa de Pechón, Val de San Vicente

Dos tipos de atardeceres realizados con acuarelas en los que nos aportan dos sensaciones diferentes a pesar de estar realizados en el mismo momento del día que es el atardecer, un momento del día que nos dice mucho ya que la luz también nos cuenta cosas y nos aporta diferentes tipos de sensaciones.

Las paletas de pintura de los artistas

Hoy me gustaría hablar sobre algo que a menudo me ha llamado mucho la atención tanto en mi trabajo como artista como en el trabajo de otros artistas a lo largo de la historia. Se trata de las paletas que cada artista ha utilizado y que hoy muestro en esta galería. Presionando sobre cada imagen se puede ampliar y ver en detalle. Es curioso como cada artista al poseer un modo diferente de trabajar también sus paletas son diferentes tanto en color como en disposición de colores. Estos objetos nos dan mucha información sobre la creación de la obra de cada artista y sobre el modo de trabajar y los colores que predominan en la paleta de color de cada artista.

Por ejemplo si vemos la paleta de Vincent Van Gogh podemos apreciar la rapidez y cantidad de color utilizado a la hora de pintar, vemos algo que se mueve por un impulso instintivo mientras que si vemos la paleta de Renoir podemos comprobar como utilizaba poco a poco el color con pinceladas finas y con poca cantidad de pintura aunque si con varias capas.

Francis Bacon tiene una paleta que al verla nos transporta a los colores de sus obras, podemos imaginarlo nada más ver los colores extendidos sobre ella.

Y la paleta de un artista muy concienzudo y disciplinado como Eugene Delacroix que dispone de los colores ordenados por gama de color y arañando el color poco a poco.

En definitiva, este objeto es algo muy personal que define el modo de pintar de cada artista y su personalidad, sus manías y puede hablar mucho sobre cómo era el artista y sobre la técnica que utilizaba.