De la acuarela al oleo, dos versiones del mismo tema en diferente técnica

Paisaje de flores amarillas, oleo sobre lienzo, 61x50 cms

Paisaje de flores amarillas, oleo sobre lienzo, 61×50 cms

Hoy presento dos cuadros basados en el mismo tema pero realizado en diferente técnica. Este es el caso de estos dos paisajes realizados recientemente pero con una composición algo distinta el uno del otro y con una técnica muy diferente también. Se trata de un paisaje de flores amarillas que desde el momento que lo vi me gustó. A veces el motivo viene a buscarte y este fue el caso del tema que presento aquí. Se trata de un cuadro en el que se nos va la mirada al centro del cuadro, a los pequeños árboles que se sitúan en la mitad de la pintura. En el cuadro al óleo la línea del horizonte es mucho más alta dejando un pequeño espacio para el cielo y centrando toda la atención sobre las flores aunque de modo inevitable nuestra mirada se posa sobre los árboles sintiendo atracción sobre ese punto.

Paisaje de flores amarillas

Paisaje de flores amarillas, acuarela, 50×50 cms

En un formato más cuadrado de 50×50 cms la acuarela presenta los mismo árboles pero no están tan contrastados en el color como en el cuadro al oleo por lo que al tener un horizonte que en este caso divide el cuadro a la mitad hace que nuestra mirada sienta atracción esta vez por el cielo y las nubes.

Lo bonito de estas dos técnicas es que el paisaje habla de distinto modo, nos dice cosas distintas según la técnica utilizada y evoca algo muy diferente en cada caso, esto es muy interesante ya que va más allá del motivo o concepto sino que únicamente con la técnica podemos expresar cosas muy distintas lo cual no deja de ser muy atractivo y curioso.

Anuncios

¿Porqué nos gusta la pintura impresionista?

La pregunta que lleva este pequeño comentario siempre me ha intrigado y desde que sentí querencia por las pinturas impresionistas me he hecho esa pregunta varias veces.  Es difícil de responder pero en mi oficio como artista a lo largo de estos años y tras investigar este movimiento profundamente así como a los artistas pertenecientes al mismo he sacado algunas conclusiones que comparto aquí.

Gustave Caillebotte, Campo de flores de Gennevilliers ,oleo sobre lienzo

Gustave Caillebotte, Campo de flores de Gennevilliers ,oleo sobre lienzo

Hay dos elementos fundamentales en la pintura impresionista que son el color y los temas tratados entre los que abundan temas de naturaleza, flores y diferentes efectos de luz que salvando las diferencias entre todos los artistas que divergen en este periodo y al margen de que nos pueda resultar más bonito o menos lo cierto es que el uso del color a nuestros ojos les resulta atractivos. La armonía de cómo se aplican los colores y los temas florales nos inspiran nada más verlo optimismo y buenas sensaciones. Al igual ocurre con las escenas urbanas o interiores en las que aparecen personas en distintas actitudes cotidianas.

 

Paisaje de Claude Monet

Paisaje de Claude Monet

Otra de las cosas que nos hacen que resulten impresionistas es el hecho de que están muy asociadas al colectivo cultural de todas las sociedades del mundo. Debe ser probablemente a la gran cantidad de copias tanto en laminas como en diferentes medios de comunicación, exposiciones, películas, libros que se han editado desde que surgió este movimiento. Esto es importante porque ese continuo impacto de imágenes a lo largo de nuestra vida hace que mitifiquemos esta pintura y por lo tanto en mayor o menor medida nos guste y se asocie en nuestra mente a algo muy familiar.

Evidentemente la pintura impresionista en su mayor medida es alegre pero habría que preguntarse ¿porqué nos transmite alegría?. Es muy posible que a respuesta a esta pregunta esté en la gama de colores y el modo de aplicarlas, con trazos sueltos o con pequeñas pinceladas unidas unas junto a otras formando el cuadro en su totalidad.

"El columpio" Pierre Auguste Renoir, oleo sobre lienzo

“El columpio” Pierre Auguste Renoir, oleo sobre lienzo

También el motivo empleado suele ser bastante relajante al menos, escenas de campo en su mayoría pero también de ciudad que nos hacen ver la vida diaria en estos lugares lo que hace que nos envuelva y formemos parte de estos temas, es decir, en épocas anteriores la pintura estaba dedicada a otro tipo de temas que era difícil en ocasiones que pudiéramos establecer un vínculo entre lo reflejado y lo que sucedía en nuestra vida y por ello al haber vivido también estas situaciones también nos aporta alegría.

El Impresionismo cambia esto y trata temas cotidianos y quizás sea este otro motivo del éxito

Pierre Auguste Renoir solía decir que le gustaba tratar temas alegres y amables ya que cosas tristes ya había muchas, quizás aquí resida el gran secreto de la pintura impresionista.