Dos cuadros al óleo de técnica impresionista

Un paisaje urbano y un cuadro de montaña

Dos cuadros pintados por encargo a partir de dos fotografías

Cuadro de un paisaje del pico Aneto en los Pirineos

Cuadro de un paisaje del pico Aneto en los Pirineos

Os presento dos cuadros al óleo en los que he estado trabajando últimamente. Se trata de dos cuadros de dos paisajes muy diferentes en cuanto a tema pero no a lo que podemos llamar estilo o técnica utilizada. Se trata de dos cuadros  que he realizado por encargo a partir de dos fotografías que recibí.

El primero que presento en la parte superior es de un paisaje de los Pirineos en concreto de la zona de Aragón. Se trata de una vista del pico Aneto desde una pradera con una luz muy particular y con una pincelada impresionista que caracteriza mi pintura. En este cuadro y desde una pradera se puede observar cómo el pico con apenas nieve en la cumbre se alza entre sombras de color azulado y tonos violetas.

El cuadro tiene gran cantidad de pequeñas pinceladas que se unen unas sobre otras hasta formar un mosaico de color que da forma al conjunto completo de la composición del cuadro. Gran cantidad de capas de pintura han sido utilizadas en este cuadro para su composición. Se trata de una técnica que requiere paciencia ya que los primeros pasos de la realización del cuadro no son muy gratificantes hasta que poco a poco se va obteniendo el resultado deseado, se trata de ir añadiendo pequeñas pinceladas sueltas en diferentes direcciones de modo que cada zona del cuadro está compuesta por estas diminutas pinceladas y al alejarnos podemos comprobar cómo adquiere forma este cuadro.

Las nubes en la zona del cielo en la parte superior izquierda equilibran el cuadro junto con las zonas de montaña en la parte derecha y es importante este elemento en el cuadro ya que si no estuvieran se vería la superficie del cielo con un vacío en esta lugar.

Cuadro al óleo de la Plaza de Cibeles

Cuadro al óleo de la Plaza de Cibeles

Por otra parte está el cuadro de la Plaza de Cibeles en Madrid que también está pintado con la misma técnica que el cuadro anterior pero esta vez la atención se centra en un paisaje urbano en el que se aprecia la subida de la calle Alcalá desde la Plaza de Cibeles. También realizado con pinceladas en diferentes direcciones posee una gran viveza y movimiento y parece que pasáramos por allí y en movimiento hiciéramos una fotografía.

El cielo tiene una pincelada vertical mientras que el suelo del asfalto es en sentido horizontal.

Pintar este tipo de cuadros siempre es agradable sobre todo si están realizados por encargo y son para regalar como es el caso. Son temas con los que me siento muy bien pintando ya que es  muy bonito ver como el cuadro se va componiendo poco a poco.

Es un proceso lento la técnica que utilizo en pintura ya que requiere varias sesiones en las que se van realizando por bloques en cada parte del cuadro de modo que al final encajan unos y otros uniéndose todas las pinceladas entre sí.

Cada tema a pesar de las diferencias que pueda haber entre ambos es muy gratificante el pintarlos ya que son muy atractivos cada uno en su tema. La dirección de cada pincelada ofrece viveza y movimiento a la escena y hace que el cuadro también tenga consistencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s