Variaciones de un mismo cuadro

Paisaje del Canal de Castilla al óleo

Paisaje del Canal de Castilla al óleo

A menudo suelo incidir en el tema de un cuadro en más de una ocasión cuando el tema me resulta muy interesante y además creo que tiene jugo como para seguir trabajando sobre ello. A veces comienzo con pequeños estudios en pequeños cuadros, dibujos a lápiz o acuarelas, también me valgo de fotografías, en fin, todo lo necesario y que nos pueda ayudar a llevar a cabo nuestro objetivo. Esto es algo de lo que se debe perder el miedo como a la hora de utilizar ciertos utensilios para realizar un cuadro que quizás no sean muy académicos pero que resultan de gran utilidad a la hora de alcanzar nuestra meta.

El Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

El Canal de Castilla, oleo sobre lienzo

Y hoy puedo presentaros el resultado de dos cuadros de una medida no muy grande de 46×38 cms donde el elemento a retratar era el Canal de Castilla en otoño. Ambos cuadros similares en su estructura y composición pero diferentes en color y luz ya que en el primero muestro un paisaje con un día claro en el que la luz brilla en los árboles que están a lo largo del sendero. El camino es un elemento que en este caso sirve para poner cada uno de los elementos y ofrecer perspectiva y lejanía a los cuadros. En el primero de un tono ocre rojizo y en el segundo más gris por la ausencia de luz. En ambos otro elemento común, una persona que circula por este camino a lo lejos. Otra de las cosas que es común en ambos son los reflejos en el agua del cielo, algo que siempre es un reto y bonito a la vez cuando se pinta ya que al principio puede ser un poco decepcionante cuando se comienza pero cuando se avanza un poco más se termina se consigue el efecto logrado aportando realismo a la escena. Este es el resultado de trabajar creando variaciones de un mismo tema. Es muy satisfactorio poder hacerlo ya que aporta conocimiento de lo que estamos pintado ya que inevitablemente se profundiza más sobre este paisaje en este caso y se aprende mucho sobre cómo iluminar y componer la estructura de cada óleo.

Anuncios

Un momento de luz en un cuadro al oleo

Patio con tiestos en verano, oleo sobre lienzo

Patio con tiestos en verano, oleo sobre lienzo

Hoy os presento un cuadro al óleo recién terminado de un rincón muy peculiar. Se trata de un patio muy antiguo en el que se aprecian una serie de tiestos colocados en fila que aportan mucho colorido a la escena pero lo más importante quizás de este cuadro es la luz del momento. Normalmente paso por delante de este lugar y siempre he tenido la tentación de pintarlo hasta que finalmente me he decidido ya que la luz de mediodía es muy buena en este lugar y podría recrear una atmósfera de tranquilidad y tibia propia de primavera. Hice algunas fotografías para posteriormente poder trabajar sobre la pintura y pasado un año me eh metido de lleno a realizar este cuadro y este es el resultado final, espero que os guste.

Cuadros al oleo de temas valencianos

La Albufera de Valencia, oleo sobre lienzo

La Albufera de Valencia, oleo sobre lienzo, 80×40 cms

En las últimas semanas he realizado algunos cuadros al óleo de diferentes lugares de Valencia y Alicante. Son cuadros en los que el mar de toda la Comunidad Valenciana muestra gran protagonismo aunque quizás tenga más importancia la luz ya que este es un elemento en mi pintura al que doy mucha importancia ya que la luz es seña de identidad del propio lugar a la vez que forma parte de nuestra visión sobre

Niños en la playa de Valencia, oleo sobre panel

Niños en la playa de Valencia, oleo sobre panel

Guardamar del Segura, oleo sobre panel

Guardamar del Segura, oleo sobre panel

ciertos lugares y lo que es más importante hace que tengamos unos recuerdos de ese lugar en un momento determinado. Así por ejemplo en el cuadro de los niños jugando en la orilla del mar podemos ver la escena que se haya una luz de mañana o de mediodía en verano cuando el sol a esa hora no ha tomado la suficiente altura y ilumina todo creando muchos contrastes y contraluces. Algo totalmente opuesto al cuadro de Guardamar del Segura en Alicante donde se puede ver una luz más amarillenta de tarde donde la gente aprovecha los últimos momentos de sol para acudir a refrescarse en verano. Con una composición organizada de perfil y siendo del mismo tamaño que el anterior oleo sin embargo nos aporta una visión diferente de un momento en la playa.

Y totalmente opuestos a estos dos cuadros se encuentra el primer cuadro de la Albufera de Valencia con sol de mañana en el que varias embarcaciones típicas de esta zona de Valencia navegan  con sus velas desplegadas iluminadas de lleno. En definitiva tenía ganas de poder investigar sobre la luz de estos lugares ya que me parece que allí se puede encontrar una luz realmente atractiva para poder ser pintada.

Homenaje a Carlos de Haes.

Carlos de Haes, La vereda, óleo sobre lienzo

Carlos de Haes, La vereda, óleo sobre lienzo

Hoy rindo homenaje con este breve texto a un artista que fue el gran predecesor en España de la pintura al aire libre o de lo que se denominaría por parte de los artistas franceses pintura “plean air”. Los primeros artistas en el país galo que abandonaron los estudios para salir a pintar la naturaleza fueron la conocida como Escuela de Barbizón aunque como escuela no existió nunca al ser sólo un grupo de pintores que vivían en los alrededores de la localidad que llevaba este nombre. No obstante Turner en Inglaterra ya hacía esto en el siglo XVIII.

En España un artista de origen holandés llamado Carlos de Haes se nacionalizó español al sentir un profundo amor por España y querer recorrer y retratar las diferentes cordilleras y sistemas montañosos después de haber pintado marinas y paisajes de su Holanda natal. A cuestas con su material de pintura y todo lo necesario para poder llevar a cabo dicha empresa recorrió la Sierra de Guadarrama y realizó de estas montañas multitud de cuadros algunos como el que muestro a la izquierda titulado “La vereda” con un paisaje típico del Guadarrama con ese pino rojo a la izquierda del oleo y a la derecha la montaña que se alza en la lejanía equilibrando el cuadro por completo y centrando la atención en las dos figuras que caminan entre las rocas.

Carlos de Haes se afincó en Madrid y en su estudio de pintura tuvo a alumnos de la talla de Aureliano de Beruete que más adelante se convertiría en un gran paisajista con un modo muy particular de entender la pintura de paisaje del natural. Desde hace años se reserva una pequeña

Marina al oleo de Carlos de Haes

Marina al oleo de Carlos de Haes

sala discreta a la pintura de este genial artista en el Museo del Prado pero creo que no es suficiente para un pintor que marcó escuela y un modo de entender la pintura. Me pregunto si hemos sabido dar a conocer nuestros mejores artistas ya que hoy en día preguntas por Monet o Renoir y todo el mundo sabe de qué artistas les estas hablando incluso al movimiento artístico al que pertenecieron pero si les preguntas por Haes, Beruete o Casimiro Sainz por poner algunos nombres no saben de qué se les está hablando. Gran parte de culpa la tenemos nosotros mismos al no tener iniciativa para conocer estos geniales artistas y sus obras. Por todo ello debemos mostrar gratitud a Carlos de Haes ya que se internó en el corazón de todas estas montañas y lugares que hoy día transitamos con el coche sin dificultad pero que en el siglo XIX había que adentrarse en ellos con diligencia por caminos que a veces desaparecían a la vista. Como decía Enrique Herreros en un o de los artículos que escribió acerca del pintor: “muchas ganas de pintar había que tener para adentrarse por esos desfiladeros en aquellos años”. Hoy cuando visito esa sala del Museo del Prado no puedo dejar de imaginarme a Carlos de Haes en esos lugares pintando esos cuadros.

Para finalizar quiero añadir este vídeo con algunos de los cuadros mas representativos del pintor entre los que se pueden ver paisajes y marinas tanto realizados en estudio como del natural.