Pintar el entorno que nos rodea

Desde hace tiempo he repetido esto y es que mi dedicación al mundo del arte y a la pintura en concreto pasa por mi fascinación por la naturaleza. Eso que muchos llaman “mal” tiempo para mí es una ocasión perfecta para observar los fenómenos que la naturaleza nos trae para representarla.

Marina en acuarela

Marina en acuarela

Es fantástico salir con lluvia  al exterior y poder pintar una acuarela del natural mientras las gotas de lluvia empapan el papel y dejan su pequeño autógrafo en el cuadro que estamos realizando. Es algo incómodo en ocasiones pero no deja de tener su encanto el hecho de poder captar en el preciso momento algo con frescura y de modo rápido para más adelante y con calma observarlo en el estudio.

Acuarela de unas barcas

Acuarela de unas barcas

Esa sentimiento de inmediatez y de urgencia hace que la pintura sea mucho más fresca, por lo menos teniendo en cuenta que se ha pintado al aire libre en diferentes climas y lugares. Otra de las ventajas de pintar en estas circustancias es sin duda la habilidad que se adquiere para mirar, es decir a menudo vemos pero no miramos y con la pintura fuerza a descubrir que cualquier motivo que hay a nuestro alrededor una vez que nos ponemos a retratarlo es más bonito de los que creíamos en un principio.

Por lo tanto recomiendo pintar al aire libre ya que es un modo de disfrutar de la naturaleza en el momento y de la pintura.

Rubén de Luis Rubio
contacto: ruben@rubendeluis.com

Anuncios