Pequeño cuadro al oleo de las Lagunas de Ruidera.

El agua de este bonito paraje son el elemento principal de esta pequeña tablita pintada al oleo de las Lagunas de Ruidera.

El paisaje rápido y vivaz en una tablita de pequeñas dimensiones recrea el paisaje bonito de las Lagunas de Ruidera en la provincia de Ciudad Real.

Se trata de un cuadro al oleo de valores y tonos muy contrastados con el cielo y de grandes zonas oscuras de sombra.

Cuadro de un paisaje al oleo de las Lagunas de Ruidera en Ciudad Real. Rubén de Luis.

Cuadro de un paisaje al oleo de las Lagunas de Ruidera en Ciudad Real. Rubén de Luis.

Un paisaje de leyendas y lleno de misterio empezando por cómo se nutren estas lagunas ya que el agua mana entre las rocas y la vegetación formando cascadas que llenan las lagunas y se tornan de colores verdosos y azules bastante oscuras.

Este tipo de pequeños cuadros siempre son buenas referencias para realizar más adelante cuadros de estudio con más detalles y de formato más grande.

El motivo principal es realizar un estudio rápido de color, una impresión del paisaje.

Anuncios

Cuadros de nenúfares | una pareja de cuadros en acuarela y pastel | Rubén de Luis.

Recientemente he retomado en estas dos obras en acuarela y pastel la mezcla de técnicas en un par de temas de nenúfares.

De un modo inevitable a medida que los pintada me venía a la mente la serie de cuadros del maestro Claude Monet.

Es un tema que siempre ha interesado a muchos artistas pero hay que reconocer que antes que Claude Monet pintase esa serie sobre nenúfares en los últimos años de su vida nadie se interesaba por este tema.

Lo cierto es que trabajar sobre este motivo de plantas acuáticas es siempre muy gratificante. Utilizo casi siempre composiciones en las que las plantas ocupan todo el espacio del cuadro.

Acuarela y pastel de unos nenúfares en un estanque

Cuadro en acuarela y pastel de unos nenúfares en un estanque con flores rosas.

Técnicamente he utilizado un modo de pintar estos cuadros que no es frecuente ya que utilizo primero un dibujo base y después acuarela.

Una vez finalizada la acuarela utilizo colores a pastel con pequeños trazos que voy componiendo todo el cuadro y voy haciendo que el conjunto cobre consistencia.

Por ello la acuarela no la detallo demasiado utilizando esta pintura únicamente como referencia de color para luego sobre ella aplicar el pastel.

 

Cuadro de unos nenúfares y flores blancas

Cuadro de unos nenúfares y flores blancas

Decidí como en otras ocasiones realizar una pareja de cuadros con diferentes tonalidades pero de similares composiciones y tema a tratar.

El pastel fue muy utilizado en el periodo del Impresionismo y Neo-Impresionismo por artistas como Henri Tolouse-Lautrec o Edgar Degas y creo que al igual que la pintura al oleo aporta mucha solidez al conjunto.

Cambiar y utilizar diferentes técnicas siempre es positivo y aporta cosas nuevas a la obra que desarrollo por eso me animó el poder realizar estos dos cuadros y tratar este tema que espero os haya gustado.

 

Algunos cuadros en acuarela de temas de castillos y fortificaciones.

Cuadros de castillos en acuarela de Urueña y Morella.

Dos acuarelas realizadas que tienen como tema principal estas construcciones medievales.

Recientemente he pintado estas dos acuarelas que tiene como motivo principal algunas fortificaciones derruidas pertenecientes a la época medieval. Me llama la atención este tipo de construcciones que permanecen y resisten a lo largo del tiempo y aguantan en pie dando rienda suelta a nuestra imaginación sobre cómo podría ser cuando se construyeron hace siglos.

En primer lugar y bajo estas líneas presento una acuarela de la villa de Urueña en la provincia de Valladolid en la comarca de los Montes Torozos.

Se trata al igual que la que muestro a continuación de una acuarela de pequeño formato de 33×19 cms apaisada. He elegido este formato debido a que es apropiado para mostrar el largo de la muralla en ambas acuarelas.

En esta además he pintado en la parte inferior una maravilla del arte Románico Lombardo que es la iglesia de Nuestra Señora de la Anunciada que se conserva en magníficas condiciones y que merece la pena conocer y ver de cerca.

 

Cuadro en acuarela de Urueña, Valladolid.

Cuadro en acuarela de Urueña, Valladolid. 33×19 cms.

Comentar por último los colores de la acuarela y algo acerca de la técnica empleada. A lo largo de los años he ido depurando la técnica de la acuarela trabajando con más detalle en cada parte de cada obra que hacía, trabajando con el color sobre todo.

En esta caso las obras que muestro están compuestas por pequeñas pinceladas de tonos ocres para los alrededores y el campo en contraste con los tonos tierra de los árboles, pardos y más oscuros que contrastan con los claros tanto de la muralla y la iglesia como del cielo de un tono azul que desciende y se funde con el horizonte.

Cuadro en acuarela de Morella

Cuadro en acuarela de Morella. 33×19 cms

Por otro lado acompaña esta otra acuarela de Morella en al provincia de Castellón.

La composición es similar ya que la zona del castillo y fortaleza se organiza en la parte superior alargándose toda la obra.

Por otro lado el pueblo se va componiendo dentro del recinto amurallado y el exterior.

En cuanto a colores es similar al anterior, con tonos ocres y amarillos que contrastan con algunos olivares en primer término  en bancales de cultivo que hay alrededor del pueblo.

El cielo de diferentes tonalidades de azul claro desciende sobre el lugar.

A pesar de trabajar en un espacio muy pequeño siempre es muy gratificante hacerlo y poder alcanzar detalles de cada lugar pero sobre todo el poder capturar la luz y color de cada lugar en concreto.

Cuadros de Gran Vía de Madrid. Homenaje a la Gran Vía

Recientemente he participado en la exposición colectiva “Behind the secenes: más allá de la Gran Vía”.

Hoy mnuestro cada uno de los tres acuarelas de tres puntos distintos de la Gran Vía con los que he participado en esta exposición.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá

Cuadro en acuarela de la Gran Vía de Madrid desde la calle de Alcalá. Acuarela, 70×50 cms

Recientemente he estado trabajando en esta serie de cuadros de Madrid pintados exclusivamente para la exposición que tendrá lugar en el Hotel Indigo de Madrid.

En esta ocasión he realizado estos tres cuadros de la Gran Vía de Madrid en tres obras desde tres puntos principales de esta famosa calle.

Desde el cruce de la calle de Alcalá con Gran Vía pasando por la Plaza de Callao hasta la bajada hacia la Plaza de España.

En el primer cuadro como comentaba se aprecia la subida desde la calle de Alcalá con el edificio Metrópolis en la esquina en una perspectiva algo vertiginosa con la iglesia de San José a la derecha con su fachada de tonos rojizos y el cielo en pinceladas pequeñas que se aclara a blanco en el horizonte desde el azul intenso de la parte más superior hasta casi el blanco del fondo, algo que casi sucede en los tres cuadros.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao

Cuadro en acuarela de la Gran Vía desde Callao: Acuarela, 70×50 cms

En la siguiente obra nos situamos en la Plaza de Callao donde nos giramos y miramos de donde subimos para ver la bajada de la calle y el famoso edificio de Telefónica a la izquierda, hoy día sin la antena de color rojo y blanco pero que he pintado ya que en el momento que decidí pintarlo aún estaba provisto de ella.

Los taxis, autobuses y turismos se acumulan en el cruce para girar. Las sombras de unos edificios junto a otros se alargan a través de las fachadas a ambos lados de la calle y al igual que sucede con el cuadro anterior en este el cielo juega un papel importante también ocupando gran parte del cuadro difuminándose en el horizonte.

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España

Cuadro en acuarela de la Gran Vía hacia Plaza de España. Acuarela, 70×50 cms

Finalmente con la última obra nos situamos casi llegando a Plaza de España en el último tramo de la Gran Vía donde se alza ante nosotros la Torre de Madrid, otro de los edificios más conocidos de la ciudad. Peatones esperan a que el semáforo les de paso mientras que nosotros nos asomamos al pavimento para poder ver la ancha avenida y sus edificios.

Algunas acuarelas recién pintadas el pasado año.

Hoy muestro una selección de algunas acuarelas realizadas el año pasado.

Los motivos son paisajes de diferentes lugares que he pintado con acuarelas.

Con una técnica en la que la luz y el color componen cada uno de estos cuadros he realizado esta serie de acuarelas el año pasado. Son algunas de las muchas realizadas ya que sólo son una muestra del trabajo realizado en donde pongo de manifiesto la diversidad de paisaje en el que vivo.

Se trata de una técnica depurada que he realizado a lo largo del año prestando atención al dibujo preliminar y la construcción de los diferentes espacios de cada acuarela.

Realizadas con una pincelada fina y pequeña para determinar en detalle cada zona la importancia de la luz así como del color en cada cuadro nos hace recordar quizás en la pintura del Impresionismo ya que ejerce desde hace años gran influencia sobre mi trabajo aunque también el trabajo de artistas como Richar Parkes Bonington o Turner sobre todo en el estudio de cada lugar que pintaron y como decía anteriormente al importancia en el dibujo y en la composición.

Dos cuadros al oleo de paisajes de Castilla y León

El paisaje castellano como protagonista en esta pareja de cuadros al oleo recién terminados.

 

Paisaje de Castilla

Paisaje de Castilla

El paisaje de Castilla, árido y desamueblado, carente de muchas cosas que adornen el mismo y con poblaciones distantes unas de otras con mucho espacio para el paisaje siempre es algo que me ha interesado pintar.

El color de la tierra en una gama muy amplia de colores ocre y marrones tierra, colores pardos que cambian con las estaciones como los dos cuadros que presento aquí hoy.

En primer lugar y sobre estas líneas un paisaje que podría estar situado en muchos lugares y que no he querido aportar una ubicación exacta ya que no es necesario ya que sólo con ver los cielos altos y el horizonte lejano podemos intuir que se trata del tipo de paisaje que comentaba al principio.

Un par de en pequeñas encinas o carrascas como se las conoce en algunos lugares controlan la composición general del cuadro equilibrando toda la pintura.

En un serpentear de pequeños valles y vaguadas se alzan las pequeñas y no muy altas colinas por aquí conocidas con el nombre de tesos. Entre esta vegetación dura y resistente a este clima algo extremo la tierra de tonos ocres, blanquecinos algo calcárea aporta contraste a los tonos rojos, arcillosos o con algo de hierro en su composición de este paisaje.

El cielo también es gran protagonista en este cuadro ya que el paisaje de Castilla y el cielo van unidos sin duda.

Cuando nos asomamos a este paisaje y contemplamos el horizonte infinito es inevitable mirar hacia arriba, hacia ese cielo alto tan característico.

 

 

Paisaje de Torrevicente, Soria

Paisaje de Torrevicente, Soria

En el siguiente cuadro un paisaje muy distinto. En este caso el papel protagonista de la composición de esta pintura es de un pequeño pueblo de la provincia de Soria que linda con la de Guadalajara. En esta zona entre estas dos provincias se encuentran bonitos paisajes.

Es un cuadro al oleo que he pintado por encargo recientemente y del que he utilizado una imagen que recibí para llevar a cabo dicho encargo.

Como curiosidad comentar que en este lugar en el que los chopos en otoño trazan una curva a lo largo de la hoz describiendo un camino de colores amarillos y ocres hoy sólo viven ya tres personas.

Este pueblo como tantos otros van desapareciendo poco a poco debido a que las personas han ido cambiando su lugar de origen por otro más cercano a las grandes ciudades donde les permita de algún modo cambiar de vida.

En cualquier caso queda el recuerdo de lo que fue en su día y por supuesto el paisaje que siempre es agradable pintar.

 

El mismo cuadro en oleo y acuarela.

Dos versiones del mismo tema utilizando una técnica diferente para cada cuadro.

Desde hace tiempo pinto este tema tan bonito y que trae a mi memoria tantos buenos recuerdos. Se trata de una vista de la ciudad de Santander desde Somo que hoy comento aquí y que recientemente he pintado en las dos técnicas que trabajo, acuarela y óleo.

A menudo me muevo por recuerdos, sensaciones, evocaciones del pasado, de lo vivido y esto hace la elección de un tema en mis cuadros. A veces un buen momento vivido resulta determinante para la elección de un motivo en un cuadro y a veces un mal momento por que no pero no es el caso y hoy muestro aquí dos cuadros de un tema similar desde la misma localización pero utilizando una técnica muy distinta lo que hace que el cuadro cambie mucho en cada caso.

La composición en ambos cuadros es muy parecida, los elementos en cada caso son prácticamente los mismos pero el tratamiento es algo distinto aunque cada vez se acercan más las dos técnicas, es decir, recuerdo que hace un tiempo las acuarelas y los oleos que realizaba distaban mucho unos de otros pareciendo estar pintados por diferentes personas.

Sin embargo ahora veo como la distancia se acorta y la similitud en el trazo y el resultado final se hace más evidente lo cual me gusta ya que creo que el objetivo es realizar una obra que sea consistente en tema y técnica y esto en apariencia sencillo no lo es.

En ambos cuadros he de indicar la importancia del cielo ya que adquiere gran protagonismo en ambas obras y está muy trabajado tanto en las nubes como en los colores del cielo.

Siempre es bueno poder combinar las dos técnicas y tener dos puntos de vista diferentes.