Dos cuadros al oleo de flores.

Recientemente he estado trabajando en dos cuadros al oleo de un motivo similar y de igual formato y tamaño que hoy presento una vez terminados.

Pintar flores siempre es atractivo y a la vez siempre es un reto. La razón principal es que las flores siempre tienen una posición determinada y una caída concreta. Ocurre lo mismo con la luz y el color dependiendo como incida la luz y las sombras que se creen alrededor.

De este modo es vital observar bien el motivo antes de pintarlo. La observación en pintura es algo fundamental en cualquier pintura aunque cuando se pintan flores quizás lo sea más ya que cada flor y cada rama crecen de un modo determinado ya también se iluminan por el Sol de u modo muy particular generando sombras a la vez en diferentes partes.

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

Los dos cuadros de flores en el estudio de pintura

En la primera imagen se puede apreciar la pareja de cuadros en mi estudio. Los he querido fotografiar juntos.

Uno junto a otro para que se pudieran ver a la vez ya que tiene sentido al ser concebidos como una pareja de cuadros.

Aunque la luz artificial al alejarme para hacer la imagen conjunto ha tocado algo los colores más abajo se pueden ver los cuadros con su luz y color real fotografiados individualmente.

 

Ambos cuadros tienen una pincelada de estilo muy impresionista al igual que la composición general de las obras. No he querido pintar el cielo sino centrar la atención en las flores por lo que toda la vegetación ocupa toda la superficie de los cuadros.

Por otro lado la vegetación y otras plantas que rodean a las flores hacen que destaquen más y contrasten con diferentes valores de color y contraste.

Anuncios

Serie de cuadros de veleros

Cuadros de veleros

Hoy quiero presentar una serie de cuadros de temas de mar, de veleros que he pintado en los últimos meses. Se trata de escenas marinas donde la velocidad, el viento, el mar y el cielo se unen para dar forma a una serie de cuadros de este tipo de temas.

Siempre me ha gustado representar el mar a través de este tipo de embarcaciones que aún se mueven con la fuerza del viento y en cuando veo este tipo de veleros cuando más se pone de manifiesto la fuerza del mar.

Pintar el mar siempre es muy enriquecedor, pintar su color, su movimiento con multitud de matices y de detalles es un trabajo que lleva tiempo. Un tiempo de observación ya que como he dicho en otras ocasiones cada mar tiene su propio carácter y personalidad.

En cuanto a los veleros son en su mayoría veleros de estilo clásico y en muchos casos en cada cuadro he optado por realizar una composición en la que la vela mayor desaparece por la parte superior del cuadro no mostrando toda la totalidad de la misma pero si el casco del barco con la tripulación.

Algunas de las pinturas son cuadros realizados por encargo a una medida determinada otros pertenecen a la serie de cuadros que he realizado por mi cuenta pero en ambos casos guardan siempre un estilo común

Espero que os guste esta pequeña galería tanto como a mi haberla pintado.