Cuadros de veleros

El mar, la velocidad y la luz en acuarelas de veleros.

Los cuadros de barcos siempre han tenido un espacio en mis temas recurrentes

Los temas de cuadros de barcos y veleros siempre me han fascinado. Verlos en alta mar o llegando a puerto con esa elegancia en sus velas desplegadas dista mucho de los modernos buques.

He pintado en las últimas semanas una serie de acuarelas de este tipo de embarcaciones de estilo clásico entre las que se encuentra el buque Escuela Juan Sebastián Elcano.

También he pintado un velero de tipo tradicional usado en la región de Normandía en Francia. Este tipo de veleros que se usan como recreo hoy día forman parte de la cultura de la zona.

Este es otro de los aspectos que me llaman la atención y me gustan de los barcos de estilo tradicional, y es que al igual que otros elementos de la cultura de cada lugar, la pesca adaptada a cada clima y por lo tanto también estas embarcaciones, forman parte de su propia identidad.

Esto ocurre también con los famosos llaüts en las Islas Baleares, las velas latinas en la costa de Valencia o Murcia y otras embarcaciones sin velas como las traineras del Cantábrico que en su día se usaban como embarcación rápida de pesca y hoy están destinadas a la competición.

Algo que siempre me gusta añadir en estas pinturas es la sensación de velocidad y de viento.

También me gusta trabajar los colores del mar, la luz y su comportamiento según el mar que represente.

Información y encargos: ruben@rubendeluis.com
Tel. 616 46 21 58

Anuncios

Serie de cuadros de veleros

Cuadros de veleros

Hoy quiero presentar una serie de cuadros de veleros que he pintado en los últimos meses. Se trata de escenas marinas donde la velocidad, el viento, el mar y el cielo se unen para dar forma a una serie de cuadros de este tipo de temas.

Siempre me ha gustado representar el mar a través de este tipo de embarcaciones que aún se mueven con la fuerza del viento y en cuando veo este tipo de veleros cuando más se pone de manifiesto la fuerza del mar.

Pintar el mar siempre es muy enriquecedor, pintar su color, su movimiento con multitud de matices y de detalles es un trabajo que lleva tiempo. Un tiempo de observación ya que como he dicho en otras ocasiones cada mar tiene su propio carácter y personalidad.

En cuanto a los veleros son en su mayoría veleros de estilo clásico y en muchos casos en cada cuadro he optado por realizar una composición en la que la vela mayor desaparece por la parte superior del cuadro no mostrando toda la totalidad de la misma pero si el casco del barco con la tripulación.

Algunas de las pinturas son cuadros realizados por encargo a una medida determinada otros pertenecen a la serie de cuadros que he realizado por mi cuenta pero en ambos casos guardan siempre un estilo común

Espero que os guste esta pequeña galería tanto como a mi haberla pintado.

Un par de marinas con barcos. Pintando el mar

Dos marinas con barcos

Cuadro de una goleta navegando

Cuadro de una goleta navegando

Hoy presento un par de cuadros de temas de mar recién terminados. Unas marinas en las que el mar y los barcos son los protagonistas de la composición. Sin embargo tienen muchas diferencias a pesar de que el tema común que los rodea es el mar ya que son embarcaciones diferentes y ámbitos muy distintos de entender la mar. En primer lugar un cuadro de un barco a vela de una goleta que navega con todas las velas desplegadas y hundiendo parte de su casco en el mar generando una enorme ola que sube hacia la cubierta. Una embarcación en estos tiempos probablemente de recreo pero que en otras ocasiones se utilizaba con fines comerciales o de transporte. Un cuadro con una acuarela muy trabajada en muchas zonas.

La Trainera, acuarela

La Trainera, acuarela

Por otro lado este otro cuadro de una trainera. Se trata de la trainera conocida como La Marinera perteneciente a Castro Urdiales. En el cuadro se puede ve con gran luminosidad y contraste de colores a los remeros en algún lugar de Cantabria entrenando o quizás compitiendo. Se trata de una acuarela pintada sobre un papel que permite realizar este tipo de técnica.

El tamaño de ambos cuadros es el mismo de 48×36 cms y están realizados con igual técnica y empleo de color utilizando un poco de témpera blanca bastante diluida en agua para crear los efectos de las olas y con un mar muy contrastado en colores y tonos en ambos resaltando la silueta de las olas al pasar.