Dos paisajes de esta bonita ciudad que acabo de pintar en dos cuadros.

El Puente de San Martín y una vista desde los Cigarrales.

Rubén de Luis
Información y encargos de cuadros a medida escribiendo a: ruben@rubendeluis.com
Tel – Whapp. 616 46 21 58

Cuadro al oleo de un paisaje de Toledo pintado por Rubén de Luis.
Paisaje de Toledo

En esta ocasión he pintado el paisaje de Toledo en dos emplazamientos muy conocidos. Por un lado en la parte superior, un paisaje de Toledo desde los Cigarrales, al otro lado del río Tajo.

Un lugar muy conocido que ofrece unas vistas de la ciudad impresionantes. He querido adentrarme en esta zona y pintarlo desde el interior de estas fincas conocidas con este curioso nombre.

Desde ese punto como se puede observar en la pintura, se puede ver mucha vegetación de todo tipo que contrasta con el ocre de la ciudad.

Cuadro al oleo del Puente de San Martín del pintor Rubén de Luis
El Puente de San Martín

El siguiente cuadro es un paisaje del Puente de San Martín como protagonista. Lo que caracteriza a esta obra es la luz.

La luz de la mañana iluminando todo el puente y el reflejo del cielo sobre el agua del río. Es uno de los lugares más famosos de Toledo junto a otro puente histórico, el puente de Alcántara.

En ambos cuadros lo que resalta es la pincelada de estilo impresionista muy pequeña y fina así como los colores reales propios de esta parte de la ciudad en esta hora del día.

Anuncios

Una marina del Mar Cantábrico pintada al oleo.

El mar siempre ha sido motivo en todas mis obras y en especial el Cantábrico.

Rubén de Luis
Información y encargos de cuadros a medida escribiendo a: ruben@rubendeluis.com
Tel – Whapp. 616 46 21 58

Cuadro al oleo de una marina del Mar Cantàbrico. 100x38 cms.
Rubén de Luis.
Marina al oleo del Mar Cantábrico

El Mar Cantábrico siempre ha ocupado un lugar importante en mi pintura. Su perfil variado y su carácter indomable siempre me ha llamado la atención.

Siempre ha sido a lo largo del tiempo motivo de inspiración para poetas y artistas y me ha gustado investigar y conocer esa personalidad a veces peligrosa a través de la pintura.

En esta ocasión he pintado una marina muy apaisada de una playa en algún punto de la costa que desde Guipúzcoa hasta La Coruña perfila en una orografía marcada por acantilados, playas amplias y pequeñas calas recogidas que son una auténtica maravilla para pintar.

El tono gris y los azules verdosos marcan el cuadro. En la mitad de la ola central que se envuelve y precipita hacia nosotros se crean un espacio azulado por el que incide la luz de un día gris.

Dos cuadros al oleo que he pintado recientemente de dos oleos de pequeño formato de esta bonita playa de la Malvarrosa.

Rubén de Luis
Información y encargos de cuadros a medida escribiendo a: ruben@rubendeluis.com
Tel – Whapp. 616 46 21 58

Cuadro al oleo de la playa de la Malvarrosa en Valencia.
Cuadro al oleo de unas barcas en la playa de la Malvarrosa, Valencia.
Cuadro al oleo de la playa de la Malvarrosa, Valencia
Cuadro al oleo de la playa de la Malvarrosa, Valencia

Hoy comento un par de cuadros de una playa muy conocida de Valencia, así como de un cambio importante en cada uno de ellos.

Se trata de un par de cuadros al oleo de la playa de la Malvarrosa.

En ambos cuadros aparecen las barcas utilizadas para pescar sobre la arena fina de color dorado.

En ambos cuadros hay una diferencia que resulta muy importante y es la luz.

La luz diurna, conocida como luz de Levante o de mañana y las primeras horas del día que aparece en el primer cuadro en la parte superior. Mientras que en la segunda pintura aparece una luz de Levante o luz de atardecer.

Barcas en la playa de la Malvarrosa, Valencia
Barcas en la playa de la Malvarrosa, Valencia

La siguiente obra es muy diferente.


En el primer caso y como es conocido en toda la costa del Mediterráneo español, el Sol aparece frente al mar y se esconde de espaldas a el.

Por lo tanto la diferencia de luz en esta parte de España a lo largo del día es muy amplia, y para pintarlas es muy atractivo siempre, debido en gran parte a esa gran diferencia.

Ambos cuadros son de pequeño formato, realizados al oleo sobre lienzo, con pinceladas sueltas y en diferentes direcciones y cercana al Impresionismo.

De las brumas luminosas del Cantábrico a la luz del Mediterráneo en dos cuadros al oleo.

Calella de Palafrugell. Cuadro al oleo. 41x27 cms
Calella de Palafrugell. Cuadro al oleo. 41×27 cms

Rubén de Luis
Información y encargos de cuadros a medida escribiendo a: ruben@rubendeluis.com
Tel – Whapp. 616 46 21 58

Recientemente he estado trabajando en un par de cuadros al oleo de temas muy dispares.

Por un lado he trabajado en un pequeño cuadro de no muy grande formato de unas barcas en la bonita localidad de Calella de Palafrugell en la Costa Brava.

Se trata de un paisaje colorido lleno de la luz del Mediterráneo en el que los elementos protagonistas son las barcas de pescadores.

Este pueblo tiene una larga tradición de pesca entre sus familias y he querido pintar un pequeño rincón muy conocido junto a los arcos de los soportales de las casas que dan al mar.

Los colores vivos de las barcas hacen que todo el conjunto tenga un gran contraste y luz.

Liérganes. Un paisaje al oleo pintado por Rubén de Luis
Liérganes. Un paisaje al oleo pintado por Rubén de Luis

La siguiente obra es muy diferente.

Se trata de un paisaje del norte. Y aunque el ambiente sea distinto, con brumas, cielos grises y prados verdes, también tiene mucha luz. Es un paisaje de los alrededores de Liérganes en Cantabria.

El río Miera, pasa por esta bonita localidad, aunque he pintado algo no muy conocido de Liérganes, ya que a veces me gusta pintar cosas que no son muy conocidas.

El cielo se refleja sobre el río como si se tratase de un espejo y la lluvia y el ambiente mojado y húmero hace su presencia sobre el suelo de la terraza que se asoma en la parte inferior izquierda.

Dos cuadros al oleo de Madrid

La Puerta del Sol y la Gran Vía de Madrid pintadas en dos cuadros al oleo de reciente creación.

He pintado estos dos cuadros de idéntico tamaño y técnica cercana al Impresionismo.

Llevaba tiempo con la idea de capturar un par de escenas de Madrid al oleo y hoy presento el resultado. Con una técnica muy común en mi pintura que recibe influencias del Impresionismo he realizado las obras que muestro a continuación.

En primer lugar un tema que he pintado en varias ocasiones de la Gran Vía desde la subida por la calle de Alcalá. En el cruce de las dos conocidas calles justo donde se encuentra el edificio Metrópolis tan conocido también.

Oleo de la Gran Vía de Madrid

Oleo de la Gran Vía de Madrid

Esta obra de la Gran Vía de Madrid muestra con una pincelada que nos puede recordar a la pintura de Alfred Sisley o Claude Monet, toda la actividad en un día por este rincón de Madrid.

Algo que me llamó especialmente la atención a la hora de realizar este cuadro fue el cielo.

Esas pequeñas nubes como de algodón pasando de un lado a otro. Y ese color del cielo de Madrid tan peculiar con esas tonalidades de azul tan propias hacen que sea algo irresistible.

Oleo de la Puerta del Sol

Oleo de la Puerta del Sol

En el siguiente cuadro muestro al Puerta del Sol desde un ángulo algo distinto al que estamos acostumbrados a ver.

Se trata de una vista junto a la entrada de Metro y la puerta de la Real Casa de Correos. Desde ese punto se ven las calles de Arenal y Mayor.

La farola de estilo Fernandino dicta la composición del cuadro alrededor de la misma.

Ofreciendo verticalidad en un cuadro de formato figura, o lo que es lo mismo, más cuadrado que apaisado.

Cuadro al oleo de un recuerdo del verano pasado

Cuadro al oleo de unos niños jugando en la playa

Cuadro al oleo de unos niños jugando en la playa

Recientemente he pintado este cuadro al oleo sobre panel ancho de un recuerdo del pasado verano.
A menudo solemos llevar en nuestras vidas multitud de recuerdos o vivencias y para mi como artista y observador constante de lo que ocurre alrededor no es menos.

El cuadro al oleo que presento se trata de una escena que muchos hemos presenciado frecuentemente en cualquier playa un día cualquiera de verano. En este caso se trata de una playa del Mediterráneo en el que unos niños juegan en la orilla del mar.

Recuerdo que el niño que he pintado a la derecha era extranjero y desconocía nuestra lengua pero esto no era impedimento para entenderse con el niño de la izquierda que si lo era y parecía llevar la iniciativa de la conversación mientras el otro escuchaba tranquilo y atento a la vez que jugaban con las olas que iban y venían.

Este aspecto es interesante, la voluntad por entenderse más allá de los prejuicios que pueda ocasionar el ser cada uno de un país o los complejos que se adquieren durante la madurez.

Pero sobre todo, lo que más me gustó era la escena que estaba siendo testigo, la luz de mediodía del Mediterráneo proyectándose en ese momento. En ese instante vi que allí había un cuadro escondido y debía tomar fotografías para capturar el instante ya que en ese momento no llevaba nada para poder tomar unos apuntes.

De manera que hice varias fotografías para más adelante realizar una composición y trabajar sobre ello. Este es el resultado final. La escena tiene movimiento y espontaneidad.

Creo que cada vez más en la belleza que contienen los momentos sencillos.

Dos cuadros de Santander al oleo desde Somo.

No es la primera vez que pinto el mismo cuadro con diferente técnica. Hoy presento dos cuadros de una vista de Santander desde Somo realizados en óleo y acuarela.

Cuadro al oleo de un paisaje de Santander desde la playa de Somo.

Cuadro al oleo de un paisaje de Santander desde la playa de Somo.

La diferencia es evidente y salta a la vista en la ejecución de ambos cuadros en la técnica empleada, la acuarela aporta más suavidad en su tratamiento y el óleo más consistencia con una pintura con más materia. Aún así el paisaje es el mismo. Dos formas de mirar el mismo lugar algo distintas siendo la composición prácticamente igual, sin embargo nos inspiran cosas distintas.

Acuarela de Santander desde la playa del Puntal en Somo.

Acuarela de Santander desde la playa del Puntal en Somo.

Lo mejor por eso es verlas a la vez las dos pinturas y por eso he querido exponerlas aquí para ver las diferencias que cada técnica nos ofrece a la vez que nos aporta cosas distintas y nos evoca cosas diferentes también. De la ligereza y suavidad de la acuarela a la consistencia y el contraste del cuadro al oleo.