Pintando escenas de temporal de nieve en acuarela

Acuarela de un paisaje de nieve en la montaña

Acuarela de un paisaje de nieve en la montaña

Uno de los temas que más me gusta pintar tanto en óleo como en acuarela son las escenas de nieve. Ambientes en los que se puede jugar mucho con las nubes, las nieblas en los valles, los colores y una gran variedad de posibilidades en torno a este tipo de paisajes. La acuarela que presento aquí la he pintado recientemente en los alrededores de mi estudio de pintura. Se trata de un pequeño cuadro realizado en un cuaderno de acuarela de pequeño formato tamaño postal de 15×10 cms muy útil a la hora de salir a pintar al aire libre ya que permite capturar de modo rápido la escena para posteriormente si lo deseamos poder pintar algo más grande. El pequeño cuadro que nos ocupa tiene como protagonista las montañas de la Sierra de Guadarrama. Se trata de la escena de un valle al atardecer en pleno invierno cuando entre luces de colores fríos pero a la vez que inspiran calidez nos muestra una escena de montaña entre las nieblas propias del mes de diciembre que poco a poco se adentran en la composición desde la derecha ofreciendo esa tranquilidad y quietud en el ambiente frío de esta estación del año. En el cielo es importante destacar algo y es que este tipo de composiciones se puede contrarrestar bien con unos colores en el cielo de tonos anaranjados y rosáceos para que combine bien con el resto de colores. Estos pequeño cuadros quizás tengan más complicación que los cuadros de grandes dimensiones muy probablemente porque hay que tener buen pulso y afinar mucho en el detalle y sobre todo muy buena vista 🙂

Anuncios

Dos cuadros al óleo en formato vertical

Paisaje al oleo de u n campo de amapolas

Paisaje al oleo de un campo de amapolas

Cuadro al oleo de los Picos de Europa

Cuadro al oleo de los Picos de Europa

Entre estos dos cuadros al óleo que os muestro no ha pasado mucho tiempo, quizás un par de meses. La composición es bastante diferente entre ambos pero sin embargo hay varios elementos comunes entre los cuadros. Ambos están pintados en un formato vertical destacando y teniendo bastante protagonismo o por lo menos teniendo un lugar muy importante en el cuadro el cielo y las nubes. Con un concepto muy diferente en un cuadro y en otro pero en los dos es un elemento que proporciona bastante quietud y tranquilidad a pesar de lo amplio de su cielo y sus grandes nubes. En el oleo del paisaje de amapolas las nubes dan sensación de ligereza, por eso me animé a pintarlas ya que sabía que iban a ofrecer una imagen de tranquilidad a todo el cuadro. En el paisaje de los Picos de Europa as nubes ayudan a buscar ese clima de tranquilidad pero es una ayuda junto con las montañas ya que no son un elemento muy protagonista.

Exposición homenaje a Aureliano de Beruete, una imagen para el recuerdo

Exposición homenaje a Aureliano de Beruete, fotografía de La Ilustración anrtistica, 1912

Exposición homenaje a Aureliano de Beruete, fotografía de La Ilustración anrtistica, 1912

En el mes de abril del año de 1912 se celebraba en la casa de Joaquin Sorolla la primera exposición individual a título póstumo dedicada a su amigo el pintor madrileño Aureliano de Beruete. A esta exposición como muestra la imagen adjunta acudían los reyes de España  Alfonso XII y Victoria Eugenia de Battenberg junto a él en la fotografía podemos ver al propio Sorolla y al hijo del pintor fallecido.

Fue quizás la primera exposición individual de Beruete en la que se expusieron gran cantidad de trabajos de temas de Madrid y provincias de alrededor junto con numerosos estudios en pequeño formato. Beruete fue un pintor de pequeño formato en general ya que como discípulo de Carlos de Haes tomó la iniciativa de pintar al aire libre por eso en su obra no hay gran formato todo lo más que llegó a

Aureliano de Beruete, "El Manzanares", 1908, 81x58 cms

Aureliano de Beruete, “El Manzanares”, 1908, 81×58 cms

pintar fue de un metro o metro y medio ya que debían ser tamaños cómodos para su transporte y realización al aire libre. Se sabe que llegó a pintar dentro de un coche o carromato cuando hacía mal tiempo. Supo captar perfectamente con esa pincelada nerviosa tan característica suya muy improvisada y tan natural que al alejarnos toma todo forma haciendo de su conjunto una gran obra de arte y ofreciéndonos una imagen y luz muy real en ese preciso momento. Beruete debido a su cómoda posición económica pudo realizar los temas que quiso sin estar obligado a aceptar otro tipo de temas más comerciales sino pintar realmente los cuadros que quería pintar, de este modo su pintura cobra una gran consistencia en el tema siendo muy homogénea. La fotografía que adjunto de la exposición no es de gran calidad, no he podido encontrar una mejor pero uno se puede hacer a la idea del momento retratado. El retrato que está detrás de la figura de Sorolla (primero por la izquierda) es un cuadro que el propio Sorolla realizó de Beruete, un soberbio retrato en el que sentando y abrigado con su capa muestra el estudio del pintor, un retrato que nos recuerda a Velázquez nada más verlo tanto por su luz como por su técnica empleada. Desde hace años no se ha vuelto a realizar una exposición de Beruete y creo que cada día existe más adeptos al artista, curiosamente gente joven que descubren al artista y quieren saber más sobre él. De momento en el Museo del Prado nos conformaremos con algunos cuadros que podremos ver en la sección de pintura del siglo XIX aunque la mayor parte de su obra está diseminada en manos de coleccionistas privados y muchos otros cuadros en paradero desconocido esperando que salgan a la luz algún día y con la esperanza de poder verlos juntos algún día en una exposición.

Pierre Auguste Renoir

Pierre Auguste Renoir

Pierre Auguste Renoir

Esta semana se han cumplido noventa y cuatro años de la muerte de uno de los grandes maestros del impresionismo Pierre Auguste Renoir. Tras una vida llena de altibajos consiguió el reconocimiento por su obra en vida y llevó al límite su pasión por el arte y por la pintura llegando al extremo de sostener con pañuelos a las manos los pinceles que crearon todo un universo en el periodo del impresionismo. Socarrón solía decir que el impresionismo nació el día que a alguien se le acabó el color negro y utilizó el azul para sustituirle. La infancia del artista discurrió en la ciudad francesa de Limoges entre hilos y telas debido a las profesiones que sus padres eran sastres y nadie podía imaginar que un día el pequeño Pierre podría convertirse en una de las figuras más representativas del impresionismo. Más adelante el joven Renoir trabajó como decorador de porcelanas y debido a este oficio despertó e el la faceta artística que se encontraba en letargo. Sus maestros desde una edad muy temprana recomendaron a sus padres que estudiara arte ya que el joven poseía facultades para ello. Durante su juventud realizó distintos tipos de trabajos decorando abanicos y otro tipo de

Dos hermanas en la terraza, Pierre Auguste Renoir

Dos hermanas en la terraza, Pierre Auguste Renoir

elementos decorativos. Más adelante entraría a trabajar para el estudio-taller de Gleyre en el que se produciría algo singular y que cambiaría su vida para siempre, conocería a Monet, Bazille y Sisley, la flor y nata del impresionismo personificado y concentrado allí mismo. Poco aguantarían estos artistas la disciplina de la línea y la pureza en el trazo que Gleyre les exigía para progresar. Con ansias de trabajar al aire libre y no en un estudio decidieron abandonar el taller para instalarse en las inmediaciones del bosque de Fontainebleau para pintar de primera mano los paisajes que salían a su encuentro y de este periodo hoy podemos contemplar parte de una obra de juventud tanto de Renoir como de los otros artistas. Más adelante Renoir se instala en París recogiendo momentos de la vida cotidiana de la ciudad y de ese periodo podemos disfrutar de obras maestras como escenas en el Moulin de la Galette  o escenas de fiestas en parques cercanos a la ciudad.  Pasados los años y en los últimos tiempos Renoir se interesaría por los retratos de desnudos con un fondo de paisajes viviendo en su estudio en el campo rodeado de naturaleza y sufriendo las nostalgias al enviudar de Aline, su esposa.
Sirva pues esta entrada como homenaje a uno de los grandes genios de la pintura que transformó el modo de mirar la pintura.