NUEVAS ACUARELAS

Pedraza, Segovia

Acuarela de Pedraza, Segovia

Hoy presento algunas de las nuevas acuarelas que acabo de realizar.Se trata de una calle de Pedraza, un pueblo de Segovia ,una calle de Lisboa, un paisaje con una vista de San Millán de la Cogolla en La Rioja y un zoco marroquí.

Acuarela de San Millán de la Cogolla

Acuarela de San Millán de la Cogolla

 

calle de lisboa

lisboa, acuarela

 

Acuarela de Marruecos

acuarela de Marruecos

Un valle en Miraflores de la Sierra

Valle de Miraflores de la Sierra desde la Morcuera.

Valle de Miraflores de la Sierra desde la Morcuera.

Hoy, presento esta pintura que realicé hace dos años yq ue por alguna razón la tenía en el olvido apartada en un rincón de  mi estudio.

Se trata de un óleo de un valle de Miraflores de la Sierra visto desde el puerto de la Morcuera.
Me llamarón hace dos años para pedirme que colaborara en un programa documental que sobre al sierra de Guadarrama se estaba realizando y debido a mi amplia experiencia en pintar cuadros de la Sierra podría ser el hilo conductor para la realización de uno de los capitulos en el que se contaba la historia de la pintura en el Guadarrama, es decir, cómo a lo largo de los siglos, desde Velzaquez hasta Sorolla los artistas han sentido una admiración por estas montañas y han querido acercarse a retratarlas.

Rubén de Luis pinta un cuadro para la serie documental Memorias del Guadarrama.

Rubén de Luis pinta un cuadro para la serie documental Memorias del Guadarrama.

Para ello subimos al puerto de la Morcuera con el equipo de realización y desde allí bajamos un poco hasta encontrar el lugar que quería pintar, una vez allí empecé a pintar el cuadro.Es una vista de uno de los valles donde se encuentra el embalse de Miraflores en pleno verano de ahí que los colores sean ocres y amarillos.

Rubén de Luis pinta un cuadro para la serie documental Memorias del Guadarrama.

Rubén de Luis pinta un cuadro para la serie documental Memorias del Guadarrama.

Se pueden apreciar en la pintura unas cuantas vacas pequeñas que se acercaron mientras estábamos allí.

PAISAJE DE PRÉJANO EN LA RIOJA BAJA

Préjano, Rioja baja

Préjano, Rioja baja

Este último paisaje que he pintado pertenece a la Rioja Baja, en la zona del valle del Cidacos, en concreto del pueblo de Préjano.

me gusta el color rojizo que hay por ese lugar así como el enclave de este pueblo.Los colores de las diferentes clases de árboles y matorrales en distintos tonos de verde me atrían especialmente, desde los todos de verde-amarillo del matorral bajo que se ve en primer término a  los árboles que se ven más lejos en otro tono de verde.El solo que se cuela entre las nubes ilumina el pueblo resaltando las fachadas blancas y ocres de las casas y de la torre del viejo castillo en lo alto del pueblo.

NUEVAS ACUARELAS

el-paular-rascafria

el-paular-rascafria

acuarela de arrastre de bueyes
acuarela de arrastre de bueyes

Hoy muestro unas cuantas acuarelas de reciente creación.

Se trata de diferentes paisajes de España a un tamaño de 30×24 cms.

He utilizado diferentes capas de acuarelas según iban secando para conseguir distintas tonalidades con un mismo color.

combarro-pontevedra

combarro-pontevedranaranjo-de-bulnes-acuarela

La montaña en mi pintura

En el año 1953 , Enrique Herreros recordaba al conde Russel y su amor por la montaña que paso a transcribir unas líneas más abajo.

Yo he canalizado esa admiración y respeto a través de la pintura que suele tener a menudo como protagonista este motivo.

Invierno sobre el guadarrama

Invierno sobre el guadarrama

El Conde Russel y su amor por el Vignemale

Russel, después de recorrer durante veinte años todas las cumbres de Pirineo, fija su atención en una sola de ellas, como un verdadero enamorado, al igual que el adolescente que busca, primero, el amor ” de las mujeres” y, siguiendo la teoría de Marañón del varón superdiferenciado, busca, después, el amor “de una mujer” nada más.
Así, Russell dedicasu integro amor a la Vignemale, como le dicen, en femenino, los franceses.

En el mes de agosto de 1880, después de diez años, al volver a ella por cuarta vez, un extraño pensamiento ocupó su mente.

Riscos de la Najarra

Riscos de la Najarra

Va acompañado de sus dos fieles guías, Haurine y Brioul, que portan un bagaje excesivo.

Salen muy tarde de Gavarnie y llegan hacia las siete de la tarde a la cumbre.Cenan frugalmente en ellay después se acuesta Russell.Pero, ¡de qué manera! En el cono terminal de a cima manda hacer una fosa no muy honda y se introduce en su saco de dormir de pieles de carbero.(Es quizá, el primer alpinista que lo ha usado, pero no es invento suyo. En sus correrías pirenáicas, en la raya de la frontera franco-español, lo vió usar a un aduanero y mandó hacerse otro igual).

Se acuesta en tan improvisado lecho, que hace rodear de piedras más pesadas, por si se mueve, dormido, no rodar a los abismos.Después, ellos le abandonan para dormir más abajo, a menor altura y más resguardados. La idea fantástica de una cabeza humana emergiendo de una cima de más de tres mil metros le dicierte. ¡Si alguna de sus amistades lo encontrara allí! No se duerme. Él no ha venido “allí” a dormir. Nuevo Don Quijote ( a quien se asemeja mucho en lo físico), él vela. Quiere contemplar, descubrir.Sepamos lo que escribió de esta extraña velada:

“Me parecía sentir que se acercaba a mí el espíritu de la noche y moverse en silencio.Después tuve la conciencia de la presencia palpable de Dios, que me dejaba anonadado. Yo la veía por todas partes. En las estrellas, que palpitaban en el cielo. En las nubes algodonosas, agrupadas mucho más abajo para interceptar hasta mí los ruidos de la tierra y ocultarme el espanto de abismos de dos mil y tres mil metros de profundidad. En los glaciares, cuya nieve con las rocas formaba confusas y gigantescas figuras, pues el blanco y el negro se contrastaban rabiosamente. En el epacio, donde reinaba una especie de encantamiento y paralización del universo. En los pálidos rayos de la luna, cuya luz era más mística que nunca. En todo y por todo, yo creía sorprender un mundo sobrenatural, donde yo estaba sólo, de cara a Dios, contempléndole sobre las ruinas de la naturaleza”.

Paisaje nevado de Rascafría

Paisaje nevado de Rascafría

 Después de aquella noche contemplativa Rusell volvió a dormir más de cien veces en la Vignemale. Pero no ya en al cumbre. Se hizo construir una morada un poco  más abajo, a la derecha del Cerbillonnas, a la altura del glaciar, tallada a golpes de pico sobre una pared calcárea. Esta gruta cubicaba unos dieciséis metros. A este nido de águila lo llamó pomposamente “mi villa”, “mi palacio”. En él recibió la visita de sus amigos, montañeros insignes como el conde de Saint-Saud. Hasta siete”palacios” como éste llegóa a construir durante catorce años. Él poseía la gruta más elevada de lso Pirineos, a 3.280 metros. Desde ella dominaba la inmend¡sidad y la bautizó con el nombre de “El Paraiso”.

Parecía, efectivamente, estar en el cielo.

Enrique Herreros

7 de marzo de 1953.

La sierra de Guadarrama

La sierra de Guadarrama

PAISAJE CASTELLANO

PAISAJE DE CASTILLA Y LEÓN

PAISAJE DE CASTILLA Y LEÓN

Hoy presento un nuevo cuadro que acabo de terminar de unpaisaje de Castilla y León.

Se trata de unpaisaje ubicado entre Valladolid y Palencia, no se exactamente el lugar pero me gustó la luz que habia y lo pinté.

En el centro del lienzo se puede apreciar una sombra grande de una nube que no aparece en el cuadro ya que está más arriba de la franja de cielo pintada.También se pueden apreciar pequeñas constrcciones en la lejanía y en el centro del cuadro quedando de manifiesto el desmueblameniento que Castilla ha tenido siempre.