CUADROS AL ÓLEO EN PRIMAVERA

puesta de sol

almendro-oleo

El tiempo ha cambiado con gran fuerza, los colores también lo han hecho y un aire diferente lo inunda todo. La luz cambia también al compás de los días que son más largos y los artistas somos muy sensibles a estos cambios. Por eso la pintura que realizo cambia también y se adapta a la estación del momento. Dan ganas de pintar estos cambios, es un placer poder contemplar de primera mano y al natural todo florecido y hay que darse prisa y no desperdiciar ni un segundo porque si el calor aprieta y no llueve más todo desaparecerá rapido y enseguida se tornará amarillo y seco. Os dejo un par de óleos que he realizado recientemente aunque son temas totalmente diferentes el uno del otro son dos momentos del tiempo en el que estamos.

Rubén de Luis
ruben@rubendeluis.com

Los cuadros vistos al natural

Con motivo de la exposición en el Museo Thyssen de Madrid, “Impresionismo y Aire Libre” voy a comentar algo sobre lo que me ha tenido pensando durante los días posteriores al haber visto dicha exposición. Un amigo muy seguidor de la pintura de Sorolla y los artistas españoles del movimiento del impresionismo me comentaba no hace mucho que no hay nada como la pincelada larga de Sorolla y la luz del Mediterráneo que en su pintura sobre todo paisajistica hay. Yo no muy seguro de ello le rebatía y le comentaba que la pintura hay que verla, tanto de unos como de otros y que no hay que desestimar a los artistas franceses o de otra nacionalidad pertenecientes al impresionismo.
Imagen

Bien es cierto que artistas como Sorolla o Beruete es difícil encasillarlos en el impresionismo , quizás este último más que Sorolla pero es por hacernos una idea de la época.

Una vez vista la exposición que me ha parecido una maravilla y que no sólo abarca la etapa del impresionismo puro sino también la escuela de Barbizón y el post-impresionismo y entre los que podemos ver también obras de Carlos de Haes y del citado Joaquín Sorolla he llegado a la conclusión que la pintura ya sea de unos o de otros hay que verla. Un catálogo no ofrece ni el detalle ni el poder ver la pincelada original, y el color y tamaño varía mucho.

Imagen

Es por ello que aparte de leer libros de arte o ver los cuadros en alta resolución por internet, recomiendo visitar los museos y exposiciones temporales para apreciar de verdad las obras al natural y poder sacar nuestras propias conclusiones y comprobar que por ejemplo un cuadro de Monet o de Sisley tiene mucho más atractivo sobre todo por el hecho de ver la pincelada, cómo lo ha ejecutado en ese momento y los matices de color tan increíbles que hay en cada obra.