¿Cómo crear un efecto de luz en un cuadro al oleo?

Cuadro al óleo de un paisaje del Valle de las Batuecas en Salamanca

Cuadro al óleo de un paisaje del Valle de las Batuecas en Salamanca

Hoy voy a comentar el proceso que realizo en la creación de un efecto de luz de un cuadro al óleo de pequeño formato como el que muestro arriba. Se trata de un paisaje de un valle de la provincia de Salamanca y en el que he realizado un efecto de luz de mediodía en primavera cuando el sol está en un punto en el que ilumina el paisaje generando casi un contraluz según lo miramos. Para ello he realizado un montaje fotográfico en el que destaco cada uno de los pasos que he realizado. Cabe destacar que trabajar en formatos muy pequeños estos efecto quizás entrañe mayor dificultad al tener que trabajar en un espacio reducido y tener menos libertad de movimiento. El cuadro está pintado sobre lienzo montado en tabla ya que estas tablas permiten realizar este tipo de cuadros al aire libre siendo muy cómodos de transportar.

Primeras líneas dibujadas que sirven como referencia

Primeras líneas dibujadas que sirven como referencia

De este modo comenzamos el cuadro con unas breves líneas, se pueden realizar a carboncillo o bien con óleo muy diluido con el medio que utilicemos como por ejemplo esencia de trementina o white spirit u otro medio. Yo personalmente no utilizo aceite de linaza ya que retarda el secado y hace que la pintura amarillee un poco. No os preocupéis por utilizar trementinas por miedo a que cuando seque la pintura se resquebraje ya que si la barnizamos bien con dos capas no hay peligro que esto suceda.

El dibujo de las líneas nos permitirá realizar la composición deseada añadiendo a cada espacio del lienzo un elemento. En este punto no hay que detallar demasiado, sólo es una referencia que nos servirá para saber dónde va cada cosa.

El primer lugar a comenzar en la línea de horizonte y cielo

El primer lugar a comenzar en la línea de horizonte y cielo.

Comenzamos pintando la línea del horizonte y añadiendo el cielo. El cielo nos va a proporcionar toda la luz en el cuadro de modo que sin entrar en mucho detalle añado al primera capa muy diluida en el cielo, añadiendo el blanco necesario. Más adelante añadiré la capa más luminosa, o con mayor carga de pintura. Las primeras pinceladas han de ser más oscuras siempre en todas las zonas. Siempre se trabaja de oscuro a claro en óleo.

Añado los colores más oscuros que hay en el cuadro

Añado los colores más oscuros que hay en el cuadro

Cómo decía antes, añado los colores más oscuros que hay en el cuadro, de modo que comienzo con las zona inferior del paisaje dónde se acumula mayor cantidad de sombras. Esto irá decreciendo a medida que nos alejamos en el horizonte y nos acercamos al cielo siendo más claro los colores de modo que añadiré más blanco a la paleta para que vaya igualando con el cielo que hace perfil con la montaña siendo muy leve la diferencia y creando un efecto de lejanía.

Pinto las zonas intermedias con colores más suaves

Pinto las zonas intermedias con colores más suaves

Continuo pintando las zonas que se sitúan en la mitad del cuadro y que tienen un tono más suave pero sin llegar a la claridad del fondo. En un cuadro sobre todo si se trata de un paisaje hay que hacer que los colores y los valores de cada color funcionen unos junto a otros por eso hay que hacer todo el cuadro a la vez, no hay que centrarse en un punto solo ya que desequilibraría la composición y el color.

Finalmente la última zona del cuadro con colores más claros

Finalmente la última zona del cuadro con colores más claros

Ahora quiero resaltar la última zona que se une junto al cielo, esta zona como he comentado antes ha de ser más clara que las anteriores con unos valores más luminosos que lo acercan al cielo pero que sin embargo continúa habiendo contraste de color bien diferenciado.

Zona inferior del cuadro

Zona inferior del cuadro

Como último paso señalaré la zona inferior del cuadro en la que pertenece a las zonas medio-oscuras del oleo y que es de vital importancia en el conjunto del paisaje ya que aporta una nota de un color disonante en el conjunto general pero sin destacar demasiado con un color verde y amarillo que combina con los colores más azulados del valle.

El resultado final lo podemos ver en este vídeo que muestro a continuación de la evolución del todos los pasos que he descrito y que suelo utilizar en la mayoría de mis cuadros.

Espero que haya sido de utilidad para muchos.